Libardo García Gallego

De la situación carcelaria, la justicia y los delitos

Sin ofrecer estadísticas, sino como lo percibimos las gentes del común, la cárcel para lo único que sirve es para capacitar delincuentes en distintas categorías. Por eso alguien proponía en las redes sociales que la permanencia en la cárcel fuera pagada por los mismos presidiarios, pues las gentes de bien no deben ser condenadas a financiarles refugio y alimentación a los delincuentes. Olvida esa persona que hay miles de presos condenados injustamente.

 

De la situación carcelaria, la justicia y los delitos

Sin ofrecer estadísticas, sino como lo percibimos las gentes del común, la cárcel para lo único que sirve es para capacitar delincuentes en distintas categorías. Por eso alguien proponía en las redes sociales que la permanencia en la cárcel fuera pagada por los mismos presidiarios, pues las gentes de bien no deben ser condenadas a financiarles refugio y alimentación a los delincuentes. Olvida esa persona que hay miles de presos condenados injustamente.

 

De la situación carcelaria, la justicia y los delitos

Sin ofrecer estadísticas, sólo como lo percibimos las gentes del común, la cárcel para lo único que sirve es para capacitar delincuentes en distintas categorías. Por eso alguien proponía en las redes sociales que la permanencia en la cárcel fuera pagada por los mismos presidiarios, pues las gentes de bien no deben ser condenadas a financiarles refugio y alimentación a los delincuentes. Olvida esa persona que hay miles de presos condenados injustamente.

Abajo esta constitución neoliberal

Nuestra Carta Magna redactada por 70 constituyentes en 1991 fue hecha más para consolidar el neoliberalismo como modelo económico en Colombia que para resolver el conflicto social y político. El hecho de haber incorporado en ella la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 no ha garantizado  el ejercicio y defensa de los mismos y, por lo tanto, esta Ley de leyes es engañosa y no corresponde a un supuesto Estado Social de Derecho.

Abajo esta Constitución neoliberal

Nuestra Carta Magna redactada por 70 constituyentes en 1991 fue hecha más para consolidar el neoliberalismo como modelo económico en Colombia que para resolver el conflicto social y político. El hecho de haber incorporado en ella la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 no ha garantizado el ejercicio y defensa de los mismos y, por lo tanto, esta Ley de leyes es engañosa y no corresponde a un supuesto Estado Social de Derecho.

La eterna lucha entre el bien y el mal

A diario presenciamos este enfrentamiento en todos los lugares de la tierra: los amigos de Dilma contra los de Temer, los fans de Macri contra los de Kristina, el Partido Socialista Unificado de Venezuela contra la oposición oligárquica, judíos contra palestinos, chiítas contra suníes, dogmáticos e intolerantes musulmanes asesinando a los creyentes ded otras religiones, ricos contra pobres, partidarios del SÍ al plebiscito por la PAZ contra los guerreristas del No.

La eterna lucha entre el bien y el mal

A diario presenciamos este enfrentamiento en todos los lugares de la tierra: los amigos de Dilma contra los de Temer, los fans de Macri contra los de Kristina, el Partido Socialista Unificado de Venezuela contra la oposición oligárquica, judíos contra palestinos, chiítas contra suníes, dogmáticos e intolerantes musulmanes asesinando a los creyentes ded otras religiones, ricos contra pobres, partidarios del SÍ al plebiscito por la PAZ contra los guerreristas del No.

 

Competencia es un alto valor capitalista

En Colombia hay que competir en todo y por todo: en los deportes, por un patrocinio o una beca; en la salud, por una cirugía inaplazable o por un medicamento costoso; en la educación, por un préstamo o por el coste de una carrera universitaria; en el trabajo, por un empleo calificado o no. Lo ideal sería que  hubiese atención y espacio para todos sin necesidad de competir.

 

Hablando de masacres

Dolor y rabia producen las masacres. Dizque la sociedad humana se ha civilizado y ya no se producen esas horrorosas guerras exterminadoras de los primeros siglos; sin embargo en las dos guerras mundiales del siglo XX cayeron asesinados más de 70 millones de humanos; en menos de una semana, en dos masacres cometidas por Estados Unidos, murieron más de 50.000. Hace poco los gringos invadieron a Irak sacrificando entre 1.5 y 2 millones. En Siria van más de medio millón. En Francia, finalizando el 2015, fueron asesinados como 130.

Páginas

Suscribirse a Libardo García Gallego