Javier Del Valle Monagas Maita

Desde 1492 hasta 2018 sólo cambiaron los métodos, su aberrante maldad y malicia es la misma

Básicamente nada ha cambiado  en esa vieja, destartalada moralmente y violenta Europa. Esta tan íntimamente penetrada esa maldad e instinto criminal en sus genes malignos, y que los induce al robo, asesinato, despojo y vicios pervertidos e invasiones, que hasta sus herederos anglosajones en el continente Abya Yala están contaminados a muerte de ese mal. Tal como lo demuestran EEUU y Canadá, en sus apetencias imperialistas  y genocidas.

El legítimo derecho a la defensa y el sagrado deber a contraatacar

Hay cosas de la vida que son legítimas posesiones adquiridas desde el nacimiento: el derecho a respirar, comer, cagar, reproducirse, etc.  Pero también están el derecho a la legítima defensa cuando nos vemos atacados por enfermos violentos y abusadores avaros, que se creen dueños de todos sin tener ningún derecho. Lo mismo ese derecho de devolver el golpe por golpe, inclusive, la ley el talión, tan natural que hasta la fauna la esgrime, como su natural derecho a la subsistencia.

Prevengo al gobierno y al pueblo

La calle se está calentando. No me lo dicen, lo veo. Se ven discusiones estériles y por motivos fútiles, políticos y hasta de reclamo justo. Los ánimos se caldean, la gente común empieza a reaccionar con furia ante los desmanes y las trabas que se encuentra en los más mínimos detalles de la vida.  Hoy en un Banco de la ciudad de san Felipe, en 30 minutos presencié CUATRO discusiones a gritos de clientes contra los cajeros que no daban mas que 10 Bs como retiro de efectivo, amen de lo largo de la cola y del ambiente pesado. Mis motas no son para contribuir a crear alarmas.

Qué me importa Venezuela, su pueblo, su vida o su suerte

El capitalismo es una maquina insensible que devora todo a su paso. No existe nada. Absolutamente nada en este mundo que no sea victima de la voracidad de esa maquina infernal de destruccion. Desde el planeta en si, su flora, su fauna, sus ríos, sus minerales, etc. hasta el ser humano en si. Lo mas cumbre es que toda esa voracidad va dirigida a crear una mentira llamada riqueza, que al final no es nada. Es una ilusión para alimentar egos, vanidades y jactancias insustanciales.

Los zapatos de Maduro

Muchos a veces, creemos que la realidad es solo lo que se circunscribe a nuestro rededor y nuestros intereses particulares.  Incluso algunos llegamos al extremo de considerar que todo está bien, y está bien hecho por qué los beneficios nos resuelven nuestras carencias y nuestras dudas. Nos cegamos de egoísmo y hacemos invisible  a los demás y sus vivencias.

¡...pero tenemos patria!

El sentido de pertenencia, es un nexo muy importante y necesario para que el ser humano establezca una relación amorosa y de protección hacia su entorno, territorio, estado, nación. Siendo así, se asume esta relación como el nexo del hijo con la madre y viceversa. Para defender algo, primero hay que asumirlo como sentido y, parte del necesario equilibrio emocional que nos motiva.

Páginas

Suscribirse a Javier Del Valle Monagas Maita