La Tienda Republicana

Chile. El 83% de la población está por una jornada laboral igual o menor a 40 horas semanales

  • En el marco del Consejo Directivo Nacional Ampliado de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, un profesional de la Fundación Instituto de Estudios Laborales, FIEL, expuso ante la máxima instancia resolutiva de la multisindical, los resultados de mayor impacto de la primera medición del Barómetro del Trabajo junio 2019, respecto de la percepción, confianzas y demandas de las y los trabajadores.
  • Uno de los resultados de esta primera medición muestra que un 64% ocuparía un día extra libre a la semana para descansar o dormir.
  • Además, un 80% se encuentra insatisfecho con el funcionamiento de la economía.

La Fundación Instituto de Estudios Laborales, FIEL, y el Centro de Estudios MORI, presentaron la primera medición del Barómetro del Trabajo junio 2019, respecto de la percepción, confianzas y demandas de las y los trabajadores.

El estudio, que fue realizado en colaboración con la Fundación Friedrich Ebert, abarcó la población adulta (mayores de 18 años) de la Región Metropolitana y se aplicó, a través de entrevistas cara a cara durante la semana del 4 y 19 de junio de 2019. Su segunda medición tendrá alcance nacional.

Uno de los ítemes de la encuesta tiene relación con “Jornadas Laborales y Vacaciones”. En este, un 63% señala que prefería trabajar 40 horas semanales, un 20% dice que deberían ser 36 horas y un 14% indica las 45 horas actuales. Esto es, un 83% de los consultados se inclina por una jornada laboral igual o menor a las 40 horas semanales.

Al consultar si una jornada laboral de 40 horas sería un avance, el 72% responde positivamente y el 23% piensa que no hace una gran diferencia.

En cuanto a la flexibilización de las jornadas laborales un 66% dice que prefiere trabajar 8 horas diarias, mientras que sólo un 28% se inclina por las 12 horas.

Respecto de cómo negociar los tipos de jornada laboral con el empleador, el 60% dice que debe ser en conjunto con otros trabajadores y sólo un 26% señala que debe ser de manera individual.

“El ámbito de los asalariados está extenuando a los trabajadores y trabajadoras. No es menor que las enfermedades laborales de origen mental estén aumentando fuertemente. Las actuales jornadas de trabajo agotan al mundo del trabajo y esa es una realidad que muestra esta encuesta. Lo mismo se concluye si se considera que los trabajadores prefieren acortar las jornadas laborales más que flexibilizarlas, pues existe desconfianza con el empleador para poder negociar las horas de trabajo de forma individual”, señaló Pablo Zenteno, abogado y coordinador del Programa de Diálogo Social de la Fundación FIEL.

Y agregó que “este Barómetro, que será presentado semestralmente, tiene como objetivo monitorear la opinión de los trabajadores y trabajadoras en relación con diferentes temáticas que les incumbe directamente, como lo es hoy la discusión en el Parlamento sobre la reducción de la jornada de trabajo. Por lo mismo, esperamos que este documento sea considerado al momento de discutir lo que es bueno o malo para los trabajadores del país”.

En la sección sobre “Percepciones y demandas”, los encuestados señalan que, si tuvieran un día libre extra a la semana preferentemente dormirían o descansarían (64%), seguido por dedicaría tiempo a la familia (55%) y a hacer trámites y pagar cuentas (19%).

Al mismo tiempo, se preguntó sobre el tiempo que dedicaba a trasladarse al trabajo, donde el 52% se tarda dos horas diarias y más (ida y vuelta), mientras que el 48% lo hace en menos de dos horas.

A la pregunta si ¿la existencia de sindicatos en las empresas mejora o empeoran las relaciones con el empleador? Un 43% dice que la mejora. Este número es altamente significativo, toda vez que, descontando a los bomberos, el conjunto de las instituciones del país sufren un enorme desprestigio debido a los acontecimientos que las han dañado en los últimos años. Asimismo, la cifra del 43% se erige en medio de un discurso mediático que permanentemente busca desprestigiar a cualquier tipo de organización de las y los trabajadores.

Los números del estudio fueron presentados en el último Consejo Directivo Nacional Ampliado de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, efectuado el viernes 9 de agosto, en la sede matriz de Santiago, ante una asamblea colmada de los representantes de todo Chile.

Allí estuvo presente, con una delegación de más de cinco dirigentes, la Federación de la CCU. El Presidente de la organización, Rodrigo Oyarzún, señaló que, “tras las cifras y la popularidad que ha cobrado la modificación de la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales, manteniendo los salarios y sin aplicar el proyecto de la denominada ‘flexibilidad o adaptabilidad’ laboral del gobierno, se encuentran los efectos desastrosos del liberalismo ortodoxo. Las mayorías nacionales, y el pueblo trabajador en particular, ya no toleramos las condiciones inhumanas que viene imponiendo el gran empresariado en Chile desde hace décadas. La explotación incesante de las y los trabajadores, la ausencia de derechos sociales y la vieja práctica patronal de descargar sus crisis sobre nuestras espaldas, tienen un límite”, y añadió, “¿Quién podría poner en duda la justeza de las luchas medioambientales, antipatriarcales, contra el racismo y brotes fascistas; contra los tratados económicos que exterminan la soberanía que nos queda; por una salud y educación gratuitas y de excelencia; por el derecho a la vivienda, una vejez digna y una alimentación saludable; contra la militarización de los territorios ancestrales del pueblo nación mapuche; y por el fin de los montajes y criminalización de la juventud empobrecida y los estudiantes secundarios? Nadie. Pero es urgente que ese conjunto de luchas logremos agruparlas en una sola fuerza social y que vaya hacia la misma dirección: desmontar el actual modelo de opresión y sustituirlo por otro, ya no basado en la ganancia privada, sino que en el bien común y en una genuina democracia participativa”.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.