Opinión

La dictadura mediática en la era de la post-verdad Fidel Castro y la represión contra los intelectuales

La muerte de Fidel Castro ha dado lugar -en algunos grandes medios occidentales- a la difusión de cantidad de infamias contra el Comandante cubano. Eso me ha dolido. Sabido es que lo conocí bien. Y he decidido por tanto aportar mi testimonio personal. Un intelectual coherente debe denunciar las injusticias. Empezando por las de su propio país.

Fidel ya es millones

Es la conclusión a que llega quien conozca Cuba y la materia prima de que están hechos su pueblo, sus hermanos latino-caribeños y los de todo el mundo. Fidel se ausenta físicamente para multiplicarse en las dolidas y fervorosas multitudes de niños y jóvenes, de hombres y mujeres cubanos de todas las edades, que la noche del martes proclaman ¡yo soy Fidel! en la Plaza de la Revolución y en todos los rincones de Cuba. Pero igual podían haber sido venezolanos, bolivianos, ecuatorianos, argentinos, brasileños, nicaragüenses, salvadoreños, mexicanos, caribeños.

A Lagarder Danciu, Hijo predilecto de Al-Andalus

"Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí". Bertold Brecht

La dictadura mediática en la era de la post-verdad Fidel Castro y la represión contra los intelectuales

La muerte de Fidel Castro ha dado lugar -en algunos grandes medios occidentales- a la difusión de cantidad de infamias contra el Comandante cubano. Eso me ha dolido. Sabido es que lo conocí bien. Y he decidido por tanto aportar mi testimonio personal. Un intelectual coherente debe denunciar las injusticias. Empezando por las de su propio país.

Fidel, entre amigos

Leer este mensaje en Radio Habana no me fue fácil, porque este panaroma todavía lo viven en muchos rincones del mundo, en Cuba ha desaparecido pero tenemos la esperanza de como decía Fidel, fiel seguidor de de las ideas martianas, un mundo mejor es posible.

Amiga y hermana, en estos momentos de tristeza, es tan poco todo lo que se pueda decir, queda claro sólo el amor a Fidel, a la Revolución cubana y gratitud con Dios y la vida por haber vivido en su misma época y haber conocido su grandeza.

Páginas

Suscribirse a Opinión