La Tienda Republicana

El parque eólico Mouriños, un peligro real para vecinos y senderistas

10/10/2019

Naturgy advierte del peligro de caída de bloques de hielo en el entorno de los aerogeneradores, el primero de los cuales está situado en las inmediaciones del acceso al Pico de A Fernandiña, en Cabana de Bergantiños, que con casi 400 metros es la cumbre de la Serra do Gontón. 

Señal de advertencia en uno de los aerogeneradores del parque eólico Mouriños / Remitida

La asociación Salvemos Cabana ha alertado que esta situación "representa una amenaza real" para vecinos y senderistas, limitando los usos del suelo en este macizo costero y convirtiendo el tránsito por la zona en tiempo frío "en un auténtico deporte de riesgo".

Desde el colectivo se ha indicado además que los desprendimientos de hielo no son la única problemática, pues la avería potencial de las palas de los rotores puede provocar "que estas o algunas de sus piezas se desprendan", lo que supone un riesgo añadido para la seguridad pública porque "no se ha contemplado sobre el terreno una distancia mínima de seguridad". A esto hay que sumar que los aerogeneradores se encuentran en los puntos elevados de la sierra "y constituyen focos de atracción de descarga de la electricidad estática atmosférica en tiempo tormentoso" -han alertado desde Salvemos Cabana-.

Para la entidad "resulta un contrasentido" que la compañía haya señalizado el acceso a la cumbre del macizo en el área de influencia del primer aerogenerador, de 151 metros de altura máxima total mientras al mismo tiempo "avisa de la caída potencial de bloques de hielo desde las alturas". 

La asociación ha explicado que el hielo en los aerogeneradores se puede formar de diferentes maneras dependiendo de las condiciones meteorológicas y de la velocidad de giro de las turbinas, pero que sin embargo, "el aire húmedo proveniente del mar actúa como un factor determinante en tiempo frío". Además, recuerda que un estudio suizo realizado en 2004 encontró que los fragmentos de hielo en turbinas eólicas convencionales pueden llegar a tener un radio de acción cercano al centenar de metros, por lo que "el riesgo de accidente es algo real".

Salvemos Cabana considera que debido al impacto negativo del parque eólico, y más allá de la afectación del paisaje, Cabana de Bergantiños pierde de este modo "un valioso recurso para el turismo verde y una de las rutas de senderismo de referencia de la Costa da Morte" en un paraje "ahora convertido de facto en suelo industrial y central eléctrica".