Ilka Oliva Corado

12 países latinoamericanos buscan dar golpe de Estado a Venezuela

Pobre Venezuela, se desvive por sus hermanos descarriados y estos le pagan con una puñalada por la espalda. Todos somos testigos que en cualquier emergencia latinoamericana los primeros países en ofrecer ayuda humanitaria son Cuba y Venezuela. En cualquier ataque neoliberal son los sacan la cara por todos. Cuando esto sucede muchos corren a esconderse debajo de la cama y otros a ponerse a gatas.
 

Solapar nos convierte en cómplices

Muchos preferimos vivir en nuestra burbuja y cerrar los ojos a la realidad, quedarnos en la pasividad, voltear para otro lado y guardar silencio. Esto respecto a la corrupción del gobierno y a la ineficacia de un Estado fallido. Esto en relación a la violencia sistemática y a la impunidad. Al tráfico de influencias y a la manipulación de los medios de comunicación. Preferimos quedarnos al margen de la injusticia, porque es más cómodo no involucrarse, porque involucrarse exige respeto hacia uno mismo y hacia los otros y sobre todo: honestidad, responsabilidad y entereza.

El abuso de andar recomendando lecturas

Cuando me recomiendan lecturas me entra por un oído y me sale por el otro, lo considero un abuso, ¿qué se creen los otros para andar recomendando lecturas, y peor aún, dando consejos sin que se los pidan? (Dice una amiga, que parezco sombrerito de Esquipulas, -solo mierdas-). Yo no recomiendo lecturas ni doy consejos, lo más que he llegado a decirle a alguien es que use preservativo, siempre. Por lo demás uno aprende con la caída y cuando se da en la cara, y eso es inevitable, a la gente no se le puede negar vivir ni experimentar.
 

Guatemala: los culpables de sus muertes somos nosotros

Yo estoy convencida de que Guatemala no tiene solución, y táchenme de lo que quieran. No tiene solución porque el problema somos nosotros. Nosotros la hundimos, la ensuciamos, la desangramos, la escupimos y la deshonramos. Nosotros somos los únicos culpables de todo lo que sucede en el país.
 
De los feminicidios, de la hambruna, de las violaciones sexuales a niños, niñas, adolescentes y mujeres. Nosotros somos los culpables de los gobernantes que tenemos, de las bandas de saqueadores que infestan los tres poderes del Estado.
 

Las migrantes en tránsito

Salen de sus casas: en aldeas, pueblos, cantones, caseríos, arrabales…, sin rumbo fijo, como hojas secas arrastradas por el viento, muertas en vida, calumniadas, golpeadas, abusadas, rechazadas y estigmatizadas.
 
Poco se sabe de ellas; se les invisibiliza, el Estado las margina, las margina la sociedad, el clasismo, el racismo y las mancilla el patriarcado. Su país las obliga al abandono y a la migración.
 

Páginas

Suscribirse a Ilka Oliva Corado