EE.UU. y la soberanía de Venezuela

En estos días PEPE MUJICA, ex-presidente de Uruguay, decidió definir fronteras frente a LUIS ALMAGRO, ex -canciller de su gobierno y actual Secretario General de la OEA, en los siguientes términos:

Luis, sabés que apoyé tu candidatura para la OEA. Lamento que los hechos me demuestren que estaba equivocado.

Todos sabemos que Venezuela es reserva petrolera para los próximos 300 años, allí radica su riqueza y su desgracia, porque EEUU es adicto al petróleo y sus intereses presionan.”

Venezuela nos necesita como albañiles y no como jueces. La verdadera solidaridad es contribuir a que los venezolanos se puedan auto-determinar”

Lamento el rumbo por el que enfilaste y lo sé irreversible, por eso formalmente te digo adiós y me despido”.

No sé porque PEPE tardó tanto en romper, pero si se que el prolongado silencio frente al funesto rol de Almagro desde la OEA resultaba una carga cada vez más pesada para el gran prestigio moral de Pepe Mujica y… algún día tal debió ser absolutamente necesaria para él.

Y qué bueno que así haya sido, a ver si los políticos, intelectuales y comunicadores, que siendo realmente honestos, imiten su ejemplo y dejen YA de hacer coro, junto a EEUU y a la perversa derecha política y empresarial venezolana, contra la soberanía y el esplendido patrimonio natural de ese país hermano y de nuestra América.

Fíjense que hablo de soberanía y de patrimonio natural, algo en lo que Mujica enfatiza.

Hablo incluso de soberanía nacional y continental, porque en Venezuela la real disputa no es en relación al tipo de régimen político-institucional imperante allí, sino respecto a su autodeterminación o no frente al imperio, con especial impacto extra sobre la de Cuba y Bolivia y contra toda la heroica brega por la nueva independencia de Nuestra América.

Sí, hay que hablar de los 300 años de reservas de petróleo a los que se refiere Pepe Mujica y, además, de todo el formidable patrimonio natural venezolano: gas, oro, minerales estratégicos, agua, biodiversidad, bosques, playas…tesoros ambicionados por un imperialismo tan decadente como gansteril.

Pero no es solo que los “intereses de EEUU presionan”, sino que agreden, que despliegan una guerra multifacética (económica, psicológica, mediática, paramilitar, terrorista), con evidentes perspectivas de invasión militar a lo Irak, Libia, Afganistán, Palestina…

Comparen entonces, en materia de democracia y mafias políticas, la actitud de EEUU y aliados respecto la institucionalidad dominicana, hondureña, haitiana…o la Argentina de Macri o la de Brasil a lo Temer, con la de la Venezuela bolivariana… y no le será difícil entender que la hostilidad y planes de agresión militar contra ese proceso no tienen inspiración anti-dictatorial y si mucho de saqueo y recolonización. ¿Dictadores y mafias preferidas? (Homenaje al antiimperialismo del CHE / 8-10-2018)

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación