'Federalismo' hasta el infinito y más allá

"Nos hemos dejado embaucar como unos imbéciles. Nos han dado cuerda como a despertadores y nos dejan dar una hora veinticinco completamente desfasada". Yasmina Khadra

De pesadilla. Andalucía contemplada como subordinado objeto a diseccionar o explotar, jamás como consciente Sujeto. Con preferencia vista cual ente museográfico, zombificado, una especie de parque temático rancio de prejuicios, tópicos y folclorismo ridículos evocadores de los tiempos de los Coros y Danzas (no sólo en Canal Sur...sana). Y no en exclusiva entre los residuos del infame 'andalucismo' parajesuítico, a los que les pasó hace tiempo la fecha de caducidad. Al PP del alcalde malagueño Francisco de la Torre  le importa un bledo la dignidad de nuestra tierra: hace coincidir la feria con el aniversario del genocidio de su propia ciudad, y no tiene la decencia de dimitir como había anunciado el carca septuagenario. Por no aludir al 'merdelloneo' que tiene montado al consentir los macrobotellones en el centro de la capital de la Costa del Sol. ¿Y no le dará vergüenza no haberse posicionado con firmeza a favor del Sector del Taxi malagueño frente al intrusismo laboral forastero?

Por si no fuese suficiente, además sus acólitos partidocráticos de la pútrida P$OE hacen escarnio del Estatuto de Autonomía de Andalucía, el cual reconoce nuestra Nacionalidad Histórica, y celebran su congreso al que osan llamar sin pudor 'regional'. Allí el criptofascismo susanista ha aclamado a su jacobina candidata única rojigualda por mayoría búlgara. Con los imputados Chaves y Griñán sin cesar de ser reivindicados por gran número de sus untuosos adeptos en el cónclave. Y por sola dialéctica un par de baratos eslóganes para los genuflexos media centralistas.

Como si hubiésemos olvidado que la cínica y fanática nacionalista española, la cortijera Díaz, obtuvo en votación no pública muchos menos votos que avales, al estrellarse ante un Pedro Sánchez ahora con maquillaje de izquierdas, el cual no sabe cómo mixturar lo plurinacional con lo centralizador que realmente le pone. ¿Cómo presentarse de 'oposición' habiéndole regalado a Moncloa a su diputado canario para aprobar los presupuestos de la indigencia? ¿Cómo trufar la social-democracia con el ultraneoliberal CETA firmado por él mismo con descaro?  ¿Y cómo entalabartar su idilio naranja con Falangito Rivera (exempleado del directivo supernumerario de La Caixa Isidro Fainé) con los morados respetuosos solamente de la realidades nacionales de la línea Duero-Ebro para arriba...?. Máxime ahora que estos últimos parten piñones en La Mancha con el acérrimo españolista Page.

Todo normal en Españistán. En especial en su embrutecida y depauperizada reserva-'sur', donde ni se inmutan por la corrupción las aborregadas redes clientelares del partido de ese par de modelos de 'honestidad' - Susana dixit -, Chaves y Griñán. Sin importarles que formen gobierno con un tal Marín, títere del susodicho barcelonés Rivera, el gran mamporrero político del bipartidismo tardofranquista, con la ajada careta de progres o centristas de las JONS a ratos... hecho que provoca la hilaridad hasta a sus ahítos cantamañanas cara al sol (cuando no les reprochan sus disidentes que sus procedimientos son propios 'de la Gestapo').

Todo es posible con las tragaderas de ese clerical-'socialismo' en la colonia-'sur'. Considerar que la colosal deuda pública impagable y galopante de los manijeros de la Pp$OE, en estos últimos diez años de Terrorismo del Gran Capital, es un asunto secundario solapable por los media. Impedir los patrioteros neofalangistas de Suresnes el conocimiento de las propiedades inmobiliarias de los codiciosos secuaces del Estado extranjero vaticano. Permitir la ignominia de que la avarienta sotana se haya incautado de cuando le ha placido, con exención de tributos y lucrándose con los impuestos del ciudadano (perdón, quise decir súbdito). Consentir el enajenamiento notarial con alzacuello incluso de monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad.

Una completa opacidad y arbitrios muy poco evangélicos por su insaciable rapiña ilegítima... la cual hace que por suerte la masonería se esté implantando cada vez con mayor éxito entre los lacayos mandamases del romanismo. Ánimo, héroes de los Pueblos, gracias por darles de su propia medicina también en secreto hasta en la misma Roma y Navarra; vosotros los luchadores por una verdadera democracia sois los verdaderos patriotas, y no esa avarienta escoria tenebrera: la expoliadora, traidora y servil de un teocrático jefe de Estado foráneo. ¡Y encima tienen la desfachatez de criticar, como si lo suyo tuviese más enjundia, a los regímenes de los ayatolás o a los gobiernos latinoamericanos revolucionarios! Los adictos a la 'santa desvergüenza' escrivariana han alcanzado unas cotas de ruindad que hubiesen escandalizado a Calígula, e incluso al papa Borgia y a su hijo César. O tempora, o mores!

Pero tranquilos, aún los adversarios de lo humano pueden enfangarse más hondo en la ciénaga monárquico-papista. La mayoría de las mamás con grotescas poses feministas seguirán llevando a los niños a catequesis y ostentosas 'primeras comuniones', sin interesarles con impudicia que no pocos de la castuza de la clericalla, de la expoliadora secta que los adoctrina, han perpetrado horrendos crímenes de pederastia en todo el mundo casi todos impunes. O que en el Vaticano las mujeres ni pueden votar ni son ciudadanas de derecho, y les reservan el papel de 'auxiliares'... fregonas de reprimidos machistas con olor a incienso. ¿Puede extrañar a alguien la legión de millones de frígidas solteronas nacional-católicas, más amargadas, indeseables y arrogantes que una tarasca? ¿Sorprende que estén tan deshumanizadas que consideren a un hijo o pariente que ha tenido la desgracia de emigrar a otro país... ¡'triunfador'!?

Parece no inquietar a nadie una mezquindad tan grande y cobarde para que se dediquen a un programado sexismo de confrontación - sufragado por cuenta del contribuyente -, bajo los auspicios del indigno Susanato, con el objeto de enmascarar con reivindicaciones de mocho y plumero la pobreza laboral en expansión; ya que sí, en efecto, está oprimida la mujer... ¿y el hombre no, ensoberbecidas demagogas apesebradas? ¡Basta ya de hipócrita misandria estéril! Toda esta inmundicia género-supremacista - al servicio del patriarcado en realidad - ha provocado un envejecimiento poblacional catástrófico, donde ya no quiere formar un 'hogar' sindicalizado a base de teleinducidos reproches ni el más zopenco de la aldea, multiplicándose las asexuales y los impotentes en forma de pandemia.

Aquí todo se soluciona en vez de con una verdadera democracia - de efectiva e indispensable Separación de los Tres Poderes -, con una burda cosmética de llamarle al asimétrico norte-'sur' Estado de las Autonomías... 'federal' (pura engañifa sin un previo Proceso Destituyente). Y todavía nos atascamos más en la estulticia, pues muchos consideran al propio concepto republicano como subversivo por sí mismo y sólo de izquierdas. Sin embargo no se nos oculta que el primer presidente de la fallida y mitificada II República del Máuser, Alcalá Zamora, por ejemplo, fue nacionalcatólico y de derechas; ni tampoco puede esconderse que el presidente  de la fugaz I República Artillera, el sobrealabado Pi y Margall, con objeto de liquidar el Cantón de Cartagena ordenó la barbarie de bombardear la bimilenaria ciudad naval del gran poeta Hazim al-Qartayanni a cañonazos, dejando sólo cinco casas en pie (sic).

Y lo peor no se articula en estos timos ideológicos de opereta bufa tardofranquista o españolera tricolor. Las ofertas del turronero Mariano - que no sabe aún si ejercer de acabado gorila por los aeropuertos con forzados arbitrajes para liquidar el Derecho de Huelga, al igual que aquel ministro sociata Pepiño, o presentarse de dependiente de bazar turco frente a Montserrat -, con Soraya siempre dispuesta a bailar obsequiosa la danza de los siete velos junto a la estatua de Colón, unidos a Susana y Sánchez de comparsas de Génova. Con un Podemos debilitado a propósito que no consigue en Andalucía ni confeccionar sus listas independientes para sucesivos comicios, temiendo que se las endosen cocinadas por el tutelaje de la camarilla leninista cañí de Madrid, y al que proteste el flagelo de la disciplina interna coletista... Todo anuncia la irrisión postrera universal.

Sin hacer parodias 'solidarias' reventadoras 'andalucistas' por ciertos media del clerical-fascismo, como algún submarino mesiánico de saldo disfrazado con la Arbonaida, ¿alguien podría dudar que no veremos a Puigdemont proclamar su república en el balcón sino únicamente en el programa satírico de la televisión catalana 'Polònia'? Las Autonomías con rango de Naciones Históricas, y el resto por añadidura, ¿deberán quedarse con cara de lelos devorasapos cuando la Generalitat, con el cuento de amagar con la secesión, logre su real objetivo con carita de pena zarzuelera?: el conseguir unos privilegiados 'cupos' económicos al estilo de los que ceban a Ajuria Enea, o mayores competencias ilegales, discriminándonos al pelotón peninsular del trágala, sin olvidar al insular canario-balear y al ceutí-melillense. Prietas las filas galeotes a remar, alegres camaradas babiecas engrilletados en esta Prisión de Naciones.

Al final va a tener razón el viejo diletante místico Renan y la inconmensurable estupidez humana, por sí sola, es capaz de transmitirnos la idea del infinito...

*Al-Hakam Morilla Rodríguez, Coordinador de Liberación Andaluza. Cuenta de twitter bloqueada por la censura: @lascultura . Nueva: @liberacionan

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Comentarios

Enviado por Libertario (no verificado) el

El uso de descalificativos como Pepiño o Cortijera deja todo el escrito como una payasada. Los andaluces nos merecemos mucho más respeto que el que nos profesa el autor.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .