La Tienda Republicana

Fruta podrida: Atanasio Naranjo, el nuevo mito del millonario hecho a sí mismo

En 2016 la Cámara de Comercio de Badajoz le concede el premio Lidera. En 2017 el periódico Extremadura le nombra Empresario Extremeño del Año. Y en 2018 serán la Diputación de Badajoz, la Asociación Extremeña de la Empresa Familiar y la Cátedra BBVA del Instituto San Telmo quienes le agasajen, cada una de ellas, con otras tantas condecoraciones. Es Atanasio Naranjo, el emperador de la fruta, el Amancio Ortega de las Vegas del Guadiana, el nuevo héroe empresarial que exhiben a todas horas los poderes y podercitos de Extremadura.

Pero nuestro hombre, este “emprendedor fuera de lo común”, “el visionario”, el paladín de “la innovación constante”, como no se cansa de repetir la cohorte de aduladores y agraciados, es al mismo tiempo el presidente de Afruex, la patronal de la fruta, el principal responsable de que a los trabajadores del campo de Extremadura, a estas alturas del año, aún se les regatee la subida del salario mínimo. La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de las instituciones políticas.

El relato oficial nos presenta a Atanasio Naranjo con los atributos propios del hombre hecho a sí mismo, partiendo desde cero. El hijo de un humilde colono de Valdivia, que estudia en la Escuela Familiar Agraria (EFA) de la localidad, que a los 17 años se va a descargar camiones al mercado de Legazpi-Madrid y luego, cual aventurero poseído por una intuición febril, se pone a recorrer diversos países investigando los secretos comerciales de la fruta, Francia, Italia, Chile... Y que en 1986 comienza su andadura empresarial, con solo 4 hectáreas, pero merced a su genialidad y tesón pasa a administrar un entramado empresarial que, al día de hoy, cuenta con 2.800 hectáreas propias, produce 60.000 toneladas de fruta y factura cerca de 50 milllones de euros anuales.

La enternecedora narración no es nueva. Ya se sabe: Mark Zuckerberg creó Facebook desde un garaje y Alfonso Gallardo comenzó a levantar su señorío metalúrgico comprando y acarreando chatarra con un burro. Son las milongas épicas del poder, que sirven de coartada a la injusticia y sedan la frustración colectiva. “Conforme las naciones desarrolladas sucumben a la extrema desigualdad y la inmovilidad social, el mito del hombre hecho a sí mismo se vuelve cada vez más potente” (George Monbiot). Pero cualquier persona sabe que nadie se hace rico trabajando. O, al menos, trabajando honradamente. Y que, como sentenciara Balzac, detrás de la fortuna, siempre está el crimen. El crimen, el robo, la explotación, la corrupción o cualquiera de sus numerosos parientes.

Para entender la irresistible ascensión de Atanasio Naranjo quizás habría que reparar en algunos detalles misteriosamente ocultos en la descripción que hacen de él sus protectores y protegidos. El primer silencio significativo es la estrechísima vinculación de nuestro hombre con el Opus Dei, sin duda alguna uno de los lobbies más importantes de España, cuya influencia se extiende no sólo al interior de la Iglesia, sino también a los consejos de administración de las grandes empresas y bancos, los gobiernos o los tribunales. Desde los años sesenta, “la santa mafia”, como la denominó alguno de sus detractores, representa como nadie, junto al puritanismo moral en la vida privada, el espíritu del capitalismo, “la religión burguesa del éxito mercantil” (Alberto Moncada). La estrecha relación de Naranjo como profesor en las EFAs le ha permitido relacionarse con el selecto y poderoso círculo de las business schools asociadas al Opus.

Será precisamente en Chile, país donde el Opus Dei ha jugado un papel destacado en la oposición a Salvador Allende y tras el golpe militar se ha implantado una doctrina económica de choque que constituirá la avanzadilla de las políticas neoliberales en todo el mundo, el lugar en el que nazca, según confiesa Atanasio Naranjo, “el germen de lo que es Tany”. Según el empresario, allí se “estaba llevando a cabo una auténtica revolución exportando productos perecederos a todo el mundo desde la punta de América del Sur. Una integración vertical de la cadena, universidades muy especializadas, unos buenos tecnócratas, una preocupación por la innovación y, sobre todo, un afán de globalización”. En 1986, en plena dictadura militar de Pinochet, Naranjo solo ve melocotones y “buenos tecnócratas”.

La ruina de los pequeños campesinos

Ya nos contó Marx que el capitalismo nace destruyendo la propiedad privada que dice defender. Solo de arrasar la propiedad privada puede surgir la acumulación primitiva de capital”

Rubén Bertomeu, en Crematorio, de Rafael Chirbes
 

Valdivia, Zurbarán, el cogollito del Plan Badajoz, la dulce cintura del Guadiana, va a constituir el laboratorio de nuestro resuelto comerciante. Y el desguace del Plan Badajoz, el hundimiento y la eliminación de miles de pequeños agricultores, el nuevo ecosistema del neoliberalismo compondrán el humus de su epopeya empresarial y el de otras voraces plantas trepadoras.

“Aquí, en esta comarca, lo que tienes que preguntar es qué tierras no son ya de Manuel Rosa, José Escobar o Atanasio Naranjo”, nos contaba hace poco un jornalero de Valdivia. Ante nuestros ojos se alza un nuevo latifundismo en Extremadura, protagonizado ahora por sociedades mercantiles agroindustriales, que controlan al mismo tiempo la tierra y la fábrica.

El Plan Badajoz fue un “simulacro de reforma agraria”, en certera expresión de José Manuel Naredo, la tramposa respuesta del franquismo a la lucha tenaz de generaciones enteras de jornaleros y campesinos extremeños. Aquel plan de colonización interior se sostenía en tres grandes líneas que perpetuaban la situación de dominio. Por un lado, reforzaba los privilegios de los grandes propietarios, garantizando que el grueso de las tierras puestas en regadío permaneciera en sus manos. Al tiempo, establecía un férreo control político y social sobre los colonos. Como botón de muestra baste con recordar que todavía en mayo de 1977, el concurso para la adjudicación de un lote de tierras por parte del IRYDA establecía como uno de los requisitos “acreditar mediante certificado de la Guardia Civil dotes de moralidad y conducta aceptables”, como testimonia Mario Gaviria en Extremadura saqueada. Por último, se aseguraba la dependencia de los colonos respecto de las conserveras y grandes empresas de la agroindustria.

Pero aquel diseño salta por los aires en los años setenta. Al Plan Badajoz le estallan las costuras por donde menos lo esperaba, por la organización y movilización de los campesinos. Lejos de creerse la paternalista propaganda oficial (“Los españoles comen gracias a Franco”) los colonos, a los que se han adjudicado poco más de cuatro hectáreas, se convertirán en una de las puntas de lanza del movimiento popular durante el tardofranquismo. La guerra de los tractores, las guerras del tomate o del pimiento que consiguen arrancarles contratos y precios a las conserveras, la fundación de la Unión de Campesinos Extremeños o la puesta en pie de un incipiente tejido cooperativo son algunos de los hitos de aquel potente movimiento. Y el papel destacado en la lucha contra la Central Nuclear de Valdecaballeros o en la dignificación de las Entidades Locales Menores, que habían sido concebidas inicialmente como meras extensiones de los ayuntamientos matrices, son muestras también de su solidez social y política.

La irrupción del neoliberalismo en los años ochenta y en especial durante los años noventa, junto a las transformaciones que supondrá la Política Agraria Comunitaria (PAC), cambiará de nuevo las tornas. La ejemplar lucha del pueblo de Valdivia contra la cacicada de La Encomienda por parte de la Junta de Extremadura en 1988 constituye el último aldabonazo de aquel período de protagonismo campesino y de lucha por una auténtica reforma agraria. En 1992, al amparo de la nueva PAC, se intensifica la reconversión agraria. A pesar de la enorme resistencia, la directriz de los poderes se impone y miles de pequeños agricultores abandonarán la tierra progresivamente. Muchos de los políticos y “agentes sociales” que ahora lloran lágrimas de cocodrilo por la España vaciada aplauden entonces el atropello, argumentando que la reducción de la población activa agraria es un indicador de progreso. El turbocapitalismo penetra en la agricultura extremeña y española a velocidad de vértigo. El Plan Badajoz se desmigaja, sometido a un proceso de privatización y desamortización. El potente movimiento cooperativo que durante varias décadas han ido creando los agricultores extremeños será desmantelado, a mayor gloria de la gran industria privada. En los primeros años del 2000 la Junta, con Manuel Amigo, consejero de Economía a la cabeza, asaltan el consejo de administración de la Caja Rural de Extremadura, tras negarse a domiciliar en la entidad financiera las subvenciones de la PAC.

Hace falta hundir y comerse a muchos campesinos para pasar de poseer 4 hectáreas a disponer de 2.800. Hace falta sembrar mucho miedo para que los agricultores se avengan a sembrar o cosechar sin que exista un precio concertado o ni siquiera un contrato. Hace falta condenar a la emigración, a la miseria o al trabajo extenuante a muchos para crear una gran fortuna. Hacen falta muchos pobres para producir un rico.

El trato de favor de la Junta

Quiero resaltar la visión de futuro de Atanasio Naranjo, su determinación, audacia, prudencia, entusiasmo, visión global y liderazgo”

1 de marzo de 2016, José Luis Navarro, consejero de Economía de la Junta de Extremadura

Pero, claro está, para hacerse millonario no basta ser del Opus Dei o contar con una política que desguace los derechos de los más débiles e instale un feroz darwinismo social. Y ni siquiera alcanza con tener todos los másteres posibles de las más elitistas escuelas de negocios.

Yo había tenido que hundir la mano hasta el codo, hubo que buscar algo para empezar, algo que empujara hacia arriba, el hidrógeno, el helio, el gas que consigue que se eleve el globo aerostático, porque lo importante en ese primer momento, antes de elegir el rumbo, es subir”. Rubén Bertomeu, el constructor especulador que protagoniza Crematorio, la soberbia novela de Rafael Chirbes, balbuceaba así, en primera persona, sobre el secreto de la acumulación originaria de capital.

El helio, el gas de Atanasio Naranjo será, como el de otros tantos, el poder político y, muy en particular, la Junta de Extremadura. Desde 1989, nuestro modélico emprendedor ha ido poniendo en pie diversos proyectos, pero será en 2002, cuando dé el gran salto. Es entonces cuando la Sociedad de Fomento Industrial (SOFIEX) contribuye nada menos que con 1.500 millones de pesetas a la creación de Tany Nature, el 49% de su capital social. Actualmente, ahora que la empresa gana dinero a espuertas, el 100% del capital ya está en manos de Naranjo. ¡Curioso socialismo este que se basa en la socialización del riesgo y la privatización de la ganancia!

Llama la atención esta singular concepción de la empresa pública, que se limita a poner una gran cantidad de dinero- casi la mitad del capital social- pero renuncia al control efectivo de la empresa participada. Es evidente que la Junta no tiene este tipo de relación con la inmensa mayoría de las pequeñas empresas extremeñas. Pero además del trato de favor que dispensa a Tany Nature, resulta muy cuestionable el proceder de algunos de sus responsables, y en particular de José Luis Navarro, consejero del gobierno regional en dos ocasiones- consejero de Industria entre 2007 y 2011, y consejero de Economía e Infraestructuras entre 2015 y 2018. Navarro ha sido un alto directivo en Arram, una consultoría muy relacionada con Tany Nature desde sus inicios, como cuenta el propio Atanasio Naranjo: “Necesitábamos mucha parte de ingeniería pero también de finanzas. Incluso necesitábamos de apalancamiento financiero y ellos nos fueron acompañando en la creación de la primer Tany Nature, que estuvo participada por SOFIEX”.

Otra evidencia de la “generosidad” de la Junta de Extremadura con este entramado empresarial es la concesión administrativa de la finca El Verdugal, 116 hectáreas en los términos municipales de Tejeda del Tiétar y Pasarón de la Vera. Por lo que se ve la Junta de Extremadura no es capaz de gestionarla directamente ni tampoco ha encontrado cooperativas ni pequeños campesinos en la zona a los que cederle el uso de la finca. Pero es que además ni siquiera le reclama que cumpla la legislación laboral. A los trabajadores durante esta campaña no les han pagado el salario mínimo ni las horas extraordinarias. Y hasta el agua han tenido que llevarla desde casa.

El galardón de la Junta de Extremadura con motivo del reconocimiento de la comunidad autónoma como región emprendedora en 2017 y el Premio de la Diputación de Badajoz en abril de 2018, son dos de las últimas manifestaciones de la actitud servil del poder político para con el gran patrón extremeño de la fruta. Esta última distinción es especialmente elocuente, tanto porque se trata de la primera edición como por el hecho de que otro de los galardonados fue Rodríguez Ibarra y quien lo otorga, el Presidente de la Diputación, es al tiempo alcalde de Villanueva de la Serena, ciudad de la que depende la entidad local de Zurbarán. La relación de Atanasio Naranjo con el gobierno regional y las principales instituciones políticas constituye una de las mejores representaciones de la madeja extremeña. Un entramado que aglutina en estrecha alianza el poder político bipartidista, y el conglomerado inmobiliario, empresarial y financiero, que combina neoliberalismo y clientelismo, y que gobierna despreciando el interés general de las clases trabajadoras y del pueblo de Extremadura.

Un imperio construido con el sudor y la explotación de las trabajadoras

Mientras tanto por los abismos

azucarados de los puertos,

caían indios sepultados en el vapor de la mañana,

un cuerpo rueda, una cosa

sin nombre, un número caído,

un racimo de fruta muerta

derramada en el pudridero”

La United Fruit Company (Pablo Neruda)

Hemos dejado para el final lo relacionado con las más de dos mil trabajadoras y trabajadores de Tany Nature. El comportamiento del laureado empresario clama al cielo. Para empezar, en la principal fábrica de su propiedad, en Zurbarán, a los trabajadores se les ha regateado durante siete meses el pago del salario mínimo y todavía a estas alturas no se les han abonado los atrasos. En cuanto a las numerosas horas extraordinarias ni se les notifican ni se les pagan como tales, defraudando de ese modo tanto a los trabajadores como a la Seguridad Social.

Pero, por si fuera poco, Atanasio Naranjo no cumple las obligaciones más elementales que establece el Convenio del Campo. Presume de que los trabajadores de su empresa forman parte de la Familia Tany pero ni les paga nocturnidad, ni plus de distancia, ni les reconoce la condición de fijos discontinuos a multitud de ellas y ellos que llevan no tres sino seis, ocho o diez campañas consecutivas.

Le sobra dinero para financiar el equipo Tany Nature de ciclismo y para otras actividades de marketing envueltas en el formato deportivo o solidario, pero sigue pagando los domingos como un día laboral más. O, caso de las trabajadoras de El Verdugal, no les facilita ni siquiera las herramientas de trabajo y utensilios de recogida de fruta.

El elaborado discurso de Naranjo, mezcla de paternalismo laboral al estilo de Ruíz Mateos y de la parafernalia posmoderna sobre la figura del emprendedor- entendido no como “la capacidad humana de crear, cambiar, motivarse e innovar, sino como la expresión de una nueva forma de dominación y explotación de la vida humana en nuestras sociedades” (Jorge Moruno)- hace aguas a poco que se conozca la cotidianidad en su grupo empresarial.

Pero la incoherencia salta a la vista también si se presta atención a su papel al frente de la presidencia de Afruex. La patronal de la fruta en Extremadura, por la vía de los hechos consumados, ha conseguido durante esta campaña que, en muchas de las fábricas asociadas, no se cumplan ni el decreto ni el laudo sobre salario mínimo. Y si no ha conseguido exprimir aún más a las trabajadoras ha sido gracias a la movilización en varias de las fincas como La Adelantada, Sol Badajoz o a la campaña de información y denuncia de la Asociación 25 de Marzo.

“Cada vez es más difícil encontrar mano de obra para recoger la fruta” (1 de junio), “Arrancan frutales por la subida del salario mínimo en el campo, según AFRUEX” (25 de junio). Son solo dos muestras de la actitud de la patronal ante la subida del salario mínimo. Una posición falsaria, a conciencia, de la que Atanasio Naranjo es el primer responsable. “Si siguen cambiando cosas mediante decretos, pues vamos a estar muy enfadados”, declaró-amenazó a primeros de año. “El sector frutícola no está preparado para asumirlo de golpe, ha de haber una flexibilidad y así se lo he transmitido al presidente de la Junta y a los sindicatos”.

Dónde está la Inspección de Trabajo, dónde está la Junta de Extremadura, se preguntan miles de trabajadores. “Mañana todo recogido que hay inspección”, dice el encargado correspondiente. “La Junta quiere que haya paz en el campo”, dice a su vez la Consejera de Agricultura correspondiente. Es el rumrum en multitud de empresas, la constatación cotidiana de una complicidad estructural pero radicalmente intolerable en un Estado que se declara, con solemnidad, social y de derecho.

Pero hay señales que anuncian que la siesta se acaba. El emperador de los melocotones, como le denominó El País en 2015, está desnudo. Y quienes le protegen y se protegen desde el poder político también lo están. El cuento de la economía circular, los emprendedores, la paz social y el milagro extremeño se acaba. Miles de extremeños y extremeñas van alzando su voz, desentrañando el abuso detrás de las fortunas, desvelando el crimen de la precariedad y la explotación, el atropello del clientelismo, el desprecio contra la gente humilde de Extremadura.

Es sencillo: tenemos derecho a vivir y trabajar en nuestra tierra con dignidad.

 

Rafa González, Jesús Díaz y Manuel Cañada son miembros de la Asociación 25 de Marzo

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.