El ser humano en la era digital

03/07/2018

Rodeados de tecnología como estamos hoy, no nos damos cuenta de lo mucho que han cambiado nuestras vidas en poco tiempo.

Hace no demasiado tiempo, en las novelas, películas y series de televisión se mostraba un futuro repleto de tecnología. Un mundo en el que se exploraban planetas lejanos, se conocían nuevas civilizaciones y habíamos forjado alianzas interplanetarias. Todo esto forma parte de la ficción, pero hay muchas cosas que se mostraban allí que hoy están entre nosotros. Tan cotidianas que ni siquiera nos hemos dado cuenta de que estamos viviendo en ese futuro con el que hace unas décadas tan solo se soñaba.

Pequeños dispositivos de vigilancia

La preocupación por la seguridad no es un asunto nuevo. Pero en estos tiempos los sistemas de vigilancia se han extendido, como lo demuestra el aumento de cámaras ocultas micro y otros dispositivos domésticos. Llevar encima una mini cámara espía no es nada extraño, sobre todo por lo sencillo que es incorporarlas a elementos tan cotidianos como un bolígrafo o un llavero.

Estas pequeñas camaras espia permiten comprobar que todo en casa va bien. También se pueden utilizar para grabar lo que ocurre mientras conducimos. De hecho, en algunos casos de accidente han servido para resolver disputas acerca de quién ha sido el culpable. Se pueden encontrar fácilmente en tiendas online como latiendadeldetectiveydelespia.com.

Comunicaciones móviles

Hablar de un lugar a otro del mundo, incluso mirándose a la cara, es otro de los logros que nos trae el mundo digital. Hoy, tener un teléfono inteligente es tan cotidiano que ni siquiera nos damos cuenta de cuánto ha cambiado nuestras vidas.

Claro, que también han surgido necesidades que antes no existían. Por ejemplo, hay posibilidades reales de que el teléfono sufra un accidente o de que nos lo roben. Por eso, contratar un seguro que nos permita atender estas contingencias resulta muy ventajoso. Hoy no podemos vivir sin este pequeño dispositivo, por lo que hacerse con el seguro móvil más barato y con mayor cobertura es una necesidad.

Un mundo globalizado en el que entenderse

Es precisamente el auge de las comunicaciones lo que nos ha llevado también a que sea más fácil tener contacto con gente de fuera de nuestras fronteras. Esto afecta tanto a tratos comerciales como a muchos otros campos. Y por eso, en la era digital, estamos casi obligados a contar con un servicio de traducción.

Es cierto que contamos con traductores automáticos, que nos permiten comprender hasta cierto punto lo que se dice en una lengua que no es la nuestra. Aunque también es verdad que a menudo no basta con esto, y hace falta una traducción inglés-español, principalmente, que tenga suficientes garantías. Para ello, nada como contar con una empresa especializada. Linguavox tiene experiencia, pues trabaja desde el año 2000 y en la actualidad puede hacer traducciones en más de 150 lenguas. Un gran apoyo sobre todo para quienes dependen en gran medida de sus contactos en el extranjero.

El entorno virtual

Aunque no hemos llegado al otro lado del universo, sí que nos movemos por un mundo más allá de nuestro planeta. Nos referimos al entorno virtual, que gracias a Internet se ha convertido en un espacio en el que prácticamente todos tenemos presencia.

Este mundo virtual ha cambiado la forma en la que hacemos muchas cosas. Algunos trabajan en línea, compran y venden del mismo modo o incluso estudian de esta forma. Muchos negocios se realizan a través de la red, y hasta las presentaciones se hacen sin que las personas que las tienen que ver se encuentren en un mismo lugar, pues los power point online facilitan esta tarea.

El ser humano ya está en el futuro

Como se puede apreciar, muchas de las cosas que se contaban en las novelas futuristas son una realidad. Otras siguen formando parte del imaginario, aunque nunca se sabe si algún día se podrán conseguir. Al ritmo al que avanza la tecnología hoy día, no se puede descartar prácticamente nada. De lo que podemos estar seguros es de que nuestro presente en en gran medida el futuro que no hace mucho se contaban solo en obras de ficción. Y es que somos más digitales de lo que nos habríamos podido imaginar.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .