Nación Mapuche: Por qué el gobierno chileno está tan complicado por el asesinato del comunero mapuche, Camilo Catrillanca

Renuncias de un General y un Coronel de Carabineros, baja de 4 integrantes de FF.EE. , que serian los asesinos directos del comunero, son algunas medidas que ha tomado el gobierno ante la protesta popular por el asesinato del joven comunero mapuche, Camilo Catrillana.

¿Pero, porque estas medidas, antes que la “justicia” diga su palabra?, si en otras ocasiones de asesinatos cometidos por la policía uniformada el gobierno de turno, solo se ha limitado a respaldar a las policías y esperar que el proceso judicial se desarrolle.

¿Se volvió correcto y moral el gobierno?, ¿estamos ante una nueva forma de actuar del gobierno de Piñera, distinta en estos casos, al que tuvo Bachelet en sus dos gobiernos o el propio Piñera en su primer mandato, donde carabineros también asesino a comuneros mapuche?

Hay dos cosas relevantes, nuevas en este hecho, que lo hacen diferente a otros casos de asesinatos de comuneros o activistas sociales.

1.- Es una mancha importante al proyecto estrella del gobierno, el “Plan Araucanía”, donde el sector político, dentro de la propia derecha, que representa Piñera, tiene la apuesta de continuidad del gobierno para los próximos mandatos. Alfredo Moreno, empresario, ex presidente de la CPC, actual Ministro de Desarrollo Social, es el hombre elegido, representa el falso “buenismo” de la derecha.

Moreno en entrevista con La Tercera señala que “Tanto el impacto del hecho mismo como lo que hemos visto después con los atentados es un momento difícil. Obviamente, hay un impacto emotivo de la muerte de un joven, que nadie quisiera que ocurriera. Me imagino la pena de sus familiares, de quienes lo querían, de la gente que vive en ese lugar”, más adelante, luego de hablar de lo que sufren los empresarios de la zona, dice que “ha surgido también con mucha fuerza la idea de que no podemos perder lo que hemos avanzado. Tenemos que redoblar los esfuerzos para perseverar en el camino que llevamos”.

Como es obvio, Moreno, ha salido a respaldar, en las últimas horas, como Ministro, la “política multi-dimensional” del gobierno, que tiene por un lado el Plan Araucanía y al mismo tiempo el Comando Jungla. Algo así como el policía bueno y el policía malo de las películas.

2.- El respaldo ciudadano, que evidenciaron las protestas pos asesinato, a los sectores más radicales del pueblo Mapuche, que sin duda representa la comunidad Temokuikui. En el funeral, muy masivo de Camilo Catrillanca, estuvo presente, destacándose, Héctor Llaitul, vocero de la CAM.

La reacción popular a la muerte del joven comunero, significó acciones fuertes tanto en la zona como en el propio Santiago, que implicó quema de buses e incluso de vehículos policías y de periodistas. Carabineros quedo expuesto ante la ira e indignación de la población mapuche y también chilena.

Tanta mentira a lo largo de estos años, sobre la muerte de comuneros, donde las denuncias por las redes sociales hacen un contrapeso a las versiones oficiales, llega a que algunos medios de carácter nacional, tengan que dar crédito a las versiones de las comunidades. Es relevante que el padre y abuelo de Camilo Catrillanca, muy respetados en las comunidades, digan públicamente y con justa razón que no le creen a la policía, a la justicia y al Estado de Chile.

Pero tan relevante, como aquello, luego de tanta campaña de terror del gobierno y el Estado, que parte importante del pueblo chileno y mapuche legitime las acciones de fuerza y violencia, apoyando a sectores más radicales. Apoyo con un grado importante de masividad.

Preocupa al gobierno, que esto implique explosiones sociales no previstas en el plan del sistema para la gobernanza que tanto cuidan. La llamada “zona roja” del conflicto mapuche, con esto esta mas roja, según el análisis de La Moneda.

Fuente: El Rodriguista

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación