La Tienda Republicana

Julio Anguita

Dolor y desmemoria

Otra vez la muerte y el dolor de la mano del terrorismo. Hoy en Barcelona, ayer en Madrid, Londres, Bruselas o París. Siempre en Iraq, Siria, Afganistán, Turquía o Palestina. Otra vez el bálsamo de la solidaridad cívica de una población paciente y firme que, rechazando el crimen, corta desde el inicio la actitud de fascistas pescadores en río revuelto. Y también otra vez la pompa y circunstancia de discursos políticos hueros y reiterativos que culminan en misas solemnes y oficiales impropias de un país que confiesa no tener religión oficial.

Venezuela

Parece ser que fue el senador estadounidense Hiram Johnson quien dijera en 1917 que la primera víctima cuando llega la guerra es la verdad. Un servidor de ustedes, claro partidario de las apuestas políticas, sociales y democráticas de la revolución bolivariana que fundara Hugo Chávez, nunca ha sido un defensor acrítico y sin reparos de ciertas actitudes, discursos y medidas de monocultivo económico llevadas a cabo por los gobiernos venezolanos de turno.

Franco no inventó nada: las raíces del franquismo

De un tiempo acá, y en acelerada progresión, se vienen produciendo en ámbitos judiciales, gubernativos, ciudadanos y culturales decisiones y posicionamientos impensables hace menos de una década. La fina pátina que sobre el franquismo puso la Transición, empieza a desconcharse permitiendo atisbar el despertar del monstruo que el consenso hibernó. Pero no caigamos en la tentación de hacer recaer sobre la figura personal del dictador la responsabilidad única de un régimen asentado sobre sangre y persecución.

Los españoles y la UE

Ángela Merkel ha dicho de la UE que está en una situación crítica. Jean  Claude Juncker, Presidente de la Comisión Europea, ha incidido también en la idea de crisis existencial a la par que sentenciaba: Nunca he visto tan poco en común entre nuestros Estados miembros.  En Junio de este año Reino Unido ponía fin a su pertenencia a la UE. Y aquí en España ya son conocidas las presiones y prisas de Bruselas para que el Gobierno ponga en marcha más recortes y más reformas del llamado mercado laboral.

Páginas

Suscribirse a Julio Anguita