Las cinco armas químicas más poderosas y utilizadas en el mundo

30/04/2017

Desde que aparecieron en la Primera Guerra Mundial, han representado una amenaza para la humanidad. El control que se ha ejercido sobre el uso de este armamento ha sido constante pero de dudoso éxito.

Novichok-5, la más tóxica
 

 
Producto del programa codificado como 'Foliant', esta poderosa arma pertenece a munición binaria, de la cual es imposible protegerse con una máscara de gas. Desarrollada en la URSS, es ocho veces más tóxica que el gas VX. Sus desarrolladores recibieron el Premio Estatal de la URSS en 1981. Actualmente Rusia no dispone de esta arma en sus arsenales, a pesar de tener la capacidad de fabricarlo.
 
Gas VX, el más mortal
 

 
Pertenece a compuestos organofosforados que afectan el sistema nervioso y se manifiestan en convulsiones, pasando a la parálisis general. Fue desarrollado en el Reino Unido en 1955 como pesticida y debido a su alto nivel tóxico fue prohibido en la agricultura. Actualmente se encuentra solo disponible en el arsenal militar estadounidense. Una vez expulsado a la atmósfera tarda mucho en evaporarse y puede persistir durante días en las superficies.
 
Gas Sarín, el más potente
 

 
Conocido como GB es otro potente agente nervioso. Una gota del tamaño de la cabeza de un alfiler es suficiente para matar a un humano adulto. Fue desarrollado en 1938 por Alemania. En el año 1995 el grupo sectario Aum Shinrikyo lo utilizó en un ataque en el metro de Tokio. La ONU en septiembre de 2013 confirmó un ataque con armas químicas con cohetes de diseño especial cargados con Sarín en la guerra civil siria.
 
Gas mostaza, el más popular
 

 
Recibió su nombre por su característico olor a mostaza podrida, a cebolla y ajo. Pertenece al grupo de los agentes vesicantes que afectan especialmente a los ojos, las vías respiratorias y la piel, primero como irritantes y luego como veneno para las células del cuerpo. Es particularmente peligroso por su acción retardada. Se usó por primera vez en la Primera Guerra Mundial, luego durante la guerra civil en Yemen y la guerra entre Irán e Irak. El gas mostaza es relativamente fácil de producir, con precursores fácilmente disponibles.
 
Fosgeno, el que más muertes causó
 

 
Fue utilizado por primera vez en combinación con gas de cloro en 1915 cuando Alemania dejó caer 88 toneladas contra las tropas británicas, causando 120 muertos y 1.069 intoxicados. Durante la Primera Guerra Mundial representó el 80 por ciento de todas las muertes por ataques químicos. El fosgeno es un agente asfixiante que ataca el tejido pulmonar. Los probables síntomas iniciales son tos, ahogo, opresión en el pecho, náuseas y vómitos, que se producen pocos minutos después de la exposición.
 

 

 
 

 

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .