Tomás F. Ruiz

Opciones para los restos de franco

En los momentos de apogeo de la dictadura franquista, allá por los años 50 y 60, a los niños nos enseñaban en las escuelas a adorar la imagen de un Franco beatificado e invicto. Era una foto, la suya, que los niños veíamos repetida hasta la saciedad, colgada siempre en las paredes de todos los edificios públicos, impresa en todas las monedas de curso legal, reproducida hasta en los sellos de correos… Su busto aparecía siempre con esa expresión deshumanizada, lejana, y fría, con la que Franco pasó a la historia.

Suscribirse a Tomás F. Ruiz