Lynne Stewart: abogada del pueblo

Lynne Stewart, que pasó 78 inviernos en los Estados Unidos de Norteamérica, ha muerto, después de luchar por años contra el cáncer al seno.

 

Pero ésa fue solamente una de sus batallas, y como muchos de nosotros, ella ganó unas y perdió otras.  ¡Pero Lynne Stewart jamás dejó de luchar!

 

Por décadas, ella y su esposo Ralph, lucharon mano a mano con activistas políticos revolucionarios de Nueva York, como el Partido de Las Panteras Negras y Los Jovenes Rebeldes, la colectividad socialista Puertoriqueña. Pero, Lynne y Ralph lucharon sobre todo por los pobres y abandonados de las barriadas de los Negros, de los Puertoriqueños y de todos los Hispanos pobres de Nueva York.

 

Ella y Ralph siempre lucharon brillantemente y con corage en las Cortes de Justicia.

 

Su esposo Ralph, fue un partidario incondicional del Partido de Las Panteras Negras, y su más comprometido y leal defensor.

Cuando Lynne fue marcada por el Departamento de Justicia Norteamericano y fue enjuiciada y convicta por poner un volante público en defensa de un cliente, el ciego Jeque egipcio, Omar Abdul Rahman, Ralph caminó solo frente a la Casa Blanca, con una pancarta pidiendo la libertad de su esposa, a pesar del caliente sol de Washington, DC.

 

Esa defensa de su cliente fue en la mejor tradición de los abogados de defensa criminal, y ella recibió el apoyo abrumador del Colegio de Abogados --de abogados...  no de jueces.

Lynne fue incialmente sentenciada a 28 meses de prisión, pero el 2do Circuito devolvió la sentencia para sentenciarla otra vez --¡y esta vez le dieron 10 años de prisión!

Esa sentencia hizo que creciera el apoyo popular a Lynne Stewart.

El desaparecido activista político, abogado Bill Kunstler, una vez opinó que los abogados defensores deben ser oficiales de sus clientes, y no oficiales de las Cortes de Justicia.

Lynne Stewart fue oficial de sus clientes, una querida y respetada Abogada del Pueblo.

El Pueblo siempre recordará así a Lynne Stewart.

--© ‘17maj

 

Traducción libre del inglés enviado por
Fatirah Aziz, Litestar01@aol.com,
hecha en REFUGIO DEL RIO GRANDE, Texas.
 

LYNNE STEWART: PEOPLE'S LAWYER, FREEDOM FIGHTER

PRESENTE!

[col. writ. 3/8/17] ©'17 Mumia Abu-Jamal

Lynne Stewart, after 78 winters in America, has died, after battling for years against breast cancer.

But that was just some of her battles, and like most of us, she won some, and lost some.

But she never stopped fighting!

For decades, she and her husband, Ralph, fought for New York' site political activists and revolutionaries, like Black Panthers and Young Lords--a Puerto Rican socialist collective. But mostly, they fought for the freedom of the poor and dispossessed of New York's Black and Brown ghettoes.

She--they--fought often and fought well in the city's courts.

Her husband, Ralph, was a stalwart of the Black Panther Party, and her most committed defender.

When Lynne was targeted by the US Justice department, and she was tried and convicted for putting out a press release for her client, the blind Egyptian sheikh, Omar Abdul Rahman, Ralph stood in the hot Washington, DC sun, with a sign in front of the White House, demanding his wife's release.

Her defense of her client was in the best tradition of criminal defense lawyers, and she received significant support from a broad swath of the Bar--from lawyers-yes; judges, no.

Initially sentenced to 28 months, the 2d Circuit sent it back for resentencing-and she got 10 years!

Her support only grew.

The late activist lawyer, Bill Kunstler once opined that defense lawyers should be officers of their clients, instead of officers of the court.

Lynne Stewart was an officer of her clients; a People's Lawyer, beloved and respected.

May she ever be so.

--© ’17 maj

 

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .