Críticas a la Diputación coruñesa por su gestión patrimonial del Dolmen de Dombate

23/09/2017

La Plataforma Salvemos Cabana considera que el organismo provincial y sus responsables técnicos y políticos confunden el concepto de "puesta en valor" con la masificación de visitantes, "lo que en nada ayuda a la conservación del monumento y sí a un "efecto llamada" que puede terminar ocasionando en esta joya del Neolítico una situación similar a la que desgraciadamente se está experimentando en la playa de As Catedrais" en la zona costera de Ribadeo (Lugo).

Dolmen de Dombate / Plataforma Salvemos Cabana

Según indica el colectivo, según las estadísticas del recinto, el pasado mes de agosto se superaron las 12.000 visitas, lo que vuelve a poner en riesgo la conservación de las pinturas de época neolítica que atesora el monumento y vulgariza notablemente la instalación" al ser "comercializada" tanto por Diputación como por el Ayuntamiento de Cabana de Bergantiños "como una suerte de parque temático de ocio cuando se trata de una instalación arqueológica que debería ser de referencia".

Para Salvemos Cabana, hay que plantearse si el interés de la Diputación de A Coruña y su responsable técnico de la Sección de Arquitectura y Patrimonio, Luis Jaime Rodríguez, es utilizar el monumento como mero reclamo turístico en un entorno carente de infraestructuras para esta finalidad o el favorecer la conservación de este Bien de Interés Cultural, algo que no resulta compatible con la actual política de masificación impulsada por el Ayuntamiento popular de Cabana de Bergantiños y permitida sin complejos desde la Diputación de A Coruña y el diputado provincial del BNG Xesús Soto, que ocupa el cargo político de Contratación, Patrimonio y Equipamentos del organismo provincial".

Por ese motivo, para la Plataforma, "resulta imposible entender" como desde la Diputación puede hablarse en el convenio que mantiene con el consistorio cabanés de términos como "conservación preventiva" mientras reconoce al mismo tiempo que uno de sus objetivos es "que el mayor número de gente posible pueda acercarse al monumento".

En este sentido, a juicio del grupo, "plantear una carrera en las inmediaciones del monumento como la que se celebrará este sábado 23 de septiembre, y en la que centenares de personas colapsan la explanada de la parroquia de Borneiro descontextualizando totalmente el carácter arqueológico del monumento, no parece la mejor opción ni la más sensata" para hacer referencia a ningún tipo de "conservación preventiva", dado que al cabo del tiempo esto puede terminar provocando un "efecto llamada" que origine en este singular monumento neolítico" una situación similar a la que desgraciadamente se está experimentando en lugares como la Playa de As Catedrais en la zona costera de A Mariña lucense"-concluyen desde la entidad-.