Ilka Oliva Corado

Un presidente violador en un país de violadores

Guatemala tiene un presidente violador, nada que sorprenda en una sociedad de violadores. El testimonio de varias mujeres trabajadoras del gobierno que aún con el miedo que puede crear denunciar a un mafioso  como Jimmy Morales se atrevieron a hacerlo y relataron el horror de la violación por parte de Jimmy Morales,   debería hacer que Guatemala completa estuviera en las calles apoyándolas y exigiendo la renuncia inmediata del abusador,  pero por el contrario existe un silencio sepulcral que apesta a complicidad. 

México: el pueblo tiene que estar despierto y alerta

Desde el gobierno de Calderón se está ejecutando en México con todas las estrategias renovadas el Plan Cóndor, algo a lo que llamaron “guerra contra el narcotráfico”  para encubrir el genocidio que realiza el gobierno mexicano contra la población más golpeada sistemáticamente y a todo aquella que se atreva a denunciar y  a levantar la voz defendiendo el ecosistema o los Derechos Humanos. 
 

El suplicio de ser haitiano o descendiente de haitianos en República Dominicana

Dos países hermanos,  afros descendientes  con una mezcla de la inmensa cantidad de esclavos traídos por los reinos de Francia, España y los corsarios holandeses y anglos durante cinco siglos.  Dos países que comparten una isla en medio del mar, con el mismo tejido social y con la mínima diferencia del idioma: en República Dominicana se habla el castellano  y en Haití el creole. 

Es más fácil odiar a Trump

Para junio de 2014, Obama anunció  una crisis migratoria  en la frontera sur, esa crisis dijo que  era la alarmante migración masiva de niños  y adolescentes que viajaban  solos sin compañía de un adulto, algo a lo que él llamó: no acompañados.  Salió con su capa de superhéroe al estilo hollywoodense  y los medios lo secundaron y propagaron la noticia en un santiamén, el buen samaritano se humanizaba con los migrantes centroamericanos. Eso fue lo que dejó  plasmado en el imaginario colectivo, sedado por la mediatización.  
 

Páginas

Suscribirse a Ilka Oliva Corado