Alejandro Floría Cortés

Independizarnos de nosotros mismos

La derecha tricolor (azul PP, naranja C's y roja PSOE) no va a perder nunca la oportunidad de mineralizar e idiotizar a la mitad de un país y de humillar hasta la desesperanza y el olvido a la otra mitad. El sistema es del gusto de los síes y los noes, de la polarización, de los bandos y las banderas, de los conjuntos disjuntos y sobre todo, de los gradientes, que implican flujo y transferencia,... aunque haya que contribuir con la fuerza. No puede ser de otra forma.

La necesidad de la negación

En lo que llevamos de año, han muerto más de 2.700 migrantes en el Mar Mediterráneo, pero las lavadoras tienen apps para el teléfono móvil; la epidemia de cólera en Yemen, de la que usted no ha oído hablar, ronda los 800.000 afectados y supera los 2.100 muertos, pero desde el punto de vista de la economía, la venta de armamentos no se diferencia de la venta de alimentos; el cambio climático desplaza a 22 millones de personas al año, pero usted discute con su compañero de trabajo por el aire acondicionado... ¿no ve cómo incluso la falacia ha el

Deus ex Machina

"La herramienta básica para la manipulación de la realidad es la manipulación de las palabras. Si puedes controlar el significado de las palabras, puedes controlar a la gente que debe usar las palabras."

"La Realidad es aquello que, incluso aunque dejes de creer en ello, sigue existiendo y no desaparece."

Philip K. Dick

El gobierno incita al odio

«Ya no podemos darnos el lujo de adorar al Dios del odio e inclinarnos ante el altar de la represalia. Los océanos de la historia se hacen turbulentos por las siempre crecientes oleadas de odio. La historia está repleta de los restos de las naciones y de los individuos que persiguen este camino de autodestrucción al odio. El amor es la clave para la solución de los problemas del mundo.» -

Martin Luther King, discurso de aceptación del Premio Nobel de la Paz 1964

Una reflexión junto al "Guernica"

En la sala 206 del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía se encuentra el Guernica de Pablo Picasso. La pared a la izquierda de la principal que contiene la obra alberga una extracto de El Segundo Advenimiento (The Second Coming) de William ButlerYeats.

Things fall apart; the centre cannot hold;

[...]

The blood-dimmed tide is loosed, and everywhere

The ceremony of innocence is drowned;

Menguantes y menguados

Dentro de no mucho tiempo, si no debemos admitir que ya está sucediendo, la mayor parte de la sociedad será completamente ajena a contenidos elementales de las disciplinas de Humanidades. De la misma forma que en las enseñanzas medias su pérdida de protagonismo ya es patente, estas materias no tardarán en desaparecer de las Universidades por cuestiones de una rentabilidad mal entendida. A partir de aquí, la exigua oferta no logrará la suficiente espectacularidad como para salir de los museos y las bibliotecas.

Sobre lo legal y lo legítimo

Obviando los grises engranajes de la megamáquina, parece claro, y hay abundante evidencia empírica, que las leyes son un mecanismo mediante el cual es posible, a conveniencia, legalizar lo ilegítimo e ilegalizar lo legítimo. Legalizar así, no parece ser mucho más que dotar de aptitud, corrección o validez sistémica a algo o alguien unido a sus actos. Lo que no parece gran cosa para un burocracia dependiente que derrocha tiempo y folios bajo el amparo de una violencia cuidadosamente diseñada, implantada y monopolizada. Es, sin más, una posibilidad esperada.

Despropósitos del año viejo

El año pasado, a finales del mes de enero, escribía "Los miserables" [1], un texto breve, pero cargado de indignación, en el que denunciaba el lamentable espectáculo de las negociaciones para la formación de gobierno por las distintas formaciones políticas, sin excepción, y el más que preocupante silencio ovino de una sociedad ajena a sí misma, completamente ignorada en lo que resultó ser un grotesco concurso de méritos ("y yo más") y deméritos ("y tú más") para situarse, literalmente, en esas posiciones de poder naturalmente ajenas a las

Páginas

Suscribirse a Alejandro Floría Cortés