EE.UU. Gina Haspel y la tortura: no solo inmoral, sino un arma para más guerra

14/05/2018
Fotomontaje Donkey Hotey | CC BY 2.0

Con el nombramiento de Gina Haspel como directora de la CIA, hay cierto interés en su historial de tortura.

Por supuesto, hay cuestiones de legalidad y ética con respecto a la tortura y es posible, como algunos han argumentado, que la motivación de Haspel y otros para supervisar la tortura y encubrirla puede ser simple sadismo.

Pero -y especialmente dado lo poco que sabemos sobre el historial de Haspel- es posible que haya un motivo aún más insidioso en el Gobierno de los EE.UU. para la práctica de la tortura: producir el caso amañado para más guerra. Examinar esta posibilidad se hace aún más urgente ya que Trump ha puesto en práctica lo que claramente parece ser un gabinete de guerra. Mi reciente cuestionamiento en el Departamento de Estado no produjo una condena del simulacro de ahogamiento por parte de la portavoz Heather Nauert.

La audiencia del miércoles de Gina Haspel incrementa la urgencia de resaltar su historial de tortura y cómo la tortura ha sido “aprovechada”. Es decir, cómo se usó la tortura para crear “información” para determinadas políticas, incluido el inicio de la guerra.

Lawrence Wilkerson, exjefe de personal de Colin Powell, ha declarado que ni él ni Powell sabían que las afirmaciones que Powell hizo ante la ONU justo antes de la invasión de Irak estaban basadas -en parte- en la tortura. Según Wilkerson, Dick Cheney y la CIA convencieron a Powell para que hiciera declaraciones falsas sobre una conexión entre Al-Qaeda e Irak sin decirle que la “evidencia” que las estaban alimentando se basaba en la evidencia bajo tortura. Vea mi artículo y el interrogatorio de Powell: Colin Powell demostró que la tortura SÍ FUNCIONA.

El informe sobre la tortura del Senado de 2014 relató (en una oscura nota al pie) el caso de Wilkerson: “Ibn Shaykh al-Libi” declaró mientras estaba bajo custodia egipcia y claramente torturado que “Irak estaba apoyando a Al Qaeda y brindando apoyo con productos químicos y armas biológicas. Parte de esta información fue citada por el secretario Powell en su discurso en las Naciones Unidas y fue utilizada como una justificación para la invasión de Irak en 2003. Ibn Shaykh al-Libi se retractó [censurado] de la declaración después de que fuera puesto bajo custodia de la CIA en febrero, en 2003, afirmando que había sido torturado por [censurado, probablemente “egipcios”] y solo les dijo lo que calificaba para escuchar”. (Libi sería entregado a su debido tiempo a Muammar Gadafi en el momento oportuno durante un breve período cuando fuera una especie de aliado de los EE.UU. y convenientemente “suicidado” bajo custodia libia; ver mi artículo La tortura funcionó: producir guerra (ver nota al pie 857)

En 2008 el Comité de Servicios Armados del Senado indicó que el intento de utilizar la tortura para inventar “pruebas” era aún más generalizado. Citaba al mayor Paul Burney, que trabajaba como psiquiatra en la prisión de la Bahía de Guantánamo: “Una gran parte del tiempo nos enfocamos en tratar de establecer un vínculo entre al-Qaeda e Irak y no tuvimos éxito. Cuantas más personas fracasaron por no poder establecer ese vínculo (…) hubo más y más presión para recurrir a medidas que podrían producir resultados más inmediatos”. El jefe de control de los elementos de Interrogatorios de Guantánamo, David Becker, dijo al Comité de Servicios Armados que se le instó a utilizar técnicas más agresivas, en un momento dado “la oficina del subsecretario de Defensa [Paul] Wolfowitz había llamado para expresar sus preocupaciones sobre la insuficiente producción de información en GTMO”.

McClatchy informó en 2009 de que el senador Carl Levin, presidente del Comité de Servicios Armados, dijo: “Creo que es obvio que la administración estaba luchando para tratar de encontrar una conexión, un vínculo (entre Al Qaeda e Irak)… Arreglaron enlaces donde no existían”.

La manipulación de información falsa ha sido bien entendida dentro del Gobierno. Aquí hay un memorando de 2002 de la Agencia de Recuperación del Personal Conjunto del ejército enviado al mejor abogado del Pentágono: desacredita el escenario de la “bomba de relojería” y reconoce cómo la información falsa derivada de la tortura puede ser útil:

“El requisito de obtener información de una fuente no cooperativa lo más rápido posible, a tiempo para prevenir, por ejemplo, un ataque terrorista inminente que podría resultar en la pérdida de vidas, se ha presentado como un argumento convincente para el uso de la tortura… El error inherente a esta línea de pensamiento es la suposición de que a través de la tortura el interrogador puede extraer información confiable y precisa. La historia y una consideración para el comportamiento humano parecen refutar esta suposición”.

El documento (publicado por el Washington Post, que minimizó sus revelaciones más críticas y fue rápidamente olvidado en la mayoría de los sectores) concluye:

“La aplicación de coacciones físicas y/o psicológicas extremas (tortura) tiene algunos déficits operativos serios, sobre todo por el potencial de generar información poco confiable. Esto no quiere decir que la manipulación del entorno del sujeto en un esfuerzo por dislocar sus expectativas e inducir respuestas emocionales no sea efectiva. Por el contrario, es probable que la manipulación sistemática del entorno del sujeto resulte en un tema que pueda aprovecharse para información y otras preocupaciones estratégicas nacionales”. [Ver PDF]

Por lo tanto, la tortura puede hacer que el sujeto sea “manipulado” por diversas preocupaciones estratégicas y de propaganda.

El New York Times informó en febrero de 2017: “Gina Haspel, directora adjunta de la CIA, tuvo un papel destacado en la tortura“, que “solo a Zubaydah le aplicaron la tortura del submarino 83 veces en un solo mes, golpearon su cabeza repetidamente contra las paredes y soportó otros métodos duros antes de que los interrogadores decidieran que no tenía información útil que proporcionar. Las sesiones se grabaron en video y las grabaciones se almacenaron en una caja fuerte en la estación de la CIA en Tailandia hasta 2005, cuando se ordenó que se destruyeran. Para entonces Haspel estaba sirviendo en la sede de la CIA y era su nombre el que figuraba en el cable con las órdenes de destrucción”.

Algunos han hecho un asunto de que se destruyan los videos de tortura, pero se ha asumido ampliamente que fueron destruidos simplemente por la naturaleza potencialmente gráfica del abuso o para ocultar la identidad de los torturadores. Pero hay otra posibilidad clara: fueron destruidos debido a las preguntas que documentan lo que se les preguntó. ¿Han preguntado los torturadores: “hay otro ataque terrorista?” O lo obligan a decir: “Díganos que Irak y Al-Qaeda están trabajando juntos” La evidencia en video para responder esa pregunta aparentemente ha sido destruida por orden de Haspel, y casi nadie ha planteado la posibilidad de que esa sea la razón.

Incluso más allá de las preocupaciones legales y éticas, las siguientes preguntas son pertinentes:

* ¿Está familiarizado con el caso de Ibn Shaykh al-Libi? ¿Reconoce que fue torturado a instancias del Gobierno de los Estados Unidos por el Gobierno egipcio para producir una confesión falsa de que Irak estaba vinculado a Al Qaeda y, por lo tanto, un pretexto para la guerra? ¿Colin Powell presentó eso en la ONU?

* ¿Por qué otros fueron torturados de manera similar en 2002 y 2003? ¿Realmente fue para supuestamente protegernos, o fue para obtener declaraciones fabricadas que podrían utilizarse para preparar el caso para la invasión de Irak?

* ¿Está familiarizado con la práctica de manipular la tortura?

* ¿Alguna vez ha participado de alguna manera o ha ayudado a encubrir la explotación de la tortura?

* ¿Por qué ordenó la destrucción de las cintas de video de la tortura?

* ¿Qué seguridad tenemos de que usted y otras personas que participaron en esto no volverán a hacerlo?

* ¿Por qué aprueba y encubre la tortura? ¿Es sadismo o se trata de lograr objetivos estratégicos? ¿Qué hay de los motivos de sus colegas y superiores?

Fuente: https://www.counterpunch.org/2018/05/09/gina-haspel-and-torture-not-just-immoral-but-a-tool-for-more-war/

Traducido del inglés para Rebelión.

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación