La Tienda Republicana

Encausados cuatro antifascistas por manifestarse contra la creación de la federación de extrema derecha Respeto

Comunicado Comité Confederal de la CGT

Hace pocos días supimos que cuatro personas, que son y han sido vecinas de Vendrell y de la comarca, han sido denunciadas por August Armengol, dirigente de PxC y concejal del Ayuntamiento del Vendrell. Parece ser que la causa sería su supuesta participación en unas convocatorias hechas el pasado mes de abril de 2016 por parte de Unidad contra el Fascismo y el Racismo en el Baix Penedès para mostrar rechazo hacia la celebración del congreso fundacional de Respeto.

Para poner en antecedentes, el pasado 23 de abril se llevó a cabo a Vendrell la presentación de la federación Respeto, que agrupaba las formaciones de extrema derecha Plataforma por Cataluña (PxC), España 2000 y Partido por la Libertad (PxL). En este acto fundacional también participó una dirigente del movimiento xenófobo alemán Pegida, un hecho que muestra el estrecho vínculo entre la federación Respeto y la extrema derecha europea.

Ante la noticia que un acontecimiento de estas características se llevaría a cabo en el Baix Penedès (la ubicación exacta se mantuvo en secreto hasta el último momento), desde Unidad Contra el Fascismo y el Racismo se organizaron varias acciones destinadas a manifestar el rechazo hacia la celebración en la comarca de un congreso de marcado carácter xenófobo y fascista. Resultaba y resulta inquietante que un discurso que crea tal brecha y segregación social entre vecinas por motivo de raza o de religión, pueda encontrar apoyo entre la gente.

La criminalización de las personas migradas, de religiones diferentes, y de las personas y organizaciones que configuran el movimiento antifascista y antirracista del Baix Penedès ha acontecido una estrategia ya habitual de PxC, recorriendo tanto al insulto como, a menudo, a los juzgados para atacar argumentaciones y planteamientos que políticamente no pueden rebatir. Han sido ya diversas las personas denunciadas anteriormente debido a su compromiso con la lucha contra el fascismo y el racismo que representa PxC, hecho que nos muestra, por otro lado, la pobre y escasa tolerancia de esta formación hacia la libertad de expresión. La indiferencia de gran parte de los grupos políticos del consistorio hacia el discurso de PxC es también un factor que facilita la rotura de la cohesión social promovida por la formación de ultraderecha. Todo y la apuesta que hace PxC por la rotura de la cohesión social, esto pasa y pasaba ante la indiferencia de gran parte de los grupos políticos del consistorio.

Sólo nos resta decir que esta estrategia de denuncia y persecución se ha revelado estéril, y no es más que una muestra de la debilidad de PxC, que no ha dejado de perder apoyo social y electoral a lo largo de los últimos años, teniendo que recurrir a la creación de una federación con otras grupúsculos de extrema derecha para paliar esta caída en picado.

Todas somos vecinas sea cual sea nuestra religión o el color de la piel. Por eso la construcción de una sociedad justa, pacífica y diversa es un reto y un compromiso que nos tiene que llamar a todos y a todas, dejando atrás (muy atrás, y por siempre jamás) el odio y el oscurantismo del fascismo. Sería un descuido y una injusticia dar la espalda a las personas que sufren el racismo y al hecho de que los pueblos y barrios puedan acontecer principios de aislamiento y no de intercambio.

Seguiremos dando respuesta al racismo y al fascismo, tejiendo unos pueblos y barrios para todas y desde todas, sin odios y sin desigualdades. No dejaremos a las compañeras y compañeros solos. Seguiremos informando de los actos y convocatorias referentes a estas denuncias.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.