La Tienda Republicana

La Intersindical Región Murciana frente a las elecciones generales del 10N

Cinco años de inestabilidad política, con cuatro convocatorias de elecciones generales y una moción de censura. Cinco años en los que lejos de derogarse las reformas laborales, y a pesar de un avance todavía insatisfactorio en cuanto al salario mínimo, se ha profundizado aún más en la precariedad de las trabajadoras y trabajadores, siendo las primeras especialmente vulnerables por ser víctimas de la mayoría de los puestos temporales.

Sigue siendo un clamor la no aplicación del Convenio 189 de la OIT para las trabajadoras del hogar. Se desmantelan los servicios públicos y los exiguos presupuestos destinados a Dependencia –somos el país con la tasa de envejecimiento más elevada del mundo–, se endurece aún más la situación de las familias –recordemos que la Región tiene una tasa de pobreza en torno al 35% (según datos de 2018), con una tasa de pobreza infantil que alcanza el 38’9% (según datos de 2019, la quinta región en todo el Estado)–, junto con las bajísimas pensiones (tras dos reformas de vergüenza) y una extrema desigualdad en el reparto de la riqueza que ha supuesto la captura del 40% de toda la riqueza creada por el 1% más rico en el Estado español.

Seguimos hablando de pobreza laboral, de pobreza energética, de feminización de la pobreza, de explotación de migrantes, de barrios ricos y barrios pobres, de soterramiento, de proyectos urbanísticos y agrícolas que atentan contra la protección del medio natural, mientras en las calles gritamos SOS MarMenor… porque lo que sí tenemos que celebrar es que las calles se llenan de jóvenes que piden proteger el planeta, sabiendo que sus expectativas vitales –y también laborales– pasan por el sostenimiento de la vida. Las calles siguen llenándose de dignidad y de lucha, se llenan de mujeres –y hombres– que exigen el fin de la violencia institucional, el fin de las violencias machistas, que exigen igualdad y justicia social, sabiendo que la continuidad de este capitalismo depredador neoliberal, jamás conseguirá satisfacer sus demandas.

Seguimos reclamando las 35 horas de trabajo, una renta básica, salario mínimo y pensión mínima, que supere los 1000 euros, un sistema tributario directo que deje de sostenerse sobre las rentas del trabajo exclusivamente, un combate real del fraude fiscal, y un control público de las grandes empresas que controlan la energía, así como la devolución a las arcas públicas del dinero de rescate a los bancos. Seguimos reclamando la transparencia y la calidad democrática que nos falta, un sistema judicial independiente, la defensa de la libertad sindical, la libertad de pensamiento, de expresión, de reunión y manifestación y la derogación de las Leyes que recortan derechos, como la Ley Mordaza.

En un momento político sin grandes mayorías, pero con el auge del discurso de la extrema derecha y su odio al otro –mujeres, colectivos LGTBI, personas migrantes, ultraconservador, recentralizador y regresivo, las trabajadoras y los trabajadores tenemos que unirnos en la exigencia de una vida digna, una economía para las personas, para el planeta, una apuesta clara por una sociedad diversa e inclusiva, que garantice el cuidado, la igualdad y la justicia social para todas las personas.

Ante esta realidad, la Intersindical de la Región Murciana llama a la participación en las elecciones generales del 10 de noviembre en defensa del interés general, en defensa de lo que es de todas las personas, en defensa de lo público. En defensa, en definitiva, de ese otro mundo que nos permita vivir con dignidad e igualdad real, en una sociedad plural y diversa, en un planeta vivo y protegido.

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.