Qué me importa Venezuela, su pueblo, su vida o su suerte

El capitalismo es una maquina insensible que devora todo a su paso. No existe nada. Absolutamente nada en este mundo que no sea victima de la voracidad de esa maquina infernal de destruccion. Desde el planeta en si, su flora, su fauna, sus ríos, sus minerales, etc. hasta el ser humano en si. Lo mas cumbre es que toda esa voracidad va dirigida a crear una mentira llamada riqueza, que al final no es nada. Es una ilusión para alimentar egos, vanidades y jactancias insustanciales.

El problema radica en que esa mentira se ha propagado de tal forma que se ha enquistado en todo el planeta convirtiendo la verdad en mentira y la mentira en verdad. De esa forma nos hemos convertido en rehenes de esa farsa que se ha apoderado hasta de los imbéciles que la defienden. De tal forma esa mentira ha creado sus ejércitos, sus policías, sus leyes y sus jueces. Que paradójicamente se alimenta de los hijos de quienes oprime, para defenderse.

En el caso concreto de Venezuela, la cosa es peor.  Tenemos aquí un capitalismo parasito, un capitalismo que vive de chuparles la sangre y la vida a las personas.  Un capitalismo que no invierte nada en crear.  Solo se dedica a comprar barato y vender caro.  Un capitalismo que siembra al país de centros comerciales, tiendas de reventa y de intermediación, pero que no es capaz de crear laboratorios de investigación y desarrollo de tecnologías y de establecer verdaderas empresas productivas a partir de su propia inversión de investigación, desarrollo y creación de productos finales útiles para todos.

Ese capitalismo debido a su ambición desmedida e insensibilidad se ha convertido en una dictadura global que va invadiendo países, demoliendo estados, cometiendo genocidios en cadena, destruyendo países enteros, robándose todas sus riquezas. Creando condiciones de miseria y pobreza jamás imaginables, convirtiendo a países de alto índice de desarrollo humano y paz en campos sembrados de terror, muerte, hambre, destruccion y sed (Véase libia, Irak, por ejemplo).

La ambición del capitalismo hace que se devore a si mismo y vaya degenerando en lo que hoy llamamos neo liberalismo.  Una especie de monstruo que empieza a devorar sus partes más débiles, creando las condiciones perversas de una dictadura global signada por los peores instintos de maldad de la avaricia humana. Un capitalismo  que invierte ingentes cantidades de recursos económicos en desarrollar armas de alto poder destructivo, desarrollando técnicas farmacéuticas y desarrollos científicos para crear enfermedades de alto poder destructivo y cuyas curas o alivios de síntomas son vendidas a precios  exorbitantes y grotescos. Es tanto el poder de ese monstruo capitalista, que sus tentáculos mediáticos han hecho ver sus crímenes como algo natural y hacen que las mismas victimas las defiendan sin tener conciencia de sus actos.

Dado lo anterior, es que lo que sucede hoy en Venezuela, no es solo una batalla contra unos parásitos comerciantes y seudo empresarios vendedores de baratijas dentro del país.  Es una lucha contra el sionismo capitalista derivado del judaísmo sanguinario y procaz que se pretende  pueblo elegido de un falso dios que conciben como una bestia sanguinaria, egoísta y avara que despoja a los demás pueblos creadores de sus posesiones, para darlas a un pueblo parasito llamado judío, que no es mas grupetes de delincuentes mercenarios de todo el mundo unidos por su perversión y ambición sangrienta, que hasta han creado una religión  dogmatica como arma de dominación sicológica y un falso holocausto con el que hoy masacran millones de seres humanos inocentes (Miren hacia Palestina, Siria, Yemen, Afganistán entre otras naciones)...

VENCEREMOS

 *Abogado con Patria

Javierdelvallemonagas@gmail.com

https://planetaenpeligro.blogspot.com/2017/12/que-me-importa-venezuela-su-pueblo-su.html

Por favor ayude a difundir este blog  para enfrentar a la matriz des-informadora de la derecha. Dale me gusta al blog

Twitter: @javiermonagasm

VISITA:  https://www.facebook.com/LiberacionYAntiColonialismo

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .