El franquismo institucional se gusta