¡No pasarán!

Es obvio que el gobierno estadounidense, sus lacayos y los intereses que los controlan no descansarán en su intento por poseer a Nicaragua.  No lo lograrán pues jamás podrán contra el espíritu del General de Hombres Libres, Augusto César Sandino.
 
En la década de 1930 el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt, refiriéndose al sanguinario Anastasio Somaza, dijo las siguientes palabras:  “Somoza es un hijo de perra, pero es nuestro hijo de perra”.  Ese mismo presidente designó al coronel Francis E. Riggs y al general Blanton Winship para planificar el asesinato de Augusto César Sandino pues querían a su “hijo de perra” en el poder. 
 
No es por coincidencia que este mismo Franklin D. Roosevelt envió luego a Puerto Rico a Riggs como jefe de la policía insular y a Winship como gobernador militar para eliminar al Partido Nacionalista de Puerto Rico y poner fin a una huelga de los trabajadores de la caña.  Bajo el coronel  Riggs se comete la Masacre de Río Piedras en 1935, y bajo el sanguinario general Winship,  la Masacre de Ponce en 1937.  
 
En 1855 un aventurero estadounidense de nombre William Walker, quien operaba al servicio de los banqueros estadounidense Morgan y Garrison, invadió a Nicaragua y se proclamó presidente.  Poco después invadió a El Salvador y Honduras, se proclamó igualmente Jefe de Estado y restauró la esclavitud en los tres países.
 
No olvidemos el pasado para entender el presente.  Los que hoy atacan a Nicaragua son los mismos de la nefasta Operación Cóndor que tantas miles de vidas latinoamericanas costó, son los mismos que en 1954 promovieron un golpe de estado en Guatemala, son los mismos que en 1965 enviaron su marina de Guerra a la República Dominicana y mataron a más de 8 mil dominicanos, son los mismos que en 1983 invadieron a Granada, son los mismos que en 1989 invadieron a Panamá y asesinaron a más de 3 mil panameños y son los mismos que en 1848 le robaron a México el 51 por ciento de su territorio y en 1898 bombardearon e invadieron a Puerto Rico  
 
Solidaricémonos con Nicaragua en todas las maneras posibles pues en Nicaragua, Venezuela y Cuba está en la balanza el destino de todos nosotros.  ¡Viva el heroico pueblo sandinista!
 
Exprisionero político puertorriqueño
La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación