La Tienda Republicana

A 32 años del asesinato de Thomas Sankara: Sólo la lucha libera

A sus 33 años, Sankara se convirtió en presidente de Alto Volta, nombre que cambió en el primer aniversario de su mandato para renombrar a la nación africana como Burkina Faso.

Considerado el "Che africano", rechazó de manera abrupta y definitiva toda suerte de imposiciones externas y buscó métodos propios para el bienestar de su pueblo. | Foto: @HipstersGoHome

Thomas Isidore Noel Sankara fue presidente de Burkina Faso de 1983 a 1987, año en que fue asesinado en un sangriento golpe de Estado debido a su revolucionario programa, que pretendía cambiar el destino de opresión bajo el que vivía su país.

 “Mi país posee concentradas todas las desgracias de los pueblos. Es una síntesis dolorosa de todos los sufrimientos de la Humanidad, pero también, y sobre todo, concentra las esperanzas de nuestras luchas”, expresó el líder africano ante las Naciones Unidas (ONU) en 1984.

En sus cuatro años de mandato, Sankara luchó por iniciativas contra la corrupción dentro del Gobierno y por crear políticas en pos de mejorar la vida y educación de su pueblo.

Previamente, llegó a ser el Secretario de Estado para la información en el Gobierno militar en 1981, cargo al que renunció a los siete meses debido a la prohibición por parte del Gobierno del derecho a huelga y el desmantelamiento de los sindicatos.

Igualmente, Sankara llegó a ser primer ministro en 1983 bajo el mandato de Jean-Baptiste Ouédraogo, puesto al que dimitió y le provocó un arresto domiciliario, junto a otras figuras militares claves del país, lo que ocasionó un levantamiento popular.

Al ser una figura pública y con fuerte apoyo popular , Thomas Sankara se convirtió (con 33 años) en presidente de Alto Volta, nombre que cambió en el primer aniversario de su mandato para renombrar a la nación africana como Burkina Faso, que significa en las dos lenguas mayores del país, Mossi y Djula, “La tierra de la gente íntegra”.

Asimismo, dio paso a una nueva bandera y a un nuevo himno nacional, “Une Seule Nuit”.

Desde la presidencia de su país, Sankara lideró fuertemente la lucha contra el apartheid, convencido de que era una forma de nazismo moderno.

De igual forma, batalló de forma constante por la equidad de las mujeres y hombres e incluyó a un gran número de ellas dentro de su Gabinete, una política sin precedentes en África Occidental.

Asimismo, su Gobierno suprimió la ablación de los genitales femeninos, condenó la poligamia y fue el primer Estado del continente en reconocer el SIDA como una gran amenaza para África.

“Sólo la lucha libera. Hacemos un llamamiento a todas nuestras hermanas de todas las razas para que se lancen al asalto de la conquista de sus derechos”, afirmó Sankara.

Considerado el "Che africano", rechazó de manera abrupta y definitiva toda suerte de imposiciones externas y buscó métodos propios para el bienestar de su pueblo.

“Acabar con la supervivencia, aflojar las presiones, liberar nuestros campos de un inmovilismo medieval, democratizar nuestra sociedad, despertar los espíritus sobre un universo de responsabilidad colectiva, para atreverse a inventar el futuro”, ese era su programa político.

El 15 de octubre de 1987, Thomas Sankara fue asesinado junto a doce oficiales en un golpe de Estado, debido a los recelos conservadores por sus programas revolucionarios, que provocaron una fuerte oposición de los líderes tradicionales de la poderosa clase media y de Francia, pues sus acciones iban en contra de sus intereses neocoloniales en África.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.