Rómulo Pardo Silva

La fuerza no tiene que ser un privilegio del imperio occidental

El gobierno occidental fáctico tiene una máquina de propaganda dominante.

Su mensaje son los derechos humanos, la soberanía de los pueblos, la libertad, el pluripartidismo, las elecciones libres, la legalidad internacional.

Y mayoritariamente se le cree.

Hoy apunta a Rusia, Corea del Norte, Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Irán... Esos países, acusa, desafían a la comunidad mundial y son un problema a solucionar…

El imperio aún existe sobre el planeta

Los medios hacen creer que Estados Unidos es un país poderoso; nada más. Omiten que subyuga a la mayoría de los estados del globo.  

Progresistas y socialistas ante el hecho de que el poder fáctico occidental decae asignan a la multipolaridad una importancia que no tiene frente al poder real unipolar occidental.  

Es importante revisar esa visión porque el imperio es muy fuerte todavía.

Trump quería un canal de comunicación con Rusia que fuera secreto para la Inteligencia estadounidense

La noticia filtrada comprueba la oposición radical entre lo que propuso el presidente en su campaña electoral y la estrategia conservadora del poder occidental y sus gestores en el estado.

El diario estadounidense The Washington Post asegura que Jared Kushner, yerno del presidente, Donald Trump, y asesor de la Casa Blanca, y el embajador ruso en Estados Unidos, Sergei Kislyak, discutieron el pasado diciembre "la posibilidad de abrir un canal de comunicación secreto con el Kremlin".

América, un continente donde el poder real sobre cientos de millones no ha cambiado nunca

Siempre han decidido los grandes propietarios.

La excepción, Cuba. El ataque a Venezuela es para asegurar la norma aplastando entre todos al pueblo y los militares chavistas. 

Desde Canadá hasta Chile domina el patronazgo. En Ecuador y Bolivia él pone límites con amenazas a los proyectos de cambio de Correa y Evo.

Los gobernantes de los gobernantes son los mismos de los genocidios, las desapariciones y torturas de los 60, 70, 80, y de mucho antes, siempre. No han cambiado y se reirían de preguntárseles si se han arrepentido.

Es posible que Trump esté por una distensión basada en un nuevo orden mundial de varios centros de poder

El discurso de Donald Trump durante la campaña mostraba que entendía el papel de agresor militar de su país y la necesidad de centrarse en el debilitado bienestar interno dejando a cada pueblo su derecho a organizarse o funcionar sin intervención occidental. Representaba lo contrario a los demócratas de Obama-Clinton.

Puede dudarse de su sinceridad, pero hay señales positivas suyas hacia la paz en medio de medidas de continuidad.   

Páginas

Suscribirse a Rómulo Pardo Silva