Guadi Calvo

Afganistán, un país condenado a muerte

El último sábado 20, el Talibán, produjo un ataque al Hotel Intercontinental de Kabul, que finalmente dejó 43 muertos y casi 70 heridos (Ver: Trump, en su laberinto afgano), en mitad de la semana se conoció el asalto de hombres del Daesh, a las oficinas de la misión de Save the Children en la ciudad de Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar a unos 150 kilómetros al este de Kabul, el hecho dejó que “solo” 6 muertos y 27 heridos, una noticia que por la magnitud de bajas hubiera pasado desapercibida, de no ser por el objetivo elegido, una ONG de origen brit

La Primavera Persa

A casi ocho años de iniciado el plan desestabilizador para las naciones árabes refractarias a los mandatos de Estados Unidos, en esencia Libia y Siria, cuyo nombre de fantasía fue “La Primavera Árabe”, ahora mal trecha, casi agónica, resurge en lo que sin duda había sido el objetivo fundamental, de aquel trazado, instalar el caos y si fuera necesario una “guerra civil” en Irán, para terminar con la revolución de 1979.

Europa a la hora del desguace

Tras la Segunda Guerra Mundial, la Europa “libre” entendió que su destino era perecer en poco tiempo bajo las ruedas de la victoriosa locomotora soviética, convertirse en un manojo de naciones sin destino, las que terminaría machacándose como tan bien lo había hecho en las dos grandes guerras del siglo XX o unir su suerte a las políticas marcadas por Washington, para que se creara un mercado común europeo y no solo en lo comercial, sino también en lo militar.

Yemen una pequeña guerra mundial

Desde marzo de 2015 Yemen, el país más pobre de la península arábiga, está pagando las consecuencias no deseadas de la Primavera Árabe, quienes la instrumentaron, Estados Unidos, Francia y Reino Unidos, tuvieron que sacrificar al antiguo dictador Ali Abdullah Saleh, con una excepcional pirueta gatopardista, dejando en su lugar a su vice Abd Rabbo Mansour Hadi, hoy exiliado en Arabia Saudita y responsable fundamental del martirio al que está siendo sometido el pueblo yemení.

Páginas

Suscribirse a Guadi Calvo