Opinión

Ha muerto una santa

 
Me levanté; encendí la radio y me puse a desayunar. De repente el locutor lanzó un flash: “Última hora: ha muerto una santa. ¡Una santa! Se me atragantó el croissant. Yo no sabía que hacer pues quedé muy impresionado. ¡Es ella, seguro que no puede ser otra! La obesa burguesa del bolso Louis Vuitton.
 

Turquía: Erdogan y su cacería contra los kurdos

Alrededor de Sebahat Tuncel se forma un oscuro tumulto. La co-presidenta del Partido de las Regiones Democráticas (DBP) de Turquía intenta hablar por teléfono, camina de un lado hacia otro, un grupo de personas trata de protegerla. Es viernes 4 de noviembre y el Kurdistán turco, región del sureste del país, arde en indignación.

También sobrevuelan el temor, el dolor y una profunda furia. Tuncel sigue caminando, pero ese tumulto oscuro, que no es otra cosa que un puñado de policías turcos, intenta detenerla. La dirigente sabe, sin exageraciones, que su vida corre peligro.

Con Rita Barberá, son seis las extrañas muertes vinculadas a la corrupción del PP

Las casualidades no existen, ni en matemáticas, ni en politica, y mucho menos en la forma en que la burguesía resuelve los problemas. El poder económico, a diferencia de la clase obrera, es consciente de las cosas que diariamente están en juego en el tablero político, y si para defender esos intereses hay que tomar decisiones drásticas, no les tiembla el pulso.
 

Páginas

Suscribirse a Opinión