Un inesperado encuentro en Vallegrande

Entrevista  a Froilán González
 
El boliviano Ricardo Aneyba Torrico, en 1967 era jefe del Departamento Técnico de la CIA, que operaba en su país  y jefe de Inteligencia del General René Barrientos. Tenía en  su poder  importantes documentos, fotos,  e informaciones acerca de la injerencia  de esa Agencia de Espionaje y de la Embajada Norteamericana en  Bolivia. Durante la presencia de la guerrilla y  asesinato del Che y otros guerrilleros las actividades de la CIA se incrementaron. En 1984 el ex agente entregó a los investigadores e historiadores cubanos Froilán  González y Adys Cupull  las fotos y documentos que secretamente guardaba, mucho de los cuales fueron publicados  en Cuba  en  1992 en su libro LA CÍA CONTRA  EL CHE. 
 
 
Froilán González y Ricardo Aneyba  durante  el encuentro  en Vallegrande
 
En ocasión del cincuenta aniversario del asesinato del Che y sus compañeros  rememorado  en Vallegrande, los investigadores e historiadores cubanos Froilán González y  Adys Cupull se reencontraron con el ex militar que les  suministró fotos y documentos que demostraba la participación e injerencia de la CIA en Bolivia, y que ellos publicaron en su revelador libro LA CIA CONTRA EL CHE. Aneyba Torrico  fue  el  que  dirigió  el trabajo de fotocopiar las páginas del diario del Che en Bolivia, que  posteriormente el Ministro de Gobierno (Interior ) doctor Antonio Arguedas hizo llegar a Cuba. La identidad de Aneyba Torrico fue revelada en Vallegrande en ocasión de los actos por el cincuenta aniversario del asesinato del Che.
 
La noticia me llegó inesperada. de los  escritores, quienes  de paso por  Santiago de Cuba, visitaron el Museo a cielo abierto  del cementerio de  Santa Ifigenia  para rendir tributo a los grandes de la Patria. Froilán y Adys recién llegaban de Bolivia, a donde fueron invitados  expresamente por la Comisión Organizadora del Gobierno de Evo Morales para participar en  los actos  por el  50 aniversario  de la Presencia del Che y sus compañeros en ese país.  Esperaba cualquier anécdota sobre las emotivas jornadas vividas por ellos, junto a ese pueblo,  pero no la de  ser testigo de una confesión de tal envergadura  
 
Froilán y Adys  en Santiago de Cuba.5 de noviembre de 2017
 
 
¿Quién podría imaginar que la persona anónima que aparece  en su libro,  era el ex oficial de la Agencia Central de Inteligencia Ricardo Aneyba Torrico, el hombre de confianza y Jefe de la Inteligencia del ex presidente boliviano René Barrientos,  y que se encontraría  en Vallegrande, entre los miles  que fueron a rendir homenaje al Guerrillero Heroico y a sus compañeros? Para los  investigadores  fue algo no previsto  y  sorprendente.  Un acontecimiento  poco  divulgado en Cuba y  sin perder tiempo comencé  la entrevista, como otras veces,  en la casa  histórica de San Pedrito  donde vive la legendaria  Paula Cupull Reyes. 
 
¿Por qué ahora esta confidencia  del historiador  Froilán González?.
 
“Cuando publicamos nuestro libro LA CIA CONTRA EL CHE no podíamos revelar su identidad pues corría peligro de que  lo  eliminaran  físicamente,  -dijo Froilán con voz serena,-   en aquel año, él pidió  que no diéramos a conocer su nombre,  y quedamos que así sería. No lo publicaríamos, tampoco su gesto al  entregarnos esas valiosas informaciones”  Por eso se publican las fotos y documentos,  sin  hacer referencia  a la persona  que las entregó. .
 
“Ahora,  en el  2017,  ya  anciano,  nos encontramos  a Ricardo Aneyba Torrico en Vallegrande, él estaba entre las personas que fueron a rendirle homenaje al Che. El  escritor y poeta  boliviano Ramiro Barrenechea, que fuera Ministro del Trabajo durante el gobierno de Hernán Siles Zuazo nos llevó para que lo conociéramos. Fue una sorpresa para Barrenechea al enterarse que nos conocíamos desde 1984 y la ayuda que nos había prestado. El   encuentro fue emotivo después de  tantos años”.
 
“Luego del saludo vino la conversación y los recuerdos. Adys  y yo  le preguntamos ¿Por qué seguir manteniendo este secreto?. Él  respondió que en la época cuando  nos dio todas aquellas informaciones  nos pidió no mencionarlo  porque   quería vivir, pero ya tenía más de  80 años, había vivido todo lo  que quería y ya no le importaba si lo mataban y aceptó que hiciéramos publica esa información.”.
 
Investigar, es una  vocación que, como decimos en buen cubano, llevan desde muy jóvenes  en la sangre la santiaguera Adys Cupull, y el tunero Froilán González. Ellos fueron los primeros en reeditar la ruta histórica de Ernesto Guevara  y sus compañeros que  llevó a esta pareja a las selvas del Ñacahuasú hasta La Higuera, escudriñando vivencias que validan científicamente una de sus tantas obras, entre ellas  DE ÑACAHUASÚ A LA HIGUERA ,  LA CIA CONTRA EL CHE, DESDE LA HIGUERA A CHILE, y   LAS HUELLAS DE TANIA..
 
Una razón más para que en los momentos que necesitaron los  argumentos para su investigación y esclarecer los sucesos que llevaron  al combate de la Quebrada del Yuro y los acontecimientos de los días 8 y 9 de aquel Octubre de 1967, tuvieran tan valiosa ayuda. Así lo relató Froilán en la sentida revelación…
 
“Fue  en el año 1984 que  en Bolivia, conocimos a Ricardo Aneyba Torrico, miembro de la Fuerza Aérea Boliviana en 1966, jefe de la  inteligencia del dictador René Barrientos y Jefe del Departamento Técnico de la CIA en Bolivia”.
 
 
Ricardo Aneyba explicando al auditorio en Vallegrande-
 
“Él recibió entrenamiento en el Pentágono y por la CIA en Panamá y Estados Unidos, era el responsable de controlar las llamadas telefónicas y las correspondencias en el Correo Central de Bolivia. Él tuvo acceso a las casas de seguridad de la CIA donde se realizaban los encuentros secretos,  sabía  quiénes eran los propietarios de esas casas,  quienes pagaban el alquiler, tenía la lista de   los agentes   de la CIA  en Bolivia entre ellos periodistas, militares, dirigentes sindicales, y además, archivaba cintas grabadas con las conversaciones telefónicas de las personas que eran controlados por la CIA”.
 
“Este señor,  desafiando el peligro, y sabiendo que un mínimo error podía costarle la vida nos entregó toda esa valiosa documentación, que sirvieron para algunos capítulos del libro La CIA contra el Che, que sustentan  toda esta información que él nos entregó en  esa época, y recibió de nosotros solo el agradecimiento por la noble y valiente acción”.
 
Por 35 años  Adys y Froilán mantuvieron muy bien guardado este secreto. Pero 50 años después del asesinato del Che en La Higuera, y encontrarse en Vallegrande y muy cerca del lugar donde enterraron secretamente el cadáver del Guerrillero Heroico y otros compañeros, estos prestigiosos cubanos se encontraran con Ricardo Aneyba  Torrico,  el hombre que fuera el ayudante de mayor confianza del entonces presidente boliviano René Barrientos. Aneyba hoy se presenta como escritor al publicar  en  2014  su libro titulado "Alas al Viento", en el cual narra sus vivencias personales y su relación con el General Barrientos y su trabajo dentro de  la  Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos.
 
Hasta el pasado 7 de Octubre, nadie sabía del valeroso gesto realizado por el ex agente de la CIA , Aneyba  Torrico,  para la minuciosa investigación que dio origen al libro "La CIA contra el Che," Pero ya hoy esta noticia puede expandirse como pólvora  por toda Cuba y por toda América.
 
“Es una noticia que prácticamente no se conocía porque de ese tema nunca habíamos hablado y lo llevábamos muy adentro”, afirmó conmovido Froilán González, como si con esta confesión  pudiera librarse una vez más en pocos días, de algo que tenía muy adentro y pudo decirlo para que los cubanos, bolivianos, y  el mundo,  supieran lo que hizo Aneyba Torrico,  involucrado  con la CIA  durante  la difícil etapa, de luchas en  la historia de su país,  sometido al imperialismo norteamericano."
 
Y fue precisamente ahora,  afirmó Froilán “… en el 50 aniversario del asesinato de Ernesto Guevara    durante la presentación  del libro “Peruanos en la guerrilla del  Che”, con el auditorio completamente lleno, que contamos su historia, y cuando lo llamamos a la tribuna,  el público se puso de pie,  todo el mundo  aplaudiéndolo, y  Ricardo  se conmovió hasta las lágrimas, hubo que buscar una silla, sentarlo… pero  al fin pudo recibir el homenaje de su pueblo por el gran aporte que hizo a la historia y la  gran confianza que tuvo con Cuba al entregar toda  la información. Y allí quedó revelado para siempre”.
 
P:   ¿Entonces tuvo  la oportunidad de dirigirse a ese  público?…
 
Froilán:   “ Se le vio muy emocionado y expresó parte de su historia ante un nutrido público ávido por conocer su testimonio.  Se encontraban familiares de los guerrilleros bolivianos y peruanos. Allí estaba Imelda Chang-Navarro, hermana del peruano  Juan Pablo, Renato Cuba, hermano de Simeón Cuba (Willy), ambos asesinados junto al Che, Roxana Vaca, la hija del guerrillero boliviano Lorgio Vaca, con su esposo e hijos. Roberto Peredo, hijo de Coco, Ninoska, Zoia e Iván Coronado, hijos de Benjamín y muchos otros. 
Delegaciones de varios países, entre los presentes se encontraban de México Alberto Híjar, de Perú, Héctor Béjar y Ricardo Gadea, funcionarios del gobierno boliviano, entre ellos ministros, el escritor e investigador histórico boliviano Carlos Soria Galvarro, Jorge Barrón, director de la videoteca Barbarroja, dirigentes sindicales, delegaciones mineras y varios invitados al evento.. 
Aneyba Torrico estaba muy emocionado, tres veces de forma cuidadosa se le recordó que el acto era breve, porque  empezó a hacer anécdotas  de su niñez, de su infancia, del por que tomó esa decisión, del desprecio de los norteamericanos  a los bolivianos, de cómo los humillaban, los discriminaban,  como los maltrataban- y que esas injusticias con él  crearon él sentimientos que le hizo entregar a Cuba toda esa información”.
 
P:   ¿Cómo se realizó la entrega de tantos documentos secretos sin que nadie hasta hoy sospechara quién fue la fuente de información?
 
Froilán:  " Un día nos entrevistamos con Marcelo Galindo, hermano de la esposa de Barrientos y ex Ministro de la Presidencia y con Víctor Zannier, un destacado periodista que fue director de un importante periódico y fue la persona que llevó a Santiago de Chile las copia del Diario del Che. Ellos nos mencionaron a varias personas que podían ayudar en nuestras investigaciones, entre ellas a Ricardo Aneyba Torrico, de modo que entramos en contacto con él y de forma secreta y compartimentada nos entregó los valiosos documentos  que aparecen  en el libro  LA CÍA CONTRA EL CHE."
 
 
Libro donde aparecen los datos y fotografías  entregados por Aneyba.
 
P:  ¿ Entonces  en aquellos años,  con esos datos en su poder Aneyba, Adys y Froilán tuvieron su vida en peligro, sobre todo para evitar tan contundente revelación  en el libro La CIA contra el Che.?
 
Froilán:  Claro que sí, tal vez algún día contemos esa parte de la historia, pero ahora estamos hablando sólo, de una parte de lo que aconteció en Vallegrande en este Cincuenta Aniversario. de la Presencia del Che y sus compañeros en Bolivia.
 
P:   ¿Qué hace   ahora  Aneyba Torrico?
 
Froilán:   “Esta jubilado y vive en Bolivia”.
 
P:   Que les dejó en su corazón este encuentro.
 
Froilán:   “Ese encuentro nos permitió hacer justicia con este hombre y a través de él a muchos bolivianos y bolivianas que nos ayudaron a que la verdad se abriera paso acerca de esos acontecimientos;  y que  se conociera en su momento  como muchos bolivianos pusieron en riesgo la vida.  Él se jugó la vida, tuvo confianza en nosotros al entregarnos toda esa documentación valiosa de denuncia a la intervención e injerencia de Estados Unidos  en  su país, así como  de la Embajada norteamericana en Bolivia,  Queda claro en el libro  y con sus revelaciones en este acto  como la CIA controlaba prácticamente todo el gobierno y a la vez  reconocíamos públicamente su destacada ayuda.”.
 
“Fue una manera de  que  en los 50 años del asesinato del Che  se hiciera justicia a un hombre que en cierta manera el Che tenía referencias de él porque entre los documentos que le fueron capturados aparecía su nombre   y la dirección. Alguien le había hablado al Che de esta  persona”.
 
Es posible que para los historiadores  Froilán y Adys  se abra a partir de aquí, una nueva investigación, Pero lo cierto es que Ricardo Aneyba Torrico, uno de los hombres más cercanos al ex presidente boliviano René Barrientos  es una de estas personas que desde el anonimato, supo honrar en silencio a Ernesto Guevara de la Serna...
La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .