Ilka Oliva Corado

Latinoamérica, rebelde y en resistencia

Latinoamérica aún no se rinde, 500 años de saqueos, genocidios, ecocidios, de devastación y sigue resistiendo. No será ahora que nos van a vencer.
 
Memorícenlo: ¡no nos han vencido!, ¡no nos van a vencer!
 
Que lo sepan los cobardes, genocidas, saqueadores, los vende patrias, los arrastrados y los traidores: no nos van a vencer.
 
Que lo tengan claro los corruptos, las oligarquías, los injerencistas, los lacayos: no nos van a vencer.
 
 

Latinoamérica, rebelde y en resistencia

Latinoamérica aún no se rinde, 500 años de saqueos, genocidios, ecocidios, de devastación y sigue resistiendo. No será ahora que nos van a vencer.

Latinoamérica, rebelde y en resistencia
Memorícenlo: ¡no nos han vencido!, ¡no nos van a vencer!

Que lo sepan los cobardes, genocidas, saqueadores, los vende patrias, los arrastrados y los traidores: no nos van a vencer.

Que lo tengan claro los corruptos, las oligarquías, los injerencistas, los lacayos: no nos van a vencer.

Honduras poniendo el pecho por el triángulo norte de Centroamérica

En Guatemala el chiste se contó solo: en el 2015, agarraron los sábados para ir a broncearse a las plazas del país y tomarse la foto del recuerdo, mientras se colgaban de los nombres de los mártires de la dictadura; con carteles, revolcaderas en el pavimento y somatando nicas, todo con tal de salir en la tele para después ponerse a gatas votando por la continuidad de las mafias en el gobierno. Cuando tenían la oportunidad de decir no a las elecciones e ir por la Asamblea Nacional Constituyente. Ejemplo claro de cómo no se deben  hacer las cosas cuando lo que se busca es un cambio.

Golpe a Nasralla en Honduras

El 28 de junio del año 2009, cuando Honduras iniciaba un camino propio, alejada del neoliberalismo y se hermanaba con el progresismo latinoamericano que emergía en Suramérica, el presidente Manuel Zelaya sufre un golpe de Estado. Un golpe de Estado ordenado desde Estados Unidos y ejecutado por la oligarquía, tal como sucedió en Paraguay y en Brasil; llevados a cabo por el Congreso y la Corte Suprema de Justicia.
 

Cuba sin Fidel

Había de todo, quienes celebraban que podían viajar y ver a sus familiares, esa parte humana de la migración, otros, a los que el comunismo, el socialismo y el capitalismo les valía un pepino, pero que se mecían a la sombra del tercero, celebraban que en un santiamén podrían poner negocios en Cuba; los vi saborearse los labios, contando imaginariamente los miles de dólares que iban a ganar fácil, así decían.

La sirvienta como esclava

La servidumbre, la sirvienta, la criada, la muchacha, la ayuda, la nana, la cholera, la chacha, la gata, la mucama; a la empleada doméstica se le conoce con infinidad de nombres, despectivamente. Sin embargo es la empleada más importante, paradójicamente también es la mal pagada, la explotada y la esclavizada en un modelo de sociedad que utiliza a los parias como trampolín; como escalera, como el soporte más importante para sostener la explotación de unos para beneficio de otros.
 

Páginas

Suscribirse a Ilka Oliva Corado