Los zapatos de Maduro

Muchos a veces, creemos que la realidad es solo lo que se circunscribe a nuestro rededor y nuestros intereses particulares.  Incluso algunos llegamos al extremo de considerar que todo está bien, y está bien hecho por qué los beneficios nos resuelven nuestras carencias y nuestras dudas. Nos cegamos de egoísmo y hacemos invisible  a los demás y sus vivencias.

Una de las grandes ventajas que tiene el enemigo común de la humanidad (Capitalismo) es que envuelve nuestra conciencia en una especie de celofán egoísta que nos sirve a la vez de gríngolas y tapaojos y que nos hace impermeables ante el dolor y las necesidades de nuestros hermanos de clases, pero a la vez nos hace muy sensibles  a los vicios y maldades con que el enemigo nos impregna  por medio de su vacunas mediáticas, psicológicas e inducidas.

Precisamente, la función básica de la colonización cultural, económica, política, social, educativa, etc. Está en castrar la capacidad de discernimiento y de generar ideas y conceptos propios a partir de la realidad que nos rodea. Imponiéndonos a cambio toda una gama e mentiras  malignas con formas de verdad y que nos las hacen fácilmente digeribles vía atosigamiento. Usando incluso la excusa del entretenimiento o la diversión (Uso de la televisión y cine, entre otras cosas,  como lo peor de  nuestra cotidianidad)

Es así, como quien o quienes tienen que enfrentar al enemigo del crimen organizado Sion capitalista. Tienen que ser fuertes, inteligentes, bien apegados a la realidad real y no la realidad mediática colonizadora pre creada en laboratorios, para poder vencer las trampas que ese enemigo nos pone  en cada callejón y segundo de existencia. Deben aprender a ser desconfiados y muy buenos calculadores. Es más, diría que están obligados a desarrollar un sentido común extra y equilibrado. Tiene que aprender a pensar como el enemigo y adelantarse a sus acciones.

Hugo Chávez demostró con creces y comprobadamente que poseía esas cualidades antes descritas.  Siempre anduvo un paso adelante del enemigo y no tuvo temor de usar sus propios espacios para comprometerlo. Fue así, que uso las diferentes cumbres de la OEA para derrotar el ALCA, los escenarios de la ONU, para ridiculizar a Bush, los espacios geográficos supuestamente vedados a los mortales (Viaje a Irak en plena prohibición imperial de tener contacto con Sadam Hussein, etc.) para refundar la OPEP.

Esa aguda percepción del comandante-pueblo, fue la que le indujo a designar a Nicolás Maduro como su sucesor en la conducción del proceso, una vez entendido su inevitable desenlace de vida. Superando su coma, Hugo Chávez saco fuerzas de donde no podía, para poder hacer un balance neutro, de quien era poseedor de las cualidades que según su criterio, fuera capaz de enfrentar de forma exitosa la arremetida segura del enemigo, una vez dado el desenlace fatal de su vida.

Debo decir -No sin gran orgullo y hasta con egoísta honor- que Nicolás Maduro ha dado la talla. Se ha convertido en un gran estratega, con aciertos y con fallas -¿Quién no? Pero indudablemente que el líder obrero, ha sabido desempeñarse en su gestión, sorprendiendo a todos los que lo subestimamos. Sobre todo sus enemigos internos y externos. ¿Qué es criticable? Claro que sí, y es necesario hacerlo.  Pero también debemos hace críticas constructivas, oportunas y realmente necesarias, no charlatanería fútiles, habladeras de paja para figurar. Pero debemos también entender que por su posición privilegiada, el camarada obrero, posee y maneja informaciones delicadas y muy clasificadas, y que es su obligación, prevenir  en lo posible daños sufrimientos y dolor al pueblo, a la patria. Claro está, también cuenta con equipos humanos de alta capacidad intelectual que le asesoran.

Sucede que a veces, aun entendiendo las claves de los hechos, enfocamos nuestros reclamos y críticas contra quien es atacado por el gran enemigo y obviamos al atacante, a la fuente real de la agresión y sus intereses. Así veo a camaradas, hermanos y obreros acusando a Nicolás de culpable de lo que pasa en Venezuela desde 1999, sin pararnos a ver las  pruebas  claras de quienes son los verdaderos culpables y enfocamos las baterías hacia el sitio equivocado haciéndole un gran favor al verdadero y único enemigo, debilitando al amigo, al compañero de batalla. Así se pierden las guerras y las revoluciones.

Urge poner toda la confianza posible en este momento en Nicolás Maduro.  No es por entreguismo o por dogmatismo. Simplemente es por necesidad de darle fortaleza psicológica, moral y humana a quien voluntariamente dimos el poder para defendemos como pueblo, nación, revolución y futuro de patria libre. Tenemos que hacer de Nicolás un gran pueblo y del pueblo un gran Nicolás. Es prioridad. Pongámonos en los zapatos de Nicolás por un momento. Solo unidos

¡VENCEREMOS!

*Abogado con Patria

https://planetaenpeligro.blogspot.com/2017/11/los-zapatos-de-maduro.html

Por favor ayude a difundir este blog  para enfrentar a la matriz des-informadora de la derecha. Dale me gusta al blog

Twitter: @javiermonagasm

Face: javiermonagasm

VISITA: https://www.facebook.com/LiberacionYAntiColonialismo

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .