Opinión

Frente a la pobreza y dependencia energética, defender el carbón autóctono

Se habla mucho estos días de pobreza energética, de las puertas giratorias, de los millonarios beneficios de unas empresas que con sus decisiones ponen en peligro vidas humanas, también la de regiones enteras que serían las llamadas a paliar este drama. Me refiero a las cuencas mineras españolas, pueblos como Fabero o Villablino que otrora fueron la calefacción de España y hoy la política energética esta sumiéndolos en el frio invierno de la pobreza, el paro y la despoblación. Mientras, en España se dispara la quema de carbón, pero de importación.

"¿Walt Whitman no fue un buen poeta porque ni siquiera fue católico?"

(Nota: esta reflexión surgió de la reelaboración de un diálogo mantenido en un foro católico con un forista que declaraba abiertamente que la condición de no católico deslegitimaba ipso facto o automáticamente a cualquier clase de intelectual: artista plástico, cineasta, poeta, novelista, dramaturgo, músico… Por mi parte, junto a la certeza de todo lo que me queda por recorrer en el camino de la fe en pro de mi santidad personal, abrigo la duda sobre la certeza de ese forista a que me refiero; y de ahí, la reflexión que sigue, inevitablemente dubitativa en sí misma

Rompiendo la historia

No se si es la historia quien nos escoge o,  somos nosotros los que escogemos la historia.  Pero lo cierto es que no todos tienen (tenemos) la facultad de romper los esquemas normales de vida y  humanidad para proyectarse  (queriendo o no) mas allá de las dimensiones, espacios, cuentos, lugares y cosas de la vida hasta hacerse inmensos y proyectados a otras realidades por venir.  Lo cierto es que cuando un ser humano deja de ser común, no por no ser humilde, si no por,  lo impactante de su paso por la vida, que marca fracturas en la monótona línea recta de una realidad mol

Fidel Castro: ni ángel ni demonio, ni fin ni principio. Simplemente, un misterio.

Pues ha muerto un hombre fuera de lo común. Negarlo sería estúpido. Hay quien dice llorando que murió “el hombre del siglo” y “el padre de toda la humanidad”.  Otros afirman, entre risas y cervezas, que al fin ha fallecido el gran émulo de Mussolini y del Führer nazi. Me parece que una y otra visión son absurdas.

Ante qué coyuntura nos encontramos

Parece que hemos entrado en el Imperio del Caos, entendido como lo que resulta de la negativa a aceptar el propio declive hegemónico. Parece que Obama lidió con la decadencia de Estados Unidos, como Gorbachov en la ex URSS. Con la paliza que recibieron los Demócratas en EE.UU., los perdedores principales son los globalistas, con los banqueros de Wall Street (City Bank, los Rothschild, etc.) y sus empresas transnacionales que operan en los países emergentes así como los principales medios masivos bajo su control (CNN, etc.).

Páginas

Suscribirse a Opinión