Vivienda Digna

La FECAV desahucia de un piso del Ayuntamiento a una familia de Santander

La Fecav ha demando a una familia con dos hijos y en riesgo de exclusión, que hace un tiempo fue alojada en este piso cedido por el Ayuntamiento, solicitando el desahucio sin alternativa de la misma, 5000€ de cuantía y da diez días para responder a la misma o aceptar la orden de lanzamiento. El matrimonio accedió a la vivienda, mediante un acuerdo con la FECAV, ante la posibilidad cierta de quedar en desamparo, pero pasado el tiempo por el que les fue cedido el piso (tras una ampliación del periodo) la situación de la familia es igual o peor.

Goldman Sachs celebra los tres años de la compra de las viviendas del IVIMA con el desahucio de dos familias en Parla

Hoy, 25 de octubre, se cumplen tres años de uno de los acontecimientos más deplorables de la reciente historia de nuestra comunidad autónoma: la operación de venta de viviendas sociales del IVIMA (hoy Agencia de la Vivienda Social) al fondo buitre Azora-Golman Sachs. Tal y como indica AVVI, la asociación de damnificados, “de justicia es recordar esta fatídica fecha porque nuestra región perdió entonces 2.935 viviendas sociales y, con ellas, 2.935 hogares para 2.935 familias vecinas de la Comunidad de Madrid”.

Stop Desahucios Granada exige a BBVA la inmediata paralización de un desahucio

 Esta mujer -MKZ- en situación de exclusión social (lleva más de un año atendida por los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Granada), con dos hijos a su cargo de 4 y 7 años de edad, y en trámites de separación, se puede ver en la calle si BBVA y el juzgado no dan marcha atrás en el proceso de desalojo.

La Diócesis de Getafe quiere desahuciar a dos mujeres y tres menores

Laura y Aroa contactaron con la propiedad del inmueble hace unos meses, que resultó ser la Diócesis de Getafe, en un principio les prometieron cederles una vivienda y negociar un alquiler social, pero cuando se percataron de que las dos mujeres eran pareja se cortó la negociación y recibieron la citación judicial, y una negativa a negociar su situación. 
 

Páginas