Se recrudece la guerra comercial de los Estados Unidos contra el resto del mundo

16/06/2018

La política de aranceles establecida por el gobierno de Donald Trump ha desatado un conflicto comercial sin precedentes en todo el mundo. A los desencuentros del pasado fin de semana con los líderes de los otros países miembros del G-7, se suma esta semana la reacción de China e India que amenaza con causar daños a la economía estadounidense por centenares de miles de millones de dólares.

Trump / Reuters

El conflicto comercial causado por la nueva política arancelaria establecida por el gobierno de los Estados Unidos sobre continúa causando efectos en la economía mundial y amenaza con no salir del todo bien para las pretensiones de Washington. Si el pasado fin de semana, durante la cumbre del G-7, se evidenciaron los desencuentros con Canadá y los países de la Unión Europea, afectados por el establecimiento de aranceles comerciales frente al acero y el aluminio, los últimos días países del bloque emergente como China y la India han planteado un pulso a la primera potencia mundial.

Respondiendo a la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de imponer aranceles contra las importaciones chinas por valor de 50.000 millones de dólares, Pekín ha adoptado un arancel del 25 por ciento sobre 659 productos estadounidenses también valorados en 50.000 millones de dólares.

Las medidas contra los productos agrícolas, pesqueros y automovilísticos procedentes de EE.UU. valorados en unos 34.000 millones de dólares entran en vigor el 6 de julio, mientras que el resto de las tarifas serán introducidas en una fecha posterior, informó Xinhua citando a la Comisión Arancelaria del Consejo de Estado chino.

Poco después de la publicación del comunicado de la Casa Blanca sobre la aprobación por parte de Trump de la imposición de los aranceles, desde el Ministerio de Comercio de China, advirtieron que Pekín impondría tarifas arancelarias contra bienes procedentes de EE.UU. similares a las impuestas este viernes por Washington.

Un vocero del Ministerio de Comercio chino advirtió en un comunicado que, aunque su país "no quiere una guerra comercial", frente a las "acciones miopes" de EE.UU. que "lastiman tanto a ellos como a los demás", Pekín tiene que "responder fuertemente para proteger" sus intereses nacionales.

China lamenta que EE.UU. "haya ignorado un consenso alcanzado entre las dos partes" y haya "retomado la guerra comercial", se lee en el comunicado.

Por su parte, la India podría introducir aranceles en un total de 30 productos de procedencia estadounidense por valor de 240 millones de dólares en respuesta al incremento unilateral de los aranceles sobre el acero y el aluminio por parte de EE.UU., informan medios locales.

La medida llega en un momento en el que la India trata de negociar un 'paquete comercial' con el país norteamericano para aliviar las tensiones entre ambas partes. Nueva Delhi comunicó este miércoles a la Organización Mundial del Comercio (OMC) una lista con una treintena de bienes importados de EE.UU., entre los que se incluyen alimentos como almendras y manzanas, productos químicos como ácido fosfórico y motocicletas de más de 800 centímetros cúbicos, en respuesta a la medida estadounidense.

El pasado 18 de mayo, India ya presentó una lista con veinte productos de origen estadounidense a los que proponía aumentar los aranceles por un valor de 166 millones de dólares, un listado que ahora se ha visto ampliado, disminuyendo las tarifas arancelarias a ciertos productos como las nueces o las motocicletas de la marca Harley-Davidson.

Nueva Delhi solicitó al Gobierno de EE.UU. que le eximiera de su impuesto del 25 % sobre el acero y del 10 % sobre el aluminio, medida que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció el pasado 1 marzo. No obstante, el país norteamericano rechazó la oferta. El ministro de Comercio del país asiático, Suresh Prabhu, dijo este viernes que las conversaciones que mantuvo con funcionarios de EE.UU. durante una visita de dos días en dicha nación se desarrollaron en una atmósfera positiva y que los funcionarios comerciales de ambos países se reunirían pronto para resolver todos los asuntos pendientes.

India exporta alrededor de 3.500 artículos por valor de 56.000 millones de dólares a EE.UU. con aranceles nulos o bajos. Sin embargo, la semana pasada, Trump acusó a la India de cobrar un arancel del 100 % sobre algunos productos estadounidenses.

Continúa el conflicto con Canadá

Mientras el gobierno norteamericano trata de lidiar con los nuevos conflictos con las potencias asiáticas, el conflicto comercial con sus vecinos continúa acaparando la atención habiendo influido drásticamente en la opinión pública canadiense. Resultados de una encuesta realizada por la consultora Ipsos revelan que 72 % de los canadienses y 57 % de los estadounidenses preguntados se han mostrado contentos por las medidas que Ottawa ha prometido para controlar la situación y que solo 14 % de los canadienses y 37 % de los estadounidenses han celebrado la decisión de la Casa Blanca.

Según confirma el sondeo, citado hoy sábado por la agencia británica de noticias Reuters, más de 80 % de los canadienses y 70 % de los estadounidenses han expresado su preocupación por que las tensiones surgidas entre los dos vecinos perjudiquen las relaciones de ambas naciones.

Aunque la mayoría de los canadienses encuestados han dado luz verde a boicotear la compra de los productos estadounidenses, sin embargo 57 % de ellos y 52 % de los consultados estadounidenses opinan que Ottawa no debe reaccionar demasiado a los comentarios del presidente de EE.UU., Donald Trump, ya que a su juicio no son más que una postura política.

En cuanto a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés) el 85 por ciento de los canadienses y el 72 % de los estadounidenses han apoyado estar en el acuerdo, y el 44 % de los encuestados en ambos países dijeron que la renegociación del tratado sería algo bueno para su país.

En medio de las disputas que existen sobre el TLCAN, Trump retiró su firma de un comunicado conjunto alcanzado el domingo con otros seis países durante una cumbre del Grupo de los Siete (G7) en la ciudad canadiense de Quebec y tachó al primer ministro de dicho país norteamericano, Justin Trudeau, de “muy deshonesto y débil”.

La reacción del magnate neoyorquino se produjo después de que Trudeau considerara las tarifas impuestas por Washington al acero y al aluminio canadiense como un insulto a Ottawa. Trump definió como objetivo de tal medida frenar los abusos cometidos por países como China, si bien su decisión afectará a muchas otras naciones, varias de ellas ubicadas en Europa.