Hillary Clinton es la candidata favorita de los patronos del terrorismo islámico

La elección del presidente o presidenta de Estados Unidos no es un asunto baladí para la mayoría de los habitantes del planeta. Tanto es así que, la decisión de quien sea finalmente elegido para gobernar el imperio, puede tener más relevancia sobre nuestras vidas que quién asuma la propia presidencia de nuestro país. Por eso siempre se bromea con la idea de que deberían permitirnos votar a todos en las presidenciales norteamericanas. ¿Clinton o Trump? es una pregunta que está presente en multitud de conversaciones de muchos países estos días. ¿Susto o muerte?

A priori, podría parecer que Clinton es una candidata más a la european way of life, partícipe de nuestros valores, aúnque con cierta tendencia injerencista en los asuntos de otros países, cosa, por otra parte, inherente a los gobiernos de todo signo de Estados Unidos. Trump, por el contrario, parece un individuo absolutamente impresentable, una especie de Berlusconi del otro lado del Atlántico. Rico, famoso, deslenguado, excéntrico, machista, insolidario, racista, impresentable e ignorante.

La elección, caso de que nos dejaran participar en ella parecería bastante clara… o no, que diría un gallego  La cuestión no tiene fácil respuesta, independientemente de que nuestros medios y toda la clase política haya optado desde el principio por Hillary de manera unánime. Ojalá fuera todo tan fácil, al menos desde el punto de vista de las relaciones internacionales y la geopolítica mundial. El asunto merece, cuando menos, una pequeña reflexión personal antes de dejarnos llevar por los que ya han pretendido pensar por nosotros y nosotras.

Es difícil poner en la misma balanza a estos dos candidatos. Una ya ha gobernado y el otro no lo ha hecho jamás. Una es miembro de la clase dirigente y del establishment desde tiempo inmemorial, mientras que el otro es un puro outsider, un recién llegado a los círculos de la política desde el mundo empresarial. Ambos son millonarios, no puede ser de otra manera, de lo contrario no se puede hacer política de altura en Estados Unidos. Uno sostiene un conglomerado empresarial propio actualmente investigado por irregularidades, mientras que la otra vive… de dar discursos. Curioso, ¿verdad? Hillary, en un alarde de transparencia, mostró sus cuentas personales para presionar a Trump y desveló un interesante dato. La que dice representar a los pobres y la clase media norteamericana, recibió casi 10 millones de euros, sólo en 2013, de la banca de Wall Street por sus magníficos y brillantes discursos. Su esposo, Bill, también cobró más de 13 millones por trabajos parecidos. Más que curioso —como decía antes— resulta del todo sospechoso. Los candidatos sólo coinciden en una cosa, ambos tienen parte de su patrimonio en el paraíso fiscal de Delaware gestionado por el mismo chiringuito financiero.

Sigamos con los dineros de la pareja. Los Clinton mantienen una institución ‘caritativa‘, la Fundación Clinton, una poderosa máquina de hacer dinero, como la han definido algunos, pues no en vano ha recaudado desde 2001 más de 2.200 millones de dólares, un tercio de ellos provenientes de países y gobiernos extranjeros. ¿Alguien duda de la intencionalidad política de tales ‘donativos’?

Aunque parece que son perfectamente legales, algunas donaciones la bordean peligrosamente, como una entrega de un millón de dólares de Qatar mientras ostentaba el cargo de Secretaria de Estado. Pero no se trata sólo de Qatar, muchos de los regímenes más represivos y tiránicos del planeta engrosan la lista de financiadores del matrimonio del ‘piquito de oro’. En la lista no podía faltar, ¡cómo no! Arabia Saudí, este país está en todos los fregados de las cloacas del imperio. También están Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Omán, Brunei… ¿Pero cuál es el problema, si se trata de dinero legal?

La respuesta la dan los correos de Hillary Clinton filtrados por Wikileaks. En uno de ellos, dirigido a su jefe de campaña, John Podesta, Clinton afirma que los gobiernos de Arabia Saudí y Qatar «dan apoyo financiero y logístico de forma clandestina» al Estado Islámico, una acusación que nos ha costado a muchos acusaciones continuas de conspiranoia durante todos estos años atrás provenientes de la prensa corporativa y de muchos políticos pesebreros.

Tenemos así la prueba irrefutable de que, los mismos que financian al Estado Islámico, financian a los Clinton con pleno conocimiento de Hillary de todo. Sólo esta circunstancia, la invalidaría para ser candidata a la presidencia de Estados Unidos y para ostentar cargo público de cualquier índole. Pero se podría pensar que es algo casual, que los grandes capitales son los que son y pagan cualquier cosa que se mueva en el mundo. Pero en política y relaciones internacionales, nada es casual, todo es causal. Veamos por qué.

La Hermandad Musulmana es, por así decirlo, el brazo político del yihadismo. En algunos países se la considera incluso como organización terrorista, en vez de una cofradía religiosa o política. ¿Quienes han sido los beneficiarios de las supuestas primaveras árabes allá donde triunfaron? ¿Quiénes iniciaron las revueltas contra regímenes laicos de la región aunque no llegaran a tomar el poder? La pregunta sólo tiene una respuesta: los Hermanos Musulmanes. ¿Cuál es el máximo financiador de la cofradía a nivel mundial? Qatar, sin lugar a dudas. ¿Alguien podría seguir pensando aún que se trata de pruebas circunstanciales, sin valor probatorio? Sigamos pues, por si acaso.

La jefa de gabinete de Hillary es Huma Abedin. Aunque estadounidense, se formó en Arabia Saudí. Toda su familia cercana (padre, madre y hermano) está ligada a la Hermandad Musulmana en Oriente Medio, ostentan cargos vinculados al expresidente egipcio Morsi, al órgano propagandístico de Qatar (Al Jazeera), presiden la sección de mujeres de los HH.MM. en Arabia Saudí o incluso dirigen sus órganos de difusión académicos.

Su jefe de campaña, el famoso John Podesta, trabaja también junto a su hermano Tony como lobbyista del gobierno de Arabia Saudí en el Congreso, trabajo por el que reciben 140.000 dólares al mes de ese régimen extranjero. Parece ser que fue él quien le consiguió fondos, ya no para su fundación, sino para pagar el 20% de su campaña electoral, como reconoció en una entrevista un destacado príncipe de la familia real saudí, Mohamed Ben Salman, heredero al trono de los cortadores de cabezas.

Si, con toda la información que antecede, todavía alguien piensa que Hillary es una candidata ‘a la europea’, deberá seguir leyendo hasta el final. Imagino que muchos conoceréis la frase que la candidata pronunció fuera de cámara cuando, muerta de risa, como sólo haría una psicópata, se atribuía de alguna manera la tortura, violación y asesinado de Muamar el Gadafi: ‘vine, vi y el murió’. Contrariamente a lo que se suele decir, el papel de EEUU en esa invasión, además del de Francia, fue absolutamente determinante.  Los correos electrónicos desvelados por Wikileaks demuestran que la destrucción de Libia fue parte de un plan nacido en la perversa mente de Clinton, obviamente antes de la tapadera de la supuesta primavera árabe que nunca existió, para catapultarse en las elecciones presidenciales de 2016 y amparada en las mentiras de masacres de civiles que jamás tuvieron lugar, como ya reconoce oficialmente hasta el propio parlamento británico

Así podríamos seguir un buen rato, narrando más y más logros de su etapa como secretaria de Estado. Pero, para no aburrir al respetable, sólo mencionar el golpe de estado acontecido en Honduras en 2009 que derrocó al presidente democrático Manuel Zelaya, y que sumió al país en una espiral de violencia que parece no tener fin. La líder comunitaria y ecologista, Berta Cáceres, poco antes de ser asesinada, denunció en una entrevista a Democracy Now! la participación de Hillary Clinton en la asonada cosa que ella misma asumió sin muchos problemas en ese medio de comunicación.

La visión del rol de Estados Unidos en el contexto internacional defendido por la candidata demócrata es muy probable que pueda sumir al mundo en una escalada de inestabilidad imparable en la que no habría que descartar como imposible la confrontación directa con China o con Rusia.  Trump, por el contrario, ha defendido un entente cordial con las otras potencias regionales, lo que le ha granjeado numerosas críticas y ha defendido el principio de no injerencia. No obstante, sus idas y venidas, su discurso permanentemente contradictorio, impiden trazar una línea clara de cuál sería su proceder en el caso de que llegara a la Casa Blanca

Así las cosas, ninguno de los candidatos con opciones de triunfo real es una buena opción, ni para los EEUU ni para el resto del mundo. Ante la cansina pregunta de barra de bar, me quedo con la respuesta que dio Susan Sarandon cuando se le cuestionaba por qué no le agradaba que una mujer llegara a la Casa Blanca: ‘No voto con mi vagina. (..) El miedo a Donald Trump no es suficiente para que apoye a Clinton con su historial de corrupción. (..) La razón por la cual estamos en esta situación de crisis social, política y ambiental es porque todos han estado votando el menor de dos males por mucho tiempo’. Sarandon votará por el Partido Verde.

http://www.bitsrojiverdes.org/wordpress/?p=13564

 

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .