Opinión

Supuesta crisis humanitaria e intervención militar del imperio en Venezuela

Desde finales del siglo pasado y a todo lo largo del presente, la pretendida prestación de asistencia humanitaria ante crisis generadas por fenómenos naturales o de cualquier otra índole, así como la supuesta prevención de las mismas, ha sido al parecer la excusa predilecta de los EE.UU para tratar de justificar la incursión de sus tropas en el territorio de una cantidad importante de países soberanos a todo lo largo y ancho del planeta.

Odebrecht y El Complot de la Derecha Internacional contra la Revolución Ciudadana de Ecuador

La constructora Odebrecht es una empresa privada que surgió durante el gobierno de la dictadura militar de Brasil en 1970, con estrecha vinculación con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y con el Banco Mundial (BM), cuyo principal accionista es Estados Unidos (EE.UU), todo esto para chantajear a los gobiernos de la Región, ofreciéndoles créditos millonarios para grandes proyectos de obras.

EE.UU. viene por Evo Morales. Brennan lanza una medida activa contra Bolivia

El Encargado de Negocios de la embajada de Estados Unidos, Peter Brennan, -un experto en temas de subversión ideológica-, se ha encargado de “avisarle” al presidente Evo Morales que “Ojalá Bolivia nunca llegue al punto en que está Venezuela”. La respuesta del líder indígena no se dejó esperar: “Bolivia ni Venezuela son patio trasero de nadie”.

¿Cómo sería una intervención militar norteamericana en Venezuela?

Los Estados Unidos tienen diferentes cartas en simultáneo sobre la mesa. Apuestan a una o a la otra según cómo evolucione el escenario, en función del resultado de las que están en juego. No descartan ninguna, aun la que podría parecer más lejana: la intervención militar. El mismo Donald Trump se encargó de anunciarlo, de cargar el arma en vivo y en directo para el mundo. La pregunta sería, ¿por qué en este momento del conflicto?

Páginas

Suscribirse a Opinión