La crisis de los partidos políticos y el vaciamiento de la democracia

En Colombia se está presentando una avalancha de candidatos presidenciales que se van a inscribir por firmas, sin el respaldo directo de un partido político. Entre ellos, están candidatos no comprometidos con escándalos de corrupción como Gustavo Petro y Sergio Fajardo, pero a su lado, se han colocado políticos muy cuestionados como el ex-vicepresidente Germán Vargas Lleras y el ex-procurador Alejandro Ordóñez.

En Colombia se aprobó en la Constitución Política de 1991, una modalidad para que cualquier persona que no tuviera un partido organizado pudiera recoger un número determinado de firmas que representara la voluntad de un “grupo significativo de ciudadanos” para competir por un cargo de elección popular. Sin embargo, dicho mecanismo no ha sido bien reglamentado y hoy está siendo usado de forma oportunista.

En total se han lanzado a recolectar firmas 9 candidatos que tienen posibilidad de presentarse por uno o varios partidos políticos[1], y ya hay, además, 16 personas inscritas, algunas muy poco conocidas, que quieren postularse de esa forma. Los políticos con experiencia y estructura política han escogido este sistema por las siguientes razones:

  • Se presentan como candidatos “ciudadanos” tratando de quitarse la carga y mala fama de los partidos políticos. Las organizaciones partidistas tienen un enorme desprestigio entre la opinión pública.
  • Pueden iniciar a hacer campaña electoral desde ahora –con 6 meses de ventaja– a diferencia de si se inscribieran por un partido político. Formalmente las campañas arrancan 4 meses antes de la elección, es decir, en enero de 2018.
  • Esquivan las normas que regulan la financiación de las campañas electorales, realizando importantes inversiones económicas en esta especie de pre-campaña, que no cuenta con los controles establecidos por el Consejo Nacional Electoral.
  • Pueden obtener, después de su inscripción por firmas, el apoyo de partidos organizados, burlando de esa manera la norma y realizando una combinación entre ambos sistemas. 
  • Es una forma de evadir responsabilidades y de burlar las normas relacionadas con el “transfuguismo”, que impiden que candidatos al poder legislativo apoyen un candidato presidencial de otro partido. 

Crisis de los partidos políticos

Estamos frente a un fenómeno real de crisis de los partidos políticos, tanto de izquierda como de derecha. Es un fenómeno mundial. Se corresponde y se explica por lo que algunos estudiosos denominan el “vaciamiento de la democracia”[2]. Es evidente que los gobiernos y parlamentos cada vez están más supeditados y subordinados al Poder Real de la Banca (burguesía financiera), como se comprobó en la crisis de los Estados europeos (2008-9), Grecia, Islandia, Italia, España, y lo que ocurre actualmente en EE.UU. Ante la pérdida de credibilidad de los partidos políticos se eligieron candidatos carismáticos. Por ello, el auge de los personalismos y mesianismos en la política actual. Hugo Chávez, Lula, Correa, los Kirchner y Evo Morales surgieron de esa forma. Ahora, en el mundo desarrollado se han impuesto los Trump y los Macron.

Sobre el tema existen algunos desarrollos teóricos. Están los aportes de Chantal Mouffe y Ernesto Laclau, sobre la Democracia Radical y el “nuevo populismo”, pero su implementación práctica está lejos del ideal planteado por esos autores (Podemos, Syriza, los “progresismos latinoamericanos”). Por otro lado, están los esfuerzos llamados “autonomistas” (zapatistas de Chiapas y los kurdos de Rojava), que plantean construir formas de autogobiernos surgidos “desde abajo” con una filosofía de servicio comunitario (“mandar obedeciendo”) pero se aíslan total y voluntariamente del manejo de los Estados existentes. Ese es uno de sus limitantes prácticos, por cuanto, el gran capital mantiene todo su poder, e incluso, aísla y desgasta esas experiencias e intentos alternativos, reduciendo su alcance e impacto político a regiones limitadas.

Las nuevas ideas que van surgiendo –con diversas variantes– es construir nuevas formas de organización política, que combinen la formación “de abajo” con la lucha por direccionar el Estado “heredado” pero tratando de que los mejores cuadros dirigentes no se involucren en la “administración” del Estado colonial y capitalista. Se intenta mantener la fuerza política, el control sobre la organización –ético, político e ideológico– en un escenario alejado del establecimiento oficial. Se procura fortalecer movimientos y partidos que orienten desde múltiples y entramadas redes sociales y comunicacionales a las organizaciones de base, para impulsar y sostener todo un proceso de transformación cultural, económica, social y política, que no se puede hacer de un día para otro y que debe hacerse cuidándose de la “cooptación burocrática”.

El ideal es que esos movimientos y partidos sean verdaderamente democráticos en su estructura y funcionamiento. Boaventura De Souza Santos, de Portugal, es uno de los teóricos más avanzados en esa dirección, al igual que Decio Machado, que tiene interesantes y sesudos análisis a partir de las experiencias de América Latina, y particularmente de Ecuador. También está Jesús Sánchez, que desde España hace sus aportes. No obstante, tanto en lo teórico como en lo práctico falta mucho por avanzar.

Los partidos de la vieja izquierda o izquierda tradicional (en todas sus variantes leninistas, estalinistas, maoístas, trotskistas, etc.) son organizaciones muy centralizadas y, ello, explica su debilidad y su tendencia a dejarse permear por el poder burocrático. Lo importante es apoyarse en todas las experiencias y hacer esfuerzos serios por superar lo que se puede llamar la “crisis de la política”, tal cual como la conocemos. Hay que inventar y crear a partir de profundas y sinceras evaluaciones críticas.

E-mail: ferdorado@gmail.com / Twitter: @ferdorado

https://aranandoelcieloyarandolatierra.blogspot.com.co/2017/08/la-crisis-de-los-partidos-politicos-y.html#.WaWUILLyjIU


[1] Esos candidatos son: Clara López (ex-Polo), Piedad Córdoba (ex–liberal), Juan Carlos Pinzón (ex–“U”), Germán Vargas Lleras (ex–Cambio Radical), Sergio Fajardo (ex-ASI y ex-Verde), Gustavo Petro (ex–Polo, Progresistas), Carlos Caicedo (ex–liberal), Alejandro Ordoñez (ex –conservador), y muy seguramente Humberto de La Calle, utilice ese mecanismo.   

[2] Han trabajado el tema Franz Hinkelammert, Juan Carlos Monedero, Clemente Ferrer Roselló y otros pensadores.

 

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .