23/11/2019

El presidente colombiano Iván Duque ordena el aumento de la represión ante las protestas

El mandatario colombiano ha ordenado aumentar el despliegue de fuerzas policiales y del ejército, mientras las protestas y las movilizaciones se extienden por todo el país.

El presidente colombiano Iván Duque ordena el aumento de la represión ante las protestas

“He ordenado el despliegue de patrullas mixtas de la Policía y el Ejército en los lugares más críticos y he solicitado al fiscal general, Fabio Espitia, la inmediata movilización del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) cuando se precise”, declaró el viernes el mandatario colombiano.

En esta misma línea, Duque aseguró que ha dado instrucciones a los Ministerios de Justicia y Defensa, así como a la Fiscalía del país, para que “desplieguen todas las acciones necesarias para judicializar y no dejar en la impunidad a los delincuentes que afectaron y están afectando la tranquilidad de la ciudadanía”.

El presidente pidió además a los alcaldes colombianos que tomen las “medidas pertinentes” para mantener el orden en sus respectivas localidades, entre ellas, la restricción de movilidad, la ley seca y el toque de queda.

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, decretó ayer viernes toque de queda en toda la capital. No obstante, cientos de personas volvieron a salir a las calles en distintos puntos de Bogotá, incluso ante la residencia privada de Duque, en un desafío al toque de queda.

Duque tomó esas medidas tras dos jornadas de paro nacional realizadas desde el jueves en el país por miles de colombianos que rechazan las severas políticas socioeconómicas de su Gobierno.

El deterioro de las pensiones y los salarios, la perenne situación de violencia que vive el país —más de 160 dirigentes sociales y sindicales han sido asesinados en lo que va de año—, así como el intento del Gobierno de modificar el Acuerdo de Paz suscrito con la extinta guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 2016, se encuentran entre los principales puntos de las protestas.

Las protestas fueron recibidas con represión policial y gases lacrimógenos en diferentes ciudades como Bogotá, Cali y Medellín, y han dejado hasta el momento tres muertos y decenas de heridos y detenidos.