Ilka Oliva Corado

La sirvienta como esclava

La servidumbre, la sirvienta, la criada, la muchacha, la ayuda, la nana, la cholera, la chacha, la gata, la mucama; a la empleada doméstica se le conoce con infinidad de nombres, despectivamente. Sin embargo es la empleada más importante, paradójicamente también es la mal pagada, la explotada y la esclavizada en un modelo de sociedad que utiliza a los parias como trampolín; como escalera, como el soporte más importante para sostener la explotación de unos para beneficio de otros.
 

Núcleo patriarcal

Vivimos en sociedades patriarcales,  misóginas y machistas; como resultado de este patrón, la violencia contra las mujeres es sistemática y estructural. Y también, por más indigno que sea es una violencia normalizada porque la mujer sigue siendo vista como un objeto que le pertenece a quien lo compra. 
 

La diferencia entre un abrigo y un inodoro

“Como te ven te tratan” frase que he escuchado desde mi infancia, y eso ha sido cuña en la sociedad para vivir de apariencias y que la gente pretenda en lugar de ser.
 
Hoy quiero compartirles una fotografía, bueno, dos. Dos fotografías que publiqué en mis redes sociales el mismo año en distinta fecha. En la primera, estoy limpiando un baño en mi trabajo y en la segunda estoy con un abrigo en la reserva forestal a donde suelo ir a caminar y a hacer bicicleta.
 

El encanto del Che

Estados Unidos es un país con una diversidad de culturas, impresionante. En la parada de un semáforo, esperando cruzar la avenida, puede haber cincuenta personas y todas son de distinto país y todas tienen una historia, un pasado, una raíz. La cantidad de religiones y pensamiento político es también así de variada. En una reunión social, en un restaurante, en un simple supermercado o en el parque se puede encontrar una variedad de culturas e idiomas que es imposible identificar.
 

Páginas

Suscribirse a Ilka Oliva Corado