EnredadaOnLine

Sin mujeres no habrá cambio

Mar, 26/05/2015 - 12:35 -- Anónimo (no verificado)

Todavía sonrío. Todavía leo las noticias con mariposas en el estómago. A lo largo de estas semanas he estado segura de que lo conseguiríamos, he dudado de si seríamos capaces, he llorado, reído, me he enfadado, he aprendido, he dormido poco y soñado mucho. Y ahora miro hacia atrás y sólo puedo sentirme orgullosa de todo lo que hemos conseguido. Entre todas, con gente que ni siquiera conozco y que sé que comparte mi alegría. Gente que se sabía protagonista del cambio, que se creyó el “Si Se Puede” y empezó a hacer lo único que podía hacer: empezó a trabajar, a explicar a quien quisiera escuchar –incluso a quien no- que era nuestro turno, que se acababan los años de aguantar y quejarse en el bar. Que nos tocaba a nosotras, que ya no nos valía con la indignación.

El debate sobre los hombres de la nación

Mié, 25/02/2015 - 12:35 -- Anónimo (no verificado)

Al haber sido educada en el seno de una familia politizada, cada año veo el debate sobre el Estado de la Nación  con la misma entrega que un maratón de Juego de Tronos. Bueno casi, porque no hay Arias ni Daenerys con las que pueda identificarme. Sin necesidad de hacer un análisis exhaustivo podemos ver que en el mundo real existen las mujeres y que no somos un grupo minoritario. Sin embargo en el Congreso de los Diputados, esa cámara representativa de la sociedad, casi no estamos. Y digo casi porque a la tribuna de oradores se han subido dos: Rosa Díez y Uxue Barkos.

Que te den San Valentín, ahora somos valientes

Jue, 12/02/2015 - 12:33 -- Anónimo (no verificado)

A día de hoy he conseguido superar el 14 de febrero. Y he conseguido superarlo de verdad, no de boquilla. Cuando aún estaba en el colegio y San Valentín caía en día lectivo no podía evitar sentir un nerviosismo parecido al que sentía antes de un examen. A la vuelta del recreo, algunas cajoneras aparecían con una carta de amor o, en el mejor de los casos, con un regalo. Y la mía siempre estaba vacía. Por lo tanto nadie me consideraba apta para ser amada para toda la vida. Y nunca lo harían. Yo hacía como que no me importaba y fingía alegrarme por mis compañeras que sí habían sido elegidas. Y me cagaba en Cupido. Estaría sola toda mi vida, nadie me querría, nunca me darían un beso. Había suspendido otra vez en eso del amor.

Machismo VIP

Vie, 30/01/2015 - 12:23 -- Anónimo (no verificado)

No soy de esas personas que guillotinaría a la audiencia de programas como “Gran Hermano” porque yo misma formo parte de esa audiencia. Y lo hago siendo consciente de que me estoy colocando con un chute de mierda (y de que no tengo audímetro). Pero de alguna extraña manera, me distraigo. Defiendo la hipótesis de que a la hora de consultar/consumir cualquier medio de comunicación –ya sea información o entretenimiento- no hay que olvidar en ningún momento qué estamos viendo y quién está detrás. La indignación por este tipo de programas, comprensible y lógica, choca frontalmente con la tolerancia social hacia ese tipo de comportamientos cuándo estos se dan en el ámbito privado y sin ser televisados.

¿Y si el pequeño Nicolás hubiese sido mujer?

Mar, 09/12/2014 - 20:00 -- Anónimo (no verificado)

Ya se sabe, y si no lo comento, que una de las mejores –y agotadoras- cosas que nos suceden a las feministas es que una vez que nos ponemos las gafas violetas ya no hay manera de quitarlas. Se incrustan para que podamos sobrevivir y a través de ellas analizamos la realidad más cotidiana incluso sin quererlo. Y así estaba yo, una tarde cualquiera, viendo la televisión y boquiabierta con la irrupción del “Pequeño Nicolás” en los medios. Boquiabierta porque el nivel de surrealismo de la historia lo hace hasta creíble en esta España nuestra. Boquiabierta e indignada ante el tono general de tertulianos que describían a Nicolás como un chaval, demasiado avispado para su edad.

364 días

Mar, 25/11/2014 - 13:46 -- Anónimo (no verificado)

– Por las que ya no pueden luchar por su vida
– Por las que sobrevivieron
– Por las desahuciadas en pie de lucha
– Por las que no pueden huir porque no tienen trabajo digno
– Por las que son cuestionadas
– Por las que se atreven a denunciar y las que no
– Por las que son agredidas con palabras. No sólo duelen los golpes
– Por las que no se rinden
– Por las que trabajan en Sanidad #MareaBlanca
– Por las que educan en equidad #MareaVerde
– Por las esclavizadas e invisibilizadas en los cuidados
– Por las señaladas por su condición sexual o de género #ViolenciaPatriarcal
– Por las putas
– Por las mujeres migrantes
– Por las que responden
– Por las histéricas y exageradas

La obligación de ilusionarse

Sáb, 25/10/2014 - 19:39 -- Anónimo (no verificado)

Hace algo más de un año que decidí afiliarme a Izquierda Unida, tras asistir a una conferencia del Área de Mujer que tristemente hizo historia por algo que hoy en día sigue más vigente que nunca. Creo en la lucha institucional como parte del proceso de cambio político al que asisto, del que formo parte. Creo en unas instituciones al servicio del pueblo, sin miedo a escuchar y sin servilismos hacia los poderes económicos. Creo que si renunciamos, si nos rendimos, nuestra batalla será eterna. Creo en la lucha incansable en la calle, en la necesidad de empoderarnos entre todas, en ir plantando semillas en cada conversación, en crear espacios autogestionados para seguir avanzando pero se hace urgente parar los pies a unos gobernantes que nos asfixian sin que les tiemble el pulso.

Hacia un aborto libre

Mié, 24/09/2014 - 13:06 -- Anónimo (no verificado)

Ayer fue un día maravilloso, de esos que hace falta celebrar, un día de esos a los que no estamos acostumbradas.  Por la mañana, Mariano Rajoy confirmaba lo que se sospechaba desde hacía meses: la reforma de la Ley del Aborto quedaba, definitivamente, fuera del mapa político. Por la tarde, Alberto Ruiz Gallardón presentaba su dimisión como ministro de Justicia. Fue como en año nuevo, llamadas de teléfono, mensajes, abrazos. Estalló la alegría feminista y nos dimos cuenta de que juntas lo podemos todo. Estamos acostumbradas a tener que defender nuestra lucha en cada espacio, a tener que reivindicar casi a diario que estamos ahí, que somos las mujeres y que sin nosotras no habrá cambio posible. Y ayer ganamos. Claro que ganamos.

Empecé yo

Vie, 22/08/2014 - 13:36 -- Anónimo (no verificado)

Todos los días intercambio mensajes con ellas, las leo, aprendo, nos reímos y discutimos. A algunas las conozco y a otras no, pero son mis hermanas. Esa es la fuerza de la lucha feminista que, poco a poco, se va forjando en cada barrio y en cada espacio colectivo. El estallido del 15M me sirvió –entre otras muchas cosas- para dejar de sentirme sola, para darme cuenta de que no era tan rara y ahora tengo la misma sensación. Sé que somos muchas y que, algún día, recuperaremos todos los espacios que nos han sido arrebatados y no tendremos que soportar el irritante “Ni Machismo ni Feminismo, Igualdad”, porque la rabia digital del “Somos Manada” es cada vez más fuerte.

Tetas y toros

Lun, 07/07/2014 - 20:18 -- Anónimo (no verificado)

Han pasado cuatro meses del 8 de marzo. Ya es San Fermín, a la mierda el Feminismo. La Marca España estalla y lo cubre todo de vino, de manos, de tetas, de sangre. Es en Pamplona pero podría ser cualquier calle de cualquier ciudad en fiestas. El patrón es siempre es el mismo: la apropiación del espacio público por parte de hombres que consideran que las mujeres somos atrezzo de ese escenario y, como tal, pueden agredirnos cuando consideren. Es posible que ni siquiera lo consideren agresión, porque como bien establece la “rape culture”, la culpa siempre es de la agredida. Ese discurso se repite un año más, justificando así lo injustificable.

Suscribirse a EnredadaOnLine