Opinión

EU.- Obama se despide como para que no lo olviden

Al inmerecido Premio Nobel de la Paz le quedan pocos días y al parecer quiere aprovechar el tiempo para no pasar inadvertido en la historia, como si ya no existieran suficientes motivos  para recordarlo.

El tuvo la poca visión política de plantear que Venezuela era “un peligro para la Seguridad Nacional de Estados Unidos” y para no dejar cabos sueltos, renovó hace pocos días la referida proclama.

Orígenes de la Unión Europea (y II)

A partir del Tratado de Roma, caminamos hacia el IV Reich. Al principio apenas se nota: se consolida la alianza entre los eternos enemigos, Alemania y Francia, con otros países ribereños del Rhin –Holanda, Bélgica y Luxemburgo- y se consigue la salida al Mediterráneo de Alemania vía Italia. Se genera así un gran núcleo capitalista en Europa, una alianza económica que sirve de cara limpia a una OTAN que se enfrenta fríamente al Pacto de Varsovia de la URSS y sus satélites. Que también son Europa, a pesar de que se oculta cuidadosamente.

Orígenes de la Unión Europea (1)

Nos preguntamos cómo hemos llegado a donde no queríamos ir. El origen de Europa está vinculado a las guerras. Concretamente, a las luchas por el control hegemónico del valle del Rhin entre Alemania y Francia. Estas luchas están en el propio origen de Alemania, que termina de unificarse tras la derrota de Francia en la guerra que acaba con la incorporación de Alsacia y Lorena al estado que Bismarck ha hecho surgir a partir del reino de Prusia. El Canciller de Hierro incorpora la cuenca minera al completo y la principal vía de comunicación hacia el interior de Europa al nuevo II Reich.

Sobre el Día de San Antón

El 17 de enero de todos los años en los que se determinó el Santoral se celebra el día de San Antonio Abad, San Antón para los amigos. Se le representa en la iconografía eclesiástica con una vara y con un cerdo. Se le reconoce la sensibilidad de amar tanto a los animales que habiendo curado a una jabalina de los ojos, ésta en agradecimiento, no se separó más de él y lo defendió de cualquier alimaña. Ya le costaría al fundador de la vida monacal no jalarse al suido, pues pasaría más hambre que el perro un ciego (de la época).

Páginas

Suscribirse a Opinión