Venezuela, radiografia del asedio

Entrevista a Gustavo Borges, director de Misión Verdad.

  •  
  •  
  •  
  •  


 

 

 

En Bruselas, durante la fundación de la Red de Solidaridad Europea con la Revolución Bolivariana, entrevistamos a Gustavo Borges, director del sitio de investigación Misión Verdad, que vino a representar a su país junto con Pablo Sepúlveda Allende, Yonata Vargas y Jimmy Laguna.

¿Cuál es el trabajo de Misión Verdad?

Nuestro colectivo editorial nació en 2012, en el momento culminante de la campaña electoral del Comandante Chávez. Después de un año de apprentissage, continuamos profundizando el análisis del proceso político venezolano. Intentamos proporcionar una radiografía de los crecientes intentos de agresión militar en los medios económicos, los medios de comunicación, los diplomáticos. En resumen, estamos tratando de ponerle una cara a la complicada situación que estamos experimentando, al tipo de guerra que enfrentamos. Venezuela es un experimento, un laboratorio de formas de intervención sin precedentes implementado por un capitalismo en crisis estructural que, incluso con el apoyo de las nuevas tecnologías, busca bloquear a sus antagonistas tanto desde fuera como desde dentro. Su objetivo es destruir no solo la legitimidad del estado, sino también la resistencia popular, el intento de construir su propio modelo alternativo. Después de la caída del campo socialista y la resistencia heroica de Cuba, Venezuela ha dado lugar a la esperanza, y esto es insoportable para el capitalismo, que por lo tanto ha refinado las armas contra el proceso bolivariano. Las formas del ataque están cambiando, pero también la resistencia interna se está profundizando. Después de la muerte de Chávez, la gente comenzó a internalizar todo lo que tenían almacenado en términos de creatividad y conciencia, y desde entonces se ha abierto una fase de elaboración colectiva tanto en términos de contenidos como en formas de organización que presagian este modelo nuestro inédito. En Misión Verdad intentamos captar las claves, los códigos y las fórmulas utilizadas para resistir, ya que son formas nuevas. Si analizamos las armas utilizadas por el enemigo desde las llamadas “primaveras árabes”, vemos cómo intentaron implantarnos el mismo esquema implementado después de la caída de la Unión Soviética: revoluciones “de colores”, manifestaciones de la llamada “sociedad civil”, manipulación de algunas organizaciones de izquierda, distorsión de códigos e idiomas para propósitos subversivos, confiscación de algunas fórmulas de reclamo histórico de la izquierda para confundir y desorientar y justificar la intervención externa en favor de revoluciones artificiales. Desafortunadamente, en Europa no se ha comprendido completamente el alcance del ataque complejo y articulado, desatado contra el proceso bolivariano en 2014 y 2017. Un ataque al gobierno y al pueblo y a la alquimia extraña y sin precedentes que determina esta relación en el proceso bolivariano. Hubo muchas muertes y un creciente asedio internacional. Sin embargo, insisto, se han forjado nuevas formas de resistencia para superar el asedio y relanzar nuestro modelo de sociedad, y en esto el papel del presidente Maduro ha sido decisivo.

Recientemente, se ha discutido mucho sobre una declaración del ministro Castro Soteldo sobre la necesidad de alentar el desarrollo de una burguesía nacional “revolucionaria”. ¿Por cuál etapa está pasando Venezuela hoy?

El debate dentro del proceso siempre ha sido animado, sobre temas antiguos y nuevos, pero este es un síntoma de buena salud. Discutimos la crisis estructural del capitalismo, la del modelo y del pensamiento occidental que afecta a la izquierda: una izquierda en una crisis de identidad que termina oponiéndose a cualquier proceso antiimperialista que trata de crear su propio modelo y sus propias formas de tomar el poder. En Venezuela se discute el gobierno territorial, el de las comunas, dentro de un nuevo modelo de desarrollo, se discute sobre cómo superar el rentismo petrolero, su condicionamiento a la producción, el consumo y las relaciones entre las comunidades urbanas y periféricas. Desde 1910, cuando el entonces presidente Juan Vicente Gómez vendió concesiones a compañías petroleras extranjeras para reducir la deuda externa y obtener el apoyo de Estados Unidos y Europa, Venezuela se ha modelado de acuerdo con la gran industria petrolera estadounidense y europea. . Hemos pasado por guerras y guerrillas buscando siempre nuestra propia dirección. Cuando llegó Chávez, estábamos en el apogeo de una crisis económica y de identidad. Desde entonces, ha comenzado un camino de recuperaración de nuestras raíces y la producción de un pensamiento autónomo, descolonizado, de elaboración constante, aunque fragmentada debido a la agresión inclemente a la que tuvimos que enfrentarnos desde el golpe de 2002 hasta la fecha: a todos los niveles. La situación ahora es muy complicada. La situación económica que nos ha favorecido por el alto precio de los commodities ha cambiado. Hemos pasado por la pérdida de Chávez (probablemente un homicidio), por varios intentos desestabilizadores y ahora nos encontramos en un momento delicado desde el punto de vista geopolítico. Una situación que refleja la crisis de Estados Unidos y en la que se reaviva la ofensiva contra nosotros, pero también contra Oriente Medio y los pueblos emergentes. Para comprender lo que pasa hoy, para comprender el futuro de la guerra y el de la resistencia popular, para comprender la extraña relación entre el pueblo y el gobierno que rara vez se ve en los “procesos revolucionarios”, estos datos deben tenerse en cuenta. A veces, en Venezuela, hacemos complicados debates. Chávez nos acostumbró a esto, nos estremeció, siempre nos sacudió obligándonos a realizar debates complicados. Por lo tanto, estamos haciendo una discusión sobre el modelo de producción. Venezuela no ha tenido un emprendimiento nacionalista, su propia industria nacional, siempre ha dependido de la extracción de sus recursos naturales, especialmente el petróleo, por parte de multinacionales petroleras que han impuesto el modelo económico desde 1905 hasta 1998. Un proceso que se desarrolla de acuerdo con los intereses de Chevron, Exxon Mobil … quien diseñaron una mineria para explotar y luego abandonar dejándola para sobrevivir con lo poco que quedaba. La discusión ahora es si es posible desarrollar una industria nacional, con un actor económico que piense ante todo en el país y después de la relación internacional. Un empresario responsable capaz de comprender que el desarrollo de la industria es lo primero, especialmente ante el creciente ataque económico-financiero.

Dados los vicios estructurales de la burguesía venezolana, algunos consideran que seria perder el tiempo y también una trampa peligrosa en la que el socialismo bolivariano corre el riesgo de caer …

La discusión está en progreso. La situación es compleja y debe entenderse como tal. Debe entenderse completamente en el contexto del creciente ataque económico-financiero, las sanciones que nos impiden realizar transacciones en dólares, que nos impiden comprar alimentos y medicamentos, y vender nuestros productos nacionales. Las medidas adoptadas son medidas de guerra, contingentes, que no representan nuestro plan estratégico, sino una fórmula para romper el sitio y, mientras tanto, proceder a un profundo debate dentro de nosotros para encontrar el camino correcto en este mar de contradicciones.

Algunas posiciones, que dicen estar a la izquierda, pretenden que Maduro está vendiendo el país a las multinacionales a través del trabajo poco claro de la Asamblea Nacional Constituyente. ¿Es eso?

Maduro fue recientemente víctima de un intento de asesinato que vimos en vivo. Hay pruebas irrefutables de que querían matarlo. Antes de hablar, uno debería informarse, posiblemente no solo con las fuentes de oposición, de la derecha y de la prensa capitalista. Maduro es hoy la figura más atacada del mundo. Forjó su credibilidad innegable como líder político en el fuego de la guerra no convencional, en el complicado proceso en el que tuvimos que reinventar nuestra institucionalidad, gobernar el conflicto en un marco de absoluta legalidad, formal y sustancial para presentarnos ante organizaciones multilaterales que insisten en querer negar nuestra legitimidad. La Asamblea Nacional Constituyente fue una medida constitucional necesaria a la que el presidente apeló el año pasado, para evitar que el país, atacado por las fuerzas reaccionarias financiadas por los Estados Unidos, se deslizara en la guerra civil deseada por los actores que querían una agresión militar del país. La ANC es un organismo con la facultad de discutir los fundamentos de la institución. Como lo exige la ley, Maduro ha hecho un amplio llamamiento a la participación también de aquellos sectores que se unen contra el interés nacional y que, además, habían propuesto a sus vez que se convocara una Asamblea Nacional Constituyente. Meses después, se supo de la voz de Manuel Rosales, líder de Un Nuevo Tiempo, que habían estado al borde de la participación, casi habían llegado a un acuerdo, pero que la presión internacional se lo impidió. Es cierto que todos los sectores tienen derecho a participar en el ANC, pero si infringes la ley promoviendo la sedición, el sitio de las instituciones, la violencia indiscriminada, la masacre de tus compatriotas, estás sujeto, como en cualquier país, a la normativa vigente. Imagínate si lo que nos sucedió sucedia en Europa. ¿Podrías cortar la vida de un ciudadano solo por el diferente color de su piel? Contra este tipo de crimen, por nosotros, la ley es muy dura. Venezuela ha reforzado su legislación vigente. Se ocupó de la violencia, luego organizó 4 elecciones más: regional, municipal y presidencial. En la oposición regional los partidos de derechas participaron y fueron derrotados. En las elecciones municipales decidieron no participar porque sabían que la derrota sería aún más profunda, y también debido a la presión del entonces Secretario de Estado Rex Tillerson, quien hizo un viaje a América Latina justo cuando estaban a punto de firmar un acuerdo de cohabitación en la Republica dominicana. Hay una fotografía que resume todo esto: dos carpetas en la mesa listas para firmar y la oposición que cambia de opinión después de la llamada de Tillerson. La sorpresa en la cara del mediador Zapatero y la del presidente dominincano Medina habla por si misma. A partir de ahí, el círculo internacional se estrecha alrededor de nuestro país, que en cualquier caso tuvo que organizar las elecciones presidenciales según lo previsto por la Constitución. La ANC tiene pleno mandato constitucional. Se necesita estudiar nuestra historia y nuestras leyes antes de hablar, porque no hay nada que se haya hecho fuera de la ley.

¿Con qué espíritu participaste en la fundación de la RED de solidaridad con la Revolución Bolivariana y qué crees que deberías hacer?

Todas las iniciativas solidarias deben ser apoyadas con entusiasmo. Venezuela se utiliza como tema de política interna en países que experimentan profundas crisis económicas e institucionales. Nos señalan como un mal ejemplo, dicen que somos un estado terrorista y narcotráficante, la quintaesencia de lo que debe evitarse. Apoyar lo contrario, apoyar la verdad, ya es un acto de coraje en sí mismo. Pero es necesario desmontar las mentiras con un trabajo riguroso y responsable: promoviendo campañas comunes, intentando recuperar la desorientación causada por las narrativas imperialistas, mostrando datos y argumentos concluyentes. Por eso el espacio abierto por la Red Europea es muy importante. Sin embargo, debemos darnos cuenta de que nos enfrentamos a una poderosa máquinaria contra la cual, en el nivel de los medios hegemonicos, es difícil competir. Para dejar de consumir propaganda tóxica, sería suficiente hacer una reflexión lógica: si el sistema capitalista pone tanto esfuerzo en atacarnos, es porque, evidentemente, representamos un peligro para las élites.

 

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación