La Tienda Republicana

Vietnam: el invencible Vo Nguyên Giáp

Este mes Vietnam celebra el 108 aniversario del nacimiento del general Vo Nguyên Giáp, revolucionario y militar esencial en la historia del siglo XX en el país asiático.

Giáp junto a Ho Chi Minh en 1950 durante la guerra de Indochina / Archivo

En este mes de agosto, exactamente el día 25, celebran los vietnamitas el 108 aniversario del nacimiento del General Võ Nguyên Giáp, invencible luchador por la liberación de su pueblo de las garras de las potencias occidentales, el que  bajo su conducción militar, les propinaron derrotas que hoy son motivo de investigación y de estudio en todas las academias militares del mundo, no solamente lo que fue la sangrienta batalla de Dien Bien Phu en la cual batió en 55 días al poderoso ejército francés, sino la valerosa resistencia de un pueblo de campesinos que por casi diez años fue bombardeado noche y día por el imperialismo yanqui* y que finalmente ese pueblo de un pequeño país de la lejana Asia, con una superficie de apenas 300 mil kilómetros cuadrados, logró que las tropas de la primera potencia del mundo huyeran despavoridas con la toma de Saigón un 30 de abril de 1975…

El General Giáp falleció a los ciento dos años de edad hace apenas 5 años, en octubre de 2013 y hoy lo traemos a la memoria de la mano de la periodista italiana Oriana Fallaci, a quien Giáp le concedió una entrevista en febrero de 1969, en plena agresión bárbara del imperio de los Estados Unidos a su país y esto le respondió a su pregunta de si él veía muy próximo el Dien Bien Phu de los norteamericanos:

Bueno…, no siempre es verdad que la historia se repite. Pero esta vez se repetirá. Y tal  como hemos derrotado militarmente a los franceses, derrotaremos  militarmente a los norteamericanos. Sí, madame, su Dien Bien Phu  está por llegar. Y llegará. Los norteamericanos perderán definitivamente  la guerra en el momento en que su (s) efectivos alcancen su máximo, y la gran máquina que ha puesto  en marcha no conseguirá ya moverse. Los derrotaremos en el momento en que tengan más hombres, más armas, más esperanzas de vencer. Porque toda su riqueza, su fuerza, se convertirá  en su piedra al cuello. Es inevitable.

La Fallaci le ripostó que ella estaba convencida que los norteamericanos habían logrado algunas pequeñas victorias, a lo que el General Giap, de forma contundente, le afirmó que no estaba en lo cierto, que estaba equivocada, a lo que ella le repregunta, qué sucederá, -entonces- “…si la guerra prosigue y se prolongara, qué sentido tiene, agregó, seguir hablando de paz, cuando queda muy en claro que nadie la quiere” (?), Giap le asegura, “…si los Estados Unidos no abandonan sus posiciones. Mucho se prolongará el conflicto. Tanto más  cuanto que no abandonaremos las nuestras; nosotros no tenemos prisa, tenemos mucha paciencia. Porque mientras las delegaciones discuten (en París), nosotros continuaremos la guerra. Amamos la paz pero no la paz con cualquiera condición, no la paz del compromiso. La paz, para nosotros, solo puede significar victoria total, la marcha de los norteamericanos. Cualquier compromiso sería una amenaza de esclavitud. Y nosotros preferimos la muerte a la esclavitud.”

Entonces General, le espeta, la periodista italiana, dígame, ¿Cuánto más durará la guerra?

Giap, sin vacilación alguna, le responde:

Por el tiempo que se necesario: diez, quince, veinte, cincuenta años. Hasta que hayamos conseguido la victoria total, como ha dicho nuestro presidente Ho Chi Minh. ¡Sí! ¡Incluso veinte, incluso cincuenta años! Nosotros no tenemos prisa, no tenemos miedo…”

(*) El tonelaje de bombas lanzado en toda Indochina (Vietnam Laos y Camboya) fue tres veces más de la cantidad que lanzaron los Estados Unidos y el Reino Unido en Europa durante la Segunda Guerra Mundial.

En Indochina los gringos y sus aliados (Australia y Nueva Zelandia) lanzaron 10.100.000 toneladas de bombas, incluidas -entre otras- el napalm (sustancia a base de gasolina en estado de gel, altamente inflamable y el agente naranja (es una mezcla al 50-50 de dos herbicidas y defoliantes comunes, 2,4-D y 2,4,5-T que aún a 50 años, sigue pudriendo el suelo de la región), mientras que en la Segunda Guerra Mundial, lanzaron 3 millones 400 mil toneladas.

 

En colaboración con Ensartaos

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.