La Tienda Republicana

La estadística oficial contradice la propaganda del Gobierno de Alberto Núñez Feijóo en materia de vivienda social

26/08/2019

El diputado Antón Sánchez denuncia que al menos hay en Galicia 10.000 demandantes de vivienda social a los que la Xunta de Galicia no les está dando ninguna solución.

Las cifras oficiales han dejado en evidencia las actuaciones del Ejecutivo de la Xunta en la gestión de alquileres sociales / xunta.gal

Sánchez, portavoz nacional de Anova y viceportavoz del Grupo Parlamentario de En Marea en la Cámara gallega, ha denunciado hoy en Cambre (A Coruña), que la alternativa pasa por apostar por un parque público de viviendas de alquiler social que sirva "para darle soluciones a las personas y como mecanismo regulardor de los precios del mercado".

Ante el edificio de A Patiña edificado en parte con dinero público y en el que unas cincuenta familias podrían estar en riesgo de desahucio tras su venta al fondo buitre norteamericano Cerverus, ha explicado que los datos oficiales publicados por el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) de las ayudas concedidas durante el año 2018 "son demoledores" para el Partido Popular al indicar que en ese ejercicio sólo se concedieron dos ayudas desde el Programa de Viviendas Vacías de la Xunta por un montante de 6.986 euros, lo que supone un 5,37% sobre el total presupuestado.

Para Sánchez, que anunció que pedirá explicaciones en el Parlamento de Galicia, estos datos suponen "el fracaso absoluto" de las políticas de vivienda del Ejecutivo de Núñez Feijóo, que con sus actuaciones está "fortaleciendo a los especuladores y desprotegiendo a la ciudadanía".

El diputado ha recordado que 3 años después de la creación del Programa de Viviendas Vacías solamente se han incorporado unos 20 inmuebles y no han llegado a adjudicarse ni la mitad mientras en Galicia existe un registro de casi 10.000 personas solicitantes de vivienda de alquiler social.

Esto supone, según el parlamentario "un fracaso absoluto tan grande que exige la asunción de responsabilidades políticas y un giro total en las políticas de vivienda en Galicia"  con el objetivo "de frenar la auténtica sangría que se está produciendo y que puede agravarse".

"Se está dando una subida espectacular del precio del alquiler en Galicia, especialmente en las zonas urbanas, mientas que no ocurre lo mismo con los ingresos o la estabilidad laboral de la gente, lo que se traduce en nuevos desahucios o la imposibilidad estructural de emancipación de nuestra juventud" -ha denunciado-. 

Para Antón Sánchez, se deben de tomar medidas efectivas "para que las viviendas en manos de los grandes especuladores no queden vacías y cumplan con su función social, poniéndose a disposición de quien más las precisa" frente a las operaciones de propaganda de la Xunta "que tan sólo buscan llenar titulares al tiempo que no solucionan ese problema".