La Tienda Republicana

El Tribunal Supremo no paraliza cautelarmente la exhumación del dictador genocida Franco, tal y como pretendían sus descendientes

El único impedimento estaría en que la Iglesia católica se opusiese al estar enterrado el dictador en un lugar de culto, y ya que según el Concordato firmado por Iglesia-Estado, los religiosos son los únicos competentes para autorizar la entrada en un lugar sagrado, pero el Vaticano anunció que no se opondrá. 

El Tribunal Supremo ha rechazado paralizar cautelarmente los trámites acordados por el Consejo de Ministros para exhumar al dictador, descartando así el recurso presentado por su familia. Desde la Sala tercera han tomado esta decisión alegando que "el acuerdo recurrido no justifica por sí mismo la exhumación de los restos de don Francisco Franco Bahamonde ni produce una situación irreversible que haga perder su finalidad al recurso".

De esta forma, el Supremo ratifica por ahora el acuerdo del pasado 8 de noviembre en el que el Gobierno dio vía libre a la continuación de los trámites para sacar los restos mortales del Valle de los Caídos, donde se encuentran desde hace 40 años.

Los magistrados estiman que la exhumación "solamente podrá producirse en virtud del acuerdo que en su momento pueda adoptar motivadamente el Consejo de Ministros y ese acuerdo, susceptible desde luego de ser objeto de recurso ante esta Sala, no podrá ser ejecutado sin que previamente los recurrentes hayan podido refrendarlo y recabar la tutela judicial efectiva, incluida la cautelar, y esta Sala se haya pronunciado al respecto", añaden en el comunicado.

Por lo tanto, el Supremo mantiene la puerta abierta a que la familia vuelva a recurrir. Tras esta decisión, el Gobierno ha anunciado que prevé exhumar los restos de Franco a finales del próximo mes de enero, según han indicado a Efe fuentes de Moncloa.

Los familiares del dictador decidieron acudir a la vía judicial para evitar que el cuerpo embalsamado de Franco salga del Valle de Cuelgamuros. Si finalmente sale, la pretensión de los nietos es que acabe enterrado en la cripta de la catedral de Madrid, La Almudena, lo que ha suscitado un intenso debate entre la Iglesia y el Gobierno, que quieren impedir que el lugar, en el centro de la capital, se convierta en un sitio de peregrinación franquista.

El acuerdo que quiere impugnar la familia ordena a la ministra de Justicia que remita al Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial (Madrid), donde se encuentra el Valle de los Caídos, el proyecto necesario para llevar a cabo la exhumación.

* Con información de Agencias.