Marcharon en Huelva contra la explotación laboral y sexual de las trabajadoras del campo: "Fresas sí, pero con derechos"

18/06/2018

Convocada por los sindicatos SAT, CNT y CGT y apoyada por organizaciones femiistas, una enorme macha recorrió ayer las calles de Huelva para exigir dignidad, derechos y el fin de la impunidad y de la explotación laboral en la recogida de la fresa.

La movlización respondía al llamamiento de las mujeres del Sindicato Andaluz de Trabajadoras y Trabajadores (SAT), para que desde todas los colectivos feministas, sociales, sindicales, políticos y juveniles de toda Andalucía y otros pueblos del Estado, se acudiese para apoyar a las trabajadoras de la fresa. este colectivo lleva viviendo una situación de acoso e injusticia laboral desde siempre, con el agravante de que muchas jornaleras en Huelva han denunciado una situación de esclavitud, donde las agresiones físicas, sexuales y verbales se producen con total normalidad e impunidad.

Cerca de tres mil persoana marcharon en Huelva para responder a esta situación. Los sindicatos convocantes, SAT, CNT y CGT, cedieron todo el protagonismo a las mujeres, a las ONG y a los colectivos feministas y la manifestación se convirtió en una fiesta y en toda una muestra de sororidad hacia las temporeras marroquíes de la fresa en la que se cantaron lemas y se podían leer pancartas como estas: "Fresas, sí, pero con derechos. No a la ley de extranjería. Patriarcado y capital, alianza criminal. La fresa así no interesa" o "Hermana. Yo sí te creo. El silencio de unas es el grito de todas".

Sobre las denuncias de abusos sexuales que se han interpuesto en las últimas semanas y por las que hay tres manijeros imputados, los mismos convocantes han asegurado que "se trata de asuntos que deben ser "dirimidos en los órganos judiciales ante los que se han presentado".

En la concentración en Huelva, además de cientos de mujeres, se ha podido ver a representantes de Podemos, como el diputado nacional Diego Cañamero, de Izquierda Unida, el alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, el sercretario general del SAT, Óscar Reina y el asesor de dicho sindicato, José Bódalo, quien se encuentra en situación de libertad provisional.

Para Pastora Filigrana, integrante del SAT y abogada y activista por los Derechos Humanos, la manifestación ha sido histórica y la asistencia ha superado las expectativas de las entidades convocantes. “Una manifestación así no había ocurrido en Huelva y menos contra la explotación en la fresa, porque aquí existe una cierta connivencia y no se critica públicamente”.

Se trata de mujeres que carecen de medios para denunciar los abusos, por lo que el SAT pide que se desarrollen y hagan efectivos protocolos para estas mujeres. "Como trabajadoras del campo, que vivimos la violencia patronal en los campos franceses, navarros o manchegos, que hemos sufrido el desamparo de tener que abandonar nuestro pueblo en busca de trabajo, hacemos nuestra la situación de las temporeras de la fresa, y no podemos consentir que en pleno siglo XXI sigamos viendo como la esclavitud laboral se apodera de nuestros campos", ha explicado el SAT en un comunicado.

Desde el SAT se exige a las administraciones pertinentes su actuación:

– Revisión y seguimiento sobre cómo se contrata a estas mujeres. Por un lado, qué es lo que se les ofrece en sus países de origen, en qué condiciones y bajo qué premisas. Y por otro lado, qué es lo que se encuentran una vez que pisan Andalucía.

– Tras eso, creemos que es primordial una revisión de los convenios colectivos del campo. En este caso, ha tocado Huelva, pero no hay que olvidar convenios que para nada favorecen la inclusión y la dignidad de las mujeres jornaleras y temporeras. Es necesario que las trabajadoras eventuales puedan celebrar elecciones sindicales para tener representación ante la patronal. Un derecho que ahora no existe. Hace falta una revisión con perspectiva de género de la legislación laboral si realmente queremos acabar con la desigualdad en los tajos.

– Creemos que las inspecciones de trabajo son fundamentales para poder controlar que no se produzcan situaciones de desamparo, respetándose los derechos laborales dentro de nuestros espacios de trabajo.

– Por último, apelamos a la patronal de la fresa, a organizaciones como Interfresa y Freshuelva para que limpien el nombre de sus productos, para que intervengan directamente sobre estos empresarios que atentan contra la dignidad de las mujeres y las trabajadoras, y que son los verdaderos responsables de lo que allí ocurre.