socialismo

El fracaso de la Segunda Internacional después de la Gran Guerra

La crisis que produjo la Primera Guerra Mundial en la Segunda Internacional fue de tal calibre que parecía muy difícil que se pudiera reconstituir al terminar el conflicto. El fracaso ante el militarismo y el nacionalismo había hecho mucho daño a los socialistas. Pero, además la Europa de la posguerra era ya muy distinta a la de la época previa al conflicto, especialmente porque se había producido la Revolución Rusa provocando la creación de una alternativa posible al mundo capitalista occidental.

El surgimiento del movimiento obrero canadiense

El movimiento obrero canadiense hunde sus raíces en los primeros decenios del siglo XIX. En este sentido, Quebec es el territorio pionero, ya que se sabe que en la segunda mitad de la década de los años veinte funcionaba una asociación de tipógrafos. En la década de los cuarenta comenzaron a proliferar sindicatos de oficios, en una clara influencia de las Trade Unions británicas. Pero esta influencia perderá fuerza a partir de 1860 frente a la que procede del movimiento obrero de su vecino del sur, los Estados Unidos.

Socialismo y anarquismo en América Latina

El anarquismo comenzó a ser conocido en la América Latina muy temprano, a partir de la I Internacional, en los años setenta del siglo XIX. Coincidió con los primeros impulsos industrializadores y con el comienzo de la llegada de inmigrantes europeos, especialmente al Cono Sur (Argentina y Uruguay, principalmente) y México. El anarquismo latinoamericano tuvo una clara vinculación con el anarquismo de los países mediterráneos -Italia y España- donde, como es sabido, fue una corriente con mucha fuerza y de donde eran la mayoría de los inmigrantes que llegaron.

Los inicios del socialismo japonés

El inicio del movimiento obrero y el socialismo en Japón debe relacionarse con la apertura del país en la época Meiji, a partir del final de los años sesenta del siglo XIX y los consiguientes cambios económicos y sociales. Las primeras organizaciones que comenzaron a introducir el socialismo en el país fueron el movimiento Jiyū Minken Undō y la Sociedad Meirokusha. La primera fue fundada en 1873 y tenía unas preocupaciones más políticas que económicas, ya que pretendía que en el país se implantase una verdadera democracia representativa.

El inicio del socialismo italiano

El movimiento obrero italiano se caracterizó por la multitud de ligas, asociaciones y sindicatos de tendencia anarquista. La creación de un partido socialista tardó en producirse en relación con otros países europeos. En Génova, en el año 1892, se fundó el Partido de los Trabajadores Italianos, promovido por Filippo Turati, Claudio Treves y Leonida Bissolati. Al año siguiente, tomará su nombre definitivo, Partido Socialista Italiano (PSI). El socialismo italiano comenzó teniendo fuerza en el norte industrializado.

Eulogio Ginés Jara García en el socialismo de La Carolina

Eulogio Ginés Jara García nació en La Carolina, provincia de Jaén, en el año 1902. En el año 1919 se afilió a la Agrupación Socialista de su localidad natal en 1919. En la Agrupación fue secretario. Además presidió el Sindicato Minero de la UGT y las Juventudes Socialistas. Debemos recordar que la Carolina era un centro minero fundamental y eso generó un activo movimiento obrero. También fue elegido secretario de la Federación Local de Sociedades Obreras.

En las elecciones municipales de 1931 y que cambiaron la historia de España fue elegido concejal de su Ayuntamiento.

El primer socialismo en los Países Bajos

En la Primera Internacional la participación de los Países Bajos no fue muy destacada y, en cierta medida, parecía que sus delegados estaban al amparo de los belgas, mucho más activos. La figura clave que dio un impulso al socialismo en este país fue el pastor luterano de La Haya, Ferdinand Domela Nieuwenhuis (1846-1919), un personaje extremadamente peculiar por su fuerte personalidad.

Páginas

Suscribirse a socialismo