Fernando Dorado

Ir más allá de los acuerdos de la Habana

Para consolidar la paz hay que ir mucho más allá de los acuerdos de La Habana.

Hay que plantear propuestas que sean garantía de que el cumplimiento de los acuerdos no se quede en el papel o se conviertan en "paños de agua tibia".

Por ello hay que impulsar iniciativas que entusiasmen a toda la población que no se siente incluida en esos acuerdos.

Ellas son (entre otras):

- Derrotar la corrupción político-administrativa (control social desde abajo, veedurías populares, sanción moral efectiva, recuperación de los recursos robados).

El gobierno colombiano de Santos raspa la olla... y miente

El gobierno miente

El Estado colombiano está en graves problemas fiscales y presupuestales por:

  • La aplicación de un modelo de desarrollo que hizo crisis (locomotora minera) y ahora le echan la culpa a la caída de los precios internacionales del petróleo.(http://bit.ly/2scUnF3)

  • La corrupción que se roba más de 50 billones de pesos anualmente. (http://bit.ly/2qBBHdW)

La fábula del atracador y el atracado

Un atracador armado hasta los dientes asalta a un experto en artes marciales y le roba todas sus pertenencias. Lo viola y humilla, pero le “perdona” la vida.

Al atracado le da vergüenza reconocer lo sucedido y muestra el hecho de que salió vivo del incidente como un gran triunfo. Pretende no perder prestigio ante sus conocidos.

El atracador se da cuenta de la debilidad del atracado y como tiene pruebas de la “violación” decide convertir el hecho en una estafa continuada.

El gran capital y los trabajadores frente a la coyuntura política en Colombia

Frente a las luchas de la humanidad por rescatar la democracia que está secuestrada por la burguesía financiera y por garantizar la supervivencia de la humanidad ante las mortales amenazas que se ciernen sobre su futuro, como el cambio climático, el peligro de guerras nucleares o el impacto de virulentas epidemias, el único sector de las actuales clases sociales que está en condiciones de dinamizar las luchas sociales en cada nación, región y en lo global-planetario, son los “trabajadores precariados” (profesionales, tecnólogos, técnicos y otros).

Nueva Filosofía, nuevo lenguaje

Popayán, 3 de mayo de 2017

Todas las personas cambiamos pero la mayoría no somos capaces de despojarnos de algunas cosas que impiden que esos cambios se concreten.

Tenemos miedo de cambiar, nos da temor que quienes nos quieren o aman, se alejen de nosotros porque aceptamos esos cambios.

Pero es al revés, si no cambiamos, la vida se vuelve sosa y rutinaria, y entonces, nos auto-derrotamos y conformamos con lo existente y desgastante. Y así, nos volvemos cínicos.

Santos, Uribe y las FARC al desnudo

“Mírala, qué vergüenza, debajo de sus vestidos está totalmente desnuda”.

A. Allais (citado por J. Lacan).

Todos nos conocemos a nosotros mismos y a los demás pero hacemos como si no lo supiéramos. Soportamos la mentira para poder vivir juntos. Inventamos un “goce” (justificación o “camuflaje” a manera de disimulo) para no enfrentar la Realidad que nos podría enloquecer, llevar al suicidio o arriesgarnos a actuar con contundencia transformadora.

Páginas

Suscribirse a Fernando Dorado