“¡Deje sus ideas en el suelo! Muuuy lentamente... Y pida perdón por tenerlas"

El fascismo es una Herramienta que implementa la clase explotadora para perpetuar al capitalismo: saca a relucir esa herramienta siempre que incrementa sus niveles de explotación y saqueo. 

El fascismo no es un “espontáneo” “miedo al otro”: es fomentado a consciencia por la clase explotadora y sus medios. El aparato cultural y mediático del capitalismo intensifica su promoción del racismo y del machismo, a la par que incrementa la explotación, porque quiere dividir a la clase explotada. La clase explotadora suple, a través de sus medios de alienación masiva, exhutorios de rabia: de la rabia que genera la explotación y empobrecimiento. El aparato cultural crea las figuras de “chivos expiatorios” sobre los que dirigir la rabia que genera el saqueo capitalista; fomenta la visceralidad desprovista de análisis; explota toda tragedia para manipular imponiendo paradigmas de odio racista; explota toda tragedia o suceso para hacerle propaganda a las fuerzas y estructuras represivas. La clase explotadora sabe del descontento social y la rabia que genera su explotación: por ello implementa sus medios de manipulación para encauzar esa rabia de los expoliados hacia direcciones equivocadas. 

Por otra parte, los contenidos educativos también son intervenidos más estrechamente, y se implementa incluso el adoctrinamiento militar dirigido a niños(1).

El aparato judicial implementa mayores leyes represivas para callar a la parte más consciente y crítica de la clase explotada, para desarticular la organización social y política, para amedrentar a la población. El fomento de grupos neo-nazis y paramilitarismo también forma parte de esa estrategia de dominación que implementa la clase explotadora del capitalismo, cuando sus intereses lo requieren.

El fascismo es la herramienta de guerra sucia del capitalismo, la herramienta para acallar y encarcelar las voces más críticas, la herramienta de la clase explotadora para reprimir y dividir a la clase explotada, y perpetuarse así en el poder.

Cuando vemos que el aparato judicial, funcional a la clase explotadora, encarcela a opositores políticos y hasta a cantantes; cuando vemos que la clase explotadora afila sus medios de alienación masiva en intensificación del odio racista; que la muerte de vendedores ambulantes (la parte más empobrecida de la clase explotada), es banalizada e ignorado su contexto; cuando son enjuiciadas personas por hacer caricaturas o por mencionar elementos religiosos de manera no laudativa; es momento de comprender lo que se nos viene encima: porque la clase explotadora está dispuesta a todo para preservar sus privilegios, para seguir capitalizando sobre la sangre, sudor y lágrimas de las mayorías.

 

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .