03/08/2020

AIReF evidencia los obstáculos impuestos al transporte sostenible

El 94% de la inversión ferroviaria se destinó a los trenes insostenibles utilizados por el 10%.

AIReF evidencia los obstáculos impuestos al transporte sostenible

La Coordinadora Estatal por el Tren Público, Social y Sostenible saluda el Estudio de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal de España, AIReF, publicado hace unos días, a finales de julio de 2020, donde muchos aspectos básicos puestos de relieve coinciden con lo expuesto y reclamado por las plataformas ciudadanas en defensa del ferrocarril. El trabajo de esta agencia estatal independiente del Gobierno creada en 2013 a iniciativa de la UE muestra la insostenibilidad del sistema multimodal de transporte existente en España.

Como se lee en el texto de AIReF, los trenes de cercanías son el servicio ferroviario más utilizado en España, con 583,5 millones de viajes en 2018, el 90% de todos los viajes efectuados en los trenes de Renfe durante dicho año. Y cada día, se efectúan 1,5 millones de viajes en los ferrocarriles metropolitanos gestionados por Renfe. En ambos casos, no se suman los viajes en trenes de cercanías de las empresas ferroviarias autonómicas del País Vasco, Cataluña y Comunidad Valenciana, ni los viajes en metros y tranvías dependientes de administraciones públicas autonómicas y municipales, ni los viajes en los trenes regionales de Renfe, que en muchos casos ofrecen el servicio de trenes de proximidad al igual que los de cercanías.

Pues en esa situación del ferrocarril español actual, las inversiones estatales en los servicios de cercanías en el período de 1990-2018 han sido enormemente bajas. Ya que la inversión total en infraestructuras, de las redes de cercanías, ha ascendido a 3.680 millones de euros, 131 millones año, una cifra que contrasta con los 55.888 millones de euros invertidos en las llamadas líneas de alta velocidad, las del “Todo AVE”, con 1.550 millones de media anual en el mismo período. Es decir se invirtió en el “Todo AVE” el 93,8 por ciento del total de los 59.568 millones y sólo se invirtió en las redes de cercanías el 6,2 por ciento. Es decir se dedicó el 94 por ciento de la inversión a los trenes utilizados por el 10 por ciento de las personas y sólo se aplicó un 6 por ciento del dinero público a los trenes que utiliza más del 90 por ciento de la población.

Así es que el transporte sostenible no ha podido desarrollarse pues la parte del león de la inversión se ha estado dedicando al transporte insostenible. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal explica que España ha construido una infraestructura AVE más extensa que otros países de su entorno, pero sin tener en cuenta criterios de movilidad sostenible. Señala, así mismo, que los beneficios sociales no compensan los costes fijos de la construcción y no ofrecen seguridad en escenarios sujetos a incertidumbre y en los que el coste de oportunidad de los fondos públicos es elevado, donde además ha contribuido a un aumento de las disparidades territoriales.

AIReF concluye que la inversión en los servicios de cercanías ha sido insuficiente, para un servicio ferroviario que acumula el 90% de los viajes en el ferrocarril español, y propone, además, que dichos servicios se integren, tanto en la gestión como en la planificación en los consorcios o autoridades metropolitanas de transporte, redefiniendo la financiación del transporte público en los referidos ámbitos territoriales, junto a crear un mecanismo con criterios de asignación equitativos para el conjunto de las aglomeraciones urbanas españolas.

Las plataformas por el tren rechazan la lenta vuelta de las obligaciones de servicio público de numerosos trenes, tras la fase más dura de la pandemia del Covid-19, pues la retirada de servicios de cercanías y de servicios regionales hace perder la fiabilidad del tren, obligando a utilizar otros modos de transporte, y reduciendo el número de viajes efectuados en tren.

Junto a los aspectos reseñados, la Coordinadora Estatal por el Tren Público, Social y Sostenible propone la inmediata creación de la autoridad pública que evalúe los proyectos de inversión de las administraciones públicas, en estos momentos en los que el Congreso del Parlamento Español va a abordar la Ley de Movilidad Sostenible y Financiación del Transporte Público Colectivo.

A tiempo, la Coordinadora Estatal por el Tren propone al Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana la redacción del Plan Español de Prioridades para el Transporte Sostenible que supere los riesgos detectados por la AIReF, debidos a la minimización o inexistencia de la imprescindible conservación, mantenimiento y renovación del material fijo y móvil en numerosas líneas ferroviarias de tráfico mixto, que es el apto a la vez para personas y mercancías, que a nuestros ojos hace inminente, en diversos tramos, una obsolescencia carísima de revertir y que incrementará aún más las ineficiencias detectadas, por ejemplo, al no poder unir entre sí, mediante la debida intermodalidad, las infraestructuras de interés logístico de las plataformas intermodales ferroviarias para el transporte de mercancías, en las proximidades de las ciudades, en los nodos de transporte, en los puertos secos y en los puertos marítimos.